Información

¿Se pueden usar antagonistas de la dopamina como regulación positiva de la dopamina?

¿Se pueden usar antagonistas de la dopamina como regulación positiva de la dopamina?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

¿Pueden los antagonistas de la dopamina, como la torazina, que se utilizan para tratar la esquizofrenia y el trastorno bipolar, utilizarse para regular al alza la dopamina a largo plazo en usuarios sanos (no esquizofrénicos o bipolares) para obtener un efecto similar al colocón estimulante sin inducir neurotoxicidad? Debido a la acumulación de tolerancia del bloqueador de la dopamina, mi suposición es que debería resultar en una regulación al alza de la dopamina cuando se detiene el uso del antagonista de la dopamina.

Por ejemplo, en dosis extremadamente altas de metanfetamina, la metanfetamina induce esquizofrenia temporal (picarse la piel, chinches, paranoia, alucinaciones, etc.), y efectos extremadamente similares, si no exactos, a los efectos bipolares, que son las dos únicas enfermedades neurológicas resultantes de la sobreproducción y liberación de dopamina. Con el tiempo, la tolerancia a la metanfetamina se acumula y deja de ser efectiva, a menos que se detenga por un período de tiempo que resulte en una tolerancia inversa. ¿Se puede usar este mismo efecto de regulación a la baja de la dopamina en los antagonistas de la dopamina como la regulación al alza de la dopamina, creando la misma sensación de euforia resultante del uso de metanfetamina o hipomanía bipolar si el antagonista de la dopamina se toma durante un período de tiempo y luego se suspende?


El papel de la dopamina en la regulación del sueño.

Un grupo de investigadores españoles ha descubierto una nueva función del neurotransmisor dopamina en el control de la regulación del sueño. La dopamina actúa en la glándula pineal, que es fundamental para dictar el "ritmo circadiano" en los seres humanos, la serie de procesos biológicos que permite que la actividad cerebral se adapte a la hora del día (es decir, los ciclos de luz y oscuridad). Los investigadores, del CIBERNED (Centro de Investigaci & # 243n Biom & # 233dica en Red de Enfermedades Neurodegenerativas), dependiente del Ministerio de Economía y Competitividad de España a través del Instituto de Salud Carlos III, y de la Facultad de Biología de la Universidad de Barcelona, publicar sus hallazgos el 19 de junio en la revista de acceso abierto Biología PLoS.

Todos los animales responden a ciclos de luz y oscuridad con varios patrones de sueño, alimentación, alteraciones de la temperatura corporal y otras funciones biológicas. La glándula pineal traduce las señales luminosas que recibe la retina a un lenguaje comprensible para el resto del cuerpo, por ejemplo a través de la síntesis de la hormona melatonina, que se produce y libera por la noche y que ayuda a regular la actividad metabólica del organismo durante el sueño. .

Otra hormona, la noradrenalina, participa en la regulación de esta síntesis y liberación de melatonina en la glándula pineal. Las funciones de la noradrenalina se llevan a cabo mediante la unión a sus receptores en las membranas de las células. Durante mucho tiempo se creyó que todos estos receptores de noradrenalina actuaban independientemente de otras proteínas, pero en el nuevo estudio, los investigadores han descubierto que este no es el caso. De hecho, los receptores colaboran con otros receptores de dopamina formando 'heterómeros'.

Cuando la dopamina luego interactúa con sus receptores, inhibe los efectos de la noradrenalina, lo que significa una disminución en la producción y liberación de melatonina. Curiosamente, los investigadores encontraron que estos receptores de dopamina solo aparecen en la glándula pineal hacia el final de la noche, cuando se cierra el período de oscuridad. Por tanto, concluyen los investigadores, la formación de estos heterómeros es un mecanismo eficaz para detener la producción de melatonina cuando comienza el día y para "despertar" el cerebro.

"Estos resultados son interesantes porque demuestran un mecanismo en el que la dopamina, normalmente aumentada en momentos de estimulación, puede inhibir directamente la producción y liberación de una molécula, la melatonina, que induce la somnolencia y prepara al cuerpo para dormir", explicó el Dr. McCormick.

El descubrimiento de esta nueva función de la dopamina podría ser de gran utilidad a la hora de diseñar nuevos tratamientos que ayuden a mitigar las alteraciones del ritmo circadiano, como las relacionadas con el jet lag, las que se encuentran entre las personas que trabajan de noche y en los casos de trastornos del sueño en general que, según la Organización Mundial de la Salud, afectan al 40% de la población mundial. Las alteraciones del ritmo circadiano también pueden producir alteraciones en el índice de masa corporal, y pueden conducir a trastornos del comportamiento que afectan a 1 de cada 4 personas al menos una vez en la vida, en los que los niveles de melatonina están relacionados.

Financiamiento: Este estudio fue apoyado por subvenciones del Ministerio de Ciencia y Tecnología español & # 237a (SAF2010-18472, SAF2008-01462), fondos de la Generalitat de Cataluña (2009SGR12) y fondos intramuros del NIDA para SF. PJM es becario Ram & # 243n y Cajal. Los patrocinadores no tuvieron ningún papel en el diseño del estudio, la recopilación y el análisis de datos, la decisión de publicar o la preparación del manuscrito.

Conflictos de intereses: los autores han declarado que no existen conflictos de intereses.

Cita: Gonz & # 225lez S, Moreno-Delgado D, Moreno E, P & # 233rez-Capote K, Franco R, et al. (2012) La heteromerización circadiana de los receptores adrenérgicos y de dopamina D4 modula la síntesis y liberación de melatonina en la glándula pineal. PLoS Biol 10 (6): e1001347. doi: 10.1371 / journal.pbio.1001347

CONTACTO:
Peter McCormick
Universidad de Barcelona
Bioquímica y Biología Molecular
Avda. Diagonal 645
Barcelona,
ESPAÑA
Tel: + 34-934039280
[email protected]

Descargo de responsabilidad: AAAS y EurekAlert! ¡no somos responsables de la precisión de los comunicados de prensa publicados en EurekAlert! por las instituciones contribuyentes o para el uso de cualquier información a través del sistema EurekAlert.


Pornografía, adicción y cerebro: tres malentendidos corregidos por un neurocirujano

En los últimos años, los descubrimientos de la neurociencia sobre el sistema de recompensa y la sexualidad humana han arrojado nueva luz sobre el comportamiento sexual tanto problemático como saludable. Sin embargo, como se puede esperar con cualquier nuevo paradigma, también han aparecido en los medios algunas afirmaciones dudosas de la neurociencia. Como neurocirujano y autor de varios artículos sobre el comportamiento sexual problemático y los mecanismos del apetito / recompensa del cerebro, a veces ayudo a corregir estos malentendidos.

A continuación, se muestran algunos ejemplos que pueden interesar a nuestros lectores.

ERROR # 1 - "La dopamina no es la base de la adicción"

La dopamina juega muchos roles benignos en nuestra fisiología, como facilitar el movimiento y las elecciones. Sin embargo, todos los expertos en los campos de la adicción o la neurociencia reconocen el papel central de la dopamina en la adicción.

De hecho, la adicción no puede desarrollarse sin ráfagas altas, pero breves, de dopamina en respuesta a una sustancia o actividad adictiva. Como explicaron los expertos Volkow y Koob en un artículo reciente, estos aumentos repentinos de dopamina provocan señales de recompensa a nivel de receptor celular, que luego desencadenan el llamado aprendizaje pavloviano. Los mecanismos moleculares que facilitan este proceso parecen similares para todas las formas de aprendizaje y memoria. Las experiencias repetidas de recompensa (por ejemplo, consumir pornografía) se asocian con los estímulos en el entorno del consumidor que las preceden.

Curiosamente, después de la exposición repetida a la misma recompensa (en este ejemplo, la pornografía), las células de dopamina tienden a dispararse con más fuerza en anticipación de consumir en lugar de junto con el consumo real, aunque la novedad infinita de la pornografía en Internet significa que el uso y la anticipación están entrelazados, en contraste con, digamos, el hábito de la cocaína. A medida que se desarrolla cualquier adicción, las señales y los desencadenantes, como escuchar el nombre de una estrella del porno, el tiempo a solas o un estado mental asociado con el uso pasado (aburrimiento, rechazo, fatiga, etc.) pueden provocar oleadas repentinas y condicionadas de liberación de dopamina. Estas oleadas desencadenan antojos de consumir o incluso de atracones. Tales respuestas condicionadas pueden llegar a estar profundamente arraigadas y pueden provocar fuertes antojos incluso mucho después de que alguien deje de usar la pornografía.

Mire a estos expertos hablar sobre la pornografía y los efectos # 8217 en el cerebro del consumidor:

Aunque a veces se piensa que la dopamina es una "molécula de placer", esto es técnicamente inexacto. La dopamina impulsa la búsqueda y la búsqueda de recompensas: la anticipación, el deseo. En algunas personas desafortunadas, esta búsqueda se profundiza en el trastorno conocido como adiccion. La búsqueda desesperada del consumidor de saciedad (que eventualmente resulta fugaz o inalcanzable) progresa hasta el punto de una angustia marcada o un deterioro significativo en las áreas personal, familiar, social, educativa, ocupacional u otras áreas importantes de funcionamiento.

Sin embargo, la adicción ahora se define no solo por esta definición de comportamiento. También se define cada vez más como una forma de aprendizaje de recompensa desordenado. Como dijeron Kauer y Malenka, "la adicción representa una forma patológica pero poderosa de aprendizaje y memoria". Es por eso que la Sociedad Estadounidense de Medicina de las Adicciones (ASAM) redefinió la adicción para incluir tanto sustancias como comportamientos. La posición de ASAM es un reconocimiento del papel central del cerebro en la conducción de lo que Marc Lewis llamó un "surco, una línea de huellas en la carne neural, que se endurecen y se vuelven indelebles". (Luis, Memorias de un cerebro adicto, 2011).

ERROR # 2 - "A nivel cerebral, la actividad sexual no es diferente a jugar con cachorros"

Si bien jugar con cachorros puede activar el sistema de recompensas (a menos que seas una persona felina), dicha activación no respalda la afirmación de que todas las recompensas naturales son equivalentes neurológicos. Primero, la excitación sexual y el orgasmo inducen niveles mucho más altos de dopamina y opioides endógenos que cualquier otra recompensa natural. Los estudios en ratas revelan que los niveles de dopamina que ocurren con la excitación sexual son iguales a los inducidos por la administración de morfina o nicotina.

La excitación sexual también es única porque activa precisamente las mismas células nerviosas del sistema de recompensa que las drogas adictivas. Por el contrario, solo hay un pequeño porcentaje de superposición de activación de las células nerviosas entre las drogas adictivas y las recompensas naturales como la comida o el agua. No es sorprendente que los investigadores también hayan establecido que la recompensa natural de la comida no causa el mismo cambio persistente en la plasticidad sináptica que la actividad sexual (Chen et al., 2008).

Sin embargo, esto no quiere decir que la recompensa gustativa no pueda volverse adictiva o perjudicial para las personas y precipitar problemas de salud pública o causar cambios cerebrales en los circuitos de recompensa. Cualquier médico sabe que la obesidad es un tremendo problema de salud que consume miles de millones en costos médicos, y el agotamiento del receptor de dopamina en el centro de recompensa del cerebro vuelve a una densidad más normal con la pérdida de peso después de la cirugía de banda gástrica. Además, las transcripciones de ADN que producen proteínas del sistema de recompensa importantes en los estados de deseo que se evocan con el agotamiento / repleción de sal son idénticas a las producidas con el deseo de consumir drogas (Leidke et al., 2011, PNAS). A National Geographic El artículo de este periódico decía que las drogas "secuestran" estas vías naturales de recompensa, y esto es cierto para todas las adicciones, ya sea al póquer, la pornografía o las palomitas de maíz.

Las drogas adictivas no solo secuestran las células nerviosas precisas que se activan durante la excitación sexual, sino que cooptan los mismos mecanismos de aprendizaje que evolucionaron para hacernos desear la actividad sexual. La activación de las mismas células nerviosas que hacen que la excitación sexual sea tan convincente ayuda a explicar por qué la metanfetamina, la cocaína y la heroína pueden ser tan adictivas. Además, tanto el sexo como el consumo de drogas pueden inducir el factor de transcripción DeltaFosB, lo que resulta en alteraciones neuroplásticas que son casi idénticas para ambos condicionamientos sexuales. y uso crónico de drogas.

Si bien es demasiado complejo para dilucidarlo en detalle, se producen múltiples cambios neurológicos y hormonales temporales con un orgasmo que no ocurren con ninguna otra recompensa natural. Estos incluyen disminución de los receptores de andrógenos cerebrales, aumento de los receptores de estrógenos, aumento de las encefalinas hipotalámicas y aumento de la prolactina. Por ejemplo, la eyaculación imita los efectos de la administración crónica de heroína en las células nerviosas del sistema de recompensa (el área tegmental ventral o VTA). Específicamente, la eyaculación encoge temporalmente las mismas células nerviosas productoras de dopamina que se encogen con el uso crónico de heroína, lo que lleva a una disminución temporal de la dopamina en el centro de recompensa (núcleo accumbens).

Un estudio de 2000 fMRI comparó la activación cerebral utilizando dos recompensas naturales diferentes, una de las cuales era la pornografía. Los adictos a la cocaína y los controles sanos vieron películas de: 1) contenido sexual explícito, 2) escenas de la naturaleza al aire libre y 3) individuos que fumaban crack. Los resultados: los adictos a la cocaína tenían patrones de activación cerebral casi idénticos cuando veían pornografía y veían señales relacionadas con su adicción. (Por cierto, tanto los adictos a la cocaína como los controles saludables tenían los mismos patrones de activación cerebral para la pornografía). Sin embargo, tanto para los adictos como para los controles, los patrones de activación cerebral al ver escenas de la naturaleza eran completamente diferentes de los patrones al ver pornografía.

En resumen, existen múltiples razones biológicas por las que experimentamos un orgasmo de manera diferente a jugar con cachorros o ver puestas de sol. Millones de niños adolescentes y cada vez más niñas no solo miran cachorros en Internet, y MindGeek sabe que para generar miles de millones en ingresos publicitarios, se llama a un sitio "Pornhub", no "PuppyHub".

ERROR # 3 - "Los efectos cerebrales de la pornografía de hoy no son diferentes a la pornografía estática del pasado"

Esta afirmación implica que toda la pornografía es igualmente inofensiva. Sin embargo, como el artículo reciente de Park et al.., Señala 2016, la investigación demuestra que la pornografía en video es significativamente más excitante sexualmente que otras formas de pornografía. (Aún no conozco ninguna investigación sobre la pornografía en realidad virtual). Además, la capacidad de auto-seleccionar material hace que la pornografía en Internet sea más excitante que las colecciones preseleccionadas. El consumidor de pornografía actual también puede mantener o aumentar la excitación sexual haciendo clic en una escena novedosa, un video nuevo o un género nuevo. Las imágenes sexuales novedosas desencadenan una mayor excitación, una eyaculación más rápida y más actividad de semen y erección que el material familiar.

Así, la pornografía digital actual, con su novedad ilimitada, su potente entrega (vídeo de alta definición o virtual) y la facilidad con la que el consumidor puede escalar a material más extremo, parece constituir un "estímulo supranormal". Esta frase, acuñada por el premio Nobel Nikolaas Tinbergen, se refiere a una imitación exagerada de un estímulo que una especie ha evolucionado para perseguir debido a su prominencia evolutiva, pero que puede evocar más una respuesta neuroquímica (dopamina) que el estímulo que imita.

Tinbergen descubrió originalmente que se podía engañar a las aves, las mariposas y otros animales para que prefirieran sustitutos artificiales diseñados específicamente para parecer más atractivos que los huevos y parejas normales del animal. Así como el 'porno de mariposas' de Tinbergen y Magnus compitió con éxito por la atención masculina a expensas de las mujeres reales (Magnus, 1958 Tinbergen, 1951), el porno de hoy es único en su poder de competir por la atención de los consumidores a expensas de socios reales.

El cerebro: el órgano sexual primario

Los tres errores discutidos anteriormente son típicos de los comentaristas ansiosos por ignorar el papel central del cerebro en la voluntad, el comportamiento y las emociones humanas. Un sexólogo escribió: "Hay ciencia del cerebro y neurociencia, pero nada de eso se aplica a la ciencia sexual". Por el contrario, las personas educadas en biología comprenderán cada vez más el papel central del cerebro en todas las actividades humanas. Después de todo, tanto los sexólogos como los neurocientíficos deben comprender que los genitales toman sus órdenes de marcha del cerebro, el órgano sexual principal.

Sobre el Autor

Donald L.Hilton Jr, MD, FACS, FAANS es profesor asociado adjunto de neurocirugía en el Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas en San Antonio, director de la beca de columna vertebral y director de capacitación neuroquirúrgica en la rotación del Hospital Metodista. Es autor de numerosos artículos y diserta a nivel nacional e internacional sobre la neurobiología del consumo de pornografía.


Es probable que el ayuno de dopamina no funcione & # x27t, intente esto en su lugar

Una moda cerebral conductual llamada "ayuno de dopamina" (#dopaminefasting) ha estado flotando en Internet durante el año pasado. La idea es que al restringir la mayoría de sus actividades diarias placenteras, desde las redes sociales hasta ver videos, jugar, hablar o incluso comer, puede "restablecer" su cerebro. La idea también influye en las creencias simplistas de la gente sobre cómo funciona el cerebro.

¿Puede tener un control consciente sobre los niveles discretos de dopamina en su cerebro? Profundicemos en la ciencia detrás de uno de los neurotransmisores más importantes de su cerebro, la dopamina.

Durante un "ayuno de dopamina", se supone que debes abstenerte del tipo de cosas que normalmente disfrutas hacer, como alcohol, sexo, drogas, juegos, hablar con otros, conectarte a Internet y, en algunos extremos, comer de forma placentera. La idea es "restablecer" su sistema neuroquímico desestimulándolo.

Si suena un poco por ahí, no está solo en su escepticismo. Tampoco debería sorprendernos saber que ningún científico participó en la creación de esta moda. En cambio, aparentemente fue creado por un "entrenador de vida" llamado Richard en noviembre de 2018 en su canal de YouTube.

La tendencia recibió un desafortunado impulso de legitimidad por parte de un psicólogo a principios de este año, según este artículo de Vice sobre el tema:

Un artículo viral publicado en LinkedIn por el profesor asistente de psiquiatría clínica y "psicólogo ejecutivo" de la Universidad de California en San Francisco, Cameron Sepah, volvió a poner el ayuno de dopamina en el radar a principios de agosto. La publicación vinculó la práctica con Silicon Valley, denominándola la "tendencia caliente" similar al ayuno intermitente.

“No está claro cuáles son las implicaciones a largo plazo de esta sobreestimulación en nuestros cerebros, pero en mi práctica privada trabajando con clientes ejecutivos, he observado que esto interfiere con nuestra capacidad para mantener la atención, regular nuestras emociones de manera no evitativa y disfruta de tareas simples que parecen aburridas en comparación ”, escribió Sepah. "Es posible que estemos obteniendo demasiado de algo bueno, especialmente cuando la dopamina refuerza los comportamientos que están fuera de línea con nuestros valores". También relaciona la liberación de dopamina con la adicción: "Incluso los comportamientos como los juegos de azar o las apuestas pueden volverse problemáticos y adictivos a través del refuerzo que aporta la dopamina". MEL habló con Sepah, quien admitió que el término "ayuno de dopamina" se trataba más de provocar una reacción que de mantener la precisión.

En efecto. No está claro que un solo día (o incluso dos) de "actividad en ayunas" por sobreestimulación (¿qué define la sobreestimulación? ¿Quién define la sobreestimulación, el paciente o alguna métrica arbitraria?) Sería de mucha utilidad para la mayoría de las personas.

Para comprender mejor cómo funcionan los neurotransmisores, hablé con el profesor Kim Hellemans, investigador de neurociencia en la Universidad de Carleton en Canadá. Junto con el profesor Jim Davies, presenta un increíble podcast llamado Minding the Brain.

"Para empezar, es importante tener en cuenta que la mayoría de los neurotransmisores se sintetizan a partir de aminoácidos precursores que se obtienen de nuestra dieta [...] y ciertos alimentos contienen estos aminoácidos en abundancia variable", dijo el profesor Hellemans.

“Sin embargo, estos aminoácidos compiten con otros aminoácidos neutrales grandes para cruzar la barrera hematoencefálica. Que es una forma elegante de decir que necesitas comer mucho de cualquier alimento en particular para aumentar (o disminuir) significativamente la biosíntesis de un neurotransmisor dado. "

"La dopamina está involucrada en mucho más que el placer ... está involucrada tanto en [los comportamientos alimentarios] como en las respuestas al estrés", señaló el profesor Hellemans. "Es una señal que parece emitirse cuando el organismo necesita 'prestar atención' y aprender sobre las señales en el entorno que son motivacionalmente relevantes".

Por ejemplo, "aquí hay una hamburguesa, [así que yo] debo recordar su vista / olor / sabor, así que la próxima vez que tenga hambre, puedo planear comer este sabroso alimento". O, como otro ejemplo, "aquí hay un oso, [así que yo] debo recordar este entorno para poder evitarlo en el futuro".

"La dopamina también participa de manera crítica en el movimiento", dijo Hellemans, ya que hemos visto que "la pérdida de fibras que proyectan dopamina está implicada en la enfermedad de Parkinson".

Walter Piper, investigador de neurociencia de la Universidad de Nueva York, está de acuerdo con el profesor Hellemans en que las personas pueden ejercer algunos control sobre los niveles de dopamina. “Una persona puede ejercer un control limitado sobre sus niveles de dopamina o norepinefrina. […] El ejercicio y muchos otros elementos de un estilo de vida saludable pueden impulsar la actividad de la dopamina de manera sostenible ”, anotó. Además de comer, Hellemans también señaló que cambios significativos en nuestra microbiota intestinal pueden afectar ciertos niveles de neurotransmisores.

"Piense en los receptores como un receptor de señal y los cambios en la dopamina como una señal detectada", sugiere Piper.

“En un sistema de dopamina saludable, los receptores serían abundantes y la dopamina exhibiría un patrón: niveles moderados en reposo, niveles elevados cuando se enfrenta a una señal de importancia motivacional y pulsos rápidos y fuertes cuando se obtiene una recompensa inesperada o disminuciones rápidas cuando se retiene una recompensa esperada ".

Pero el sistema de la dopamina es de naturaleza dinámica, lo que significa que siempre está cambiando y adaptándose según las necesidades de nuestro cuerpo. "Responderá a los niveles de estimulación a los que está expuesto un individuo", dijo Hellemans, "pero los neurotransmisores se sintetizan a pedido y se almacenan en vesículas (básicamente, pequeños paquetes) dentro de la célula, listos para su liberación".

“Si las células se activan, se liberan y se sintetizarán más en preparación. Si las células no se activan, la dopamina seguirá ahí, esperando a ser liberada ". Tratar de "hacer dopamina rápido", en resumen, probablemente no tendría un impacto significativo en los niveles de dopamina.

Pero incluso si la dopamina fuera algo sobre lo que pudiera ejercer un control discreto, ¿cómo mediría los niveles de dopamina en su cuerpo?

El profesor Hellemans me dice que las mediciones de dopamina en humanos son extremadamente difíciles. "Puede medir indirectamente al observar los metabolitos (productos de degradación de los neurotransmisores) en el líquido cefalorraquídeo, pero eso es extremadamente invasivo y es solo una medida indirecta y correlativa". Piper sugiere que las exploraciones PET especializadas pueden algún día ayudarnos a hacerlo también.

Pero el hecho es que aún no se ha realizado ninguna investigación en humanos que mida el impacto del "ayuno de dopamina". Nuestra comprensión de la dopamina proviene principalmente de modelos animales humanos, según el profesor Hellemans, y muy pocos estudios han analizado su uso en humanos. La investigación que tenemos sugiere que el sistema de la dopamina es mucho más complejo de lo que la mayoría de la gente cree para comprender mejor la alimentación adictiva, el sexo, el juego y las drogas (Volkow, Wise & Baler, 2017).

En las personas que luchan contra una adicción, Piper señala, "la turbulencia de los cambios de dopamina relacionados con la adicción ahoga efectivamente las señales de otros ámbitos de la vida". Volver a entrenar el sistema de dopamina de una persona adicta lleva tiempo, por lo general muchos meses de mantenerse alejado de la droga o los estímulos adictos, pero se puede hacer.

En las personas que no luchan con una adicción, ¿cuánto el valor de un día de ayuno o mantenerse alejado de los estímulos resultaría realmente en un cambio significativo en el sistema de motivo de la dopamina del cerebro? Es poco probable que proporcione muchos beneficios.


Antagonistas importantes en ANS

En
En esta sección, discutiremos los antagonistas que son importantes en el sistema autónomo.
sistema nervioso.

Antagonistas muscarínicos

los receptor muscarínico los antagonistas se unen a los receptores de acetilcolina y evitan su activación. Como la acetilcolina es el principal neurotransmisor del sistema parasimpático, estos antagonistas pueden bloquear con éxito toda la activación parasimpática.

Allí
hay tres tipos de receptores muscarínicos

  1. Receptores M1, receptores excitadores presentes en el cerebro
  2. Receptores M2, receptores inhibidores presentes en el corazón
  3. Los receptores M3, receptores excitadores presentes en músculos lisos, glándulas, ojos, etc.

Todos
estos receptores son receptores acoplados a proteína G. M1 y M3 son Gq-acoplado
mientras que M2 son GI-receptores acoplados.

Todos
los antagonistas muscarínicos son de naturaleza inespecífica y bloquean todo tipo de
receptores.

Muscarínico
los antagonistas encuentran una serie de usos. Estos incluyen los siguientes

  • Manejo de la sobredosis de inhibidores de AChE
  • Oftalmología (dilatación de la pupila)
  • Asma y EPOC
  • Cinetosis
  • Vejiga hiperactiva
  • Antiespasmódico
  • Antidiarreico

Drogas

los
Los medicamentos de esta categoría incluyen atropina, benztropina, ipratropio, escopolamina,
etc.

Antagonistas de los receptores nicotínicos

Estas
Los antagonistas bloquean la activación de los receptores nicotínicos presentes en los ganglios y
músculo esquelético. Por lo tanto, se clasifican además en dos tipos

Bloqueadores ganglionares

Estos antagonistas bloquean el receptores nicotínicos presente en los ganglios. Por lo tanto, pueden bloquear el disparo simpático y parasimpático. Es porque los ganglios de ambos sistemas tienen receptores nicotínicos.

Reducen el tono autonómico predominante. En el caso de las arteriolas, vénulas y glándulas sudoríparas, bloquean el tono simpático mientras que en otros órganos bloquean el tono parasimpático.

Dos
importantes bloqueadores ganglionares incluyen hexametonio y mecamilamina.

Fármacos bloqueantes neuromusculares

Bloquean los receptores nicotínicos presentes en nunión euromuscular. Se utilizan como relajantes del músculo esquelético. Estos incluyen tubocurarina, atracurio, etc.

Antagonistas del receptor alfa

Estas
los medicamentos bloquean la activación de los receptores alfa.

Ellos
se clasifican además según el tipo de receptores alfa que bloquean.

Bloqueadores alfa-1

Ellos
bloquear los receptores alfa-1 presentes en arterias, vénulas, ojos, vejiga, etc.
estos incluyen prazosin, tamsulosin, etc.

  • Hipertensión
  • Retención urinaria
  • Dilatación del ojo
  • Desordenes cardiovasculares

Bloqueadores alfa-2

Ellos
bloquean los receptores alfa-2 presentes en la terminal nerviosa presináptica. Estas
incluyen medicamentos como metil-dopa y clonidina.

Ellos
se utilizan en la hipertensión, especialmente para el tratamiento de la hipertensión en
el embarazo.

Antagonistas de los receptores beta

Ellos
bloquear los receptores beta-2. Son de dos tipos

  1. Cardiocelectivos, bloquean solo los receptores beta-1 presentes en el corazón.
  2. No cardioselectivos, son bloqueadores no selectivos de los receptores beta-1 y beta 2.

Estas
Los fármacos incluyen esmolol, atenolol, propranolol, etc.

Ellos
se utilizan en angina, infarto de miocardio, insuficiencia cardíaca, asma, etc.

Conclusión / Resumen

Un antagonista es un fármaco o ligando que tiende a detener o impedir una reacción biológica. Producen efectos opuestos a los del agonista.

Ellos
son de diferentes tipos en función de su mecanismo de acción.

  • Antagonistas físicos
  • Antagonistas químicos
  • Antagonistas fisiológicos
  • Antagonistas farmacológicos
  • Antagonistas alostéricos

Un
El agonista inverso es un tipo especial de antagonista que disminuye el valor intrínseco
actividad de un receptor.

Antagonista
encontrar aplicaciones importantes tanto en el SNC como en el ANS.

los
antagonistas importantes del SNC incluyen antagonistas de la dopamina y serotonina
antagonistas.

los
antagonistas importantes de ANS incluyen antagonistas muscarínicos, nicotínicos
antagonistas, alfabloqueantes y betabloqueantes.


Información del autor

Afiliaciones

The Visual Systems Group, Abrahamson Pediatric Eye Institute, División de Oftalmología Pediátrica, Cincinnati Children's Hospital Medical Center, Cincinnati, OH, EE. UU.

Minh-Thanh T. Nguyen, Shruti Vemaraju, Gowri Nayak, Yoshinobu Odaka, Nuria Alonzo, Uyen Tran, Brian A. Upton y Richard A. Lang

Centro de Cronobiología, Centro Médico del Hospital Infantil de Cincinnati, Cincinnati, OH, EE. UU.

Minh-Thanh T. Nguyen, Shruti Vemaraju, Gowri Nayak, Yoshinobu Odaka, Brian A. Upton y Richard A. Lang

Departamento de Oftalmología, Facultad de Medicina de la Universidad de Washington, Seattle, WA, EE. UU.

Ethan D. Buhr y Russell N. Van Gelder

Ingeniería clínica, Cincinnati Children's Hospital Medical Center, Cincinnati, OH, EE. UU.

Patología, Facultad de Medicina de la Universidad de Washington, Seattle, WA, EE. UU.

Martin Darvas y Russell N. Van Gelder

Instituto de Genética Molecular, Academia de Ciencias de la República Checa, Praga, República Checa

Investigación oftálmica, Cole Eye Institute, Cleveland Clinic, Cleveland, OH, EE. UU.

División de Biología del Desarrollo, Centro Médico del Hospital Infantil de Cincinnati, Cincinnati, OH, EE. UU.

Rashmi S. Hegde y Richard A. Lang

Departamento de Oftalmología, Facultad de Medicina de la Universidad de Emory, Atlanta, GA, EE. UU.

Farmacología, Facultad de Medicina de la Universidad de Emory, Atlanta, GA, EE. UU.

Estructura biológica, Facultad de Medicina de la Universidad de Washington, Seattle, WA, EE. UU.

Departamento de Oftalmología, Universidad de Cincinnati, Facultad de Medicina, Cincinnati, OH, EE. UU.

También puede buscar este autor en PubMed Google Scholar

También puede buscar este autor en PubMed Google Scholar

También puede buscar este autor en PubMed Google Scholar

También puede buscar este autor en PubMed Google Scholar

También puede buscar este autor en PubMed Google Scholar

También puede buscar este autor en PubMed Google Scholar

También puede buscar este autor en PubMed Google Scholar

También puede buscar este autor en PubMed Google Scholar

También puede buscar este autor en PubMed Google Scholar

También puede buscar este autor en PubMed Google Scholar

También puede buscar este autor en PubMed Google Scholar

También puede buscar este autor en PubMed Google Scholar

También puede buscar este autor en PubMed Google Scholar

También puede buscar este autor en PubMed Google Scholar

También puede buscar este autor en PubMed Google Scholar

También puede buscar este autor en PubMed Google Scholar

Contribuciones

M.-T.T.N., S.V., G.N., Y.O., E.D.B., B.A.U., N.A., S.R. y U.T. realizó el análisis experimental. MEGABYTE. diseñó y construyó los sistemas de iluminación requeridos. M.D. y Z.K. proporcionó herramientas esenciales. M.-T.T.N., S.V., G.N., Y.O., E.D.B., S.R., R.S.H., P.M.I. y R.N.V.G. diseñó los experimentos y proporcionó liderazgo de coordinación dentro del grupo colaborativo. M.-T.T.N., S.V., G.N., E.D.B., P.M.I., R.N.V.G. y R.A.L. escribió el periódico. R.A.L. diseñó el análisis experimental y proporcionó el liderazgo general del proyecto.

Autor correspondiente


¿Por qué ciertos receptores de dopamina pueden regularse positivamente de manera irreversible?

La dopamina es un neurotransmisor importante para el movimiento, la motivación, la concentración y la cognición.

Se sabe desde hace mucho tiempo que los antipsicóticos pueden inducir discinesia tardía (TD) a través de la regulación positiva de los receptores de dopamina. La TD se caracteriza principalmente por contracciones musculares involuntarias (hipersensibilidad a la dopamina en la sustancia niagra), pero también por problemas de sueño y efectos sobre la cognición (hipersensibilidad a la dopamina en otras áreas del cerebro).

La TD es, en la mayoría de los casos, una enfermedad permanente que no se puede tratar en absoluto. Por esta razón, parece que los receptores de dopamina regulados positivamente por la medicación antipsicótica que ha tomado el paciente están regulados positivamente de forma permanente. La sensibilidad a la dopamina parece aumentar permanentemente con cada dosis de un antagonista de la dopamina.

¿Por qué es permanente? La cafeína es un antagonista del receptor de adenosina y, como resultado, regula al alza los receptores de adenosina. Pero esto no es permanente. El sistema de adenosina se normaliza por completo después de unos meses de abstenerse de cafeína (o unas pocas semanas, dependiendo de cuánto se haya regulado al alza).

Los antagonistas de opioides regulan positivamente los receptores de opioides y, por lo tanto, aumentan la sensibilidad a las endorfinas, pero esto tampoco es permanente. Es un cambio temporal.

Los antagonistas de la dopamina parecen regular al alza los receptores de dopamina de forma PERMANENTE. ¿Por qué la mayoría de los receptores de dopamina son regulados positivamente por los antagonistas de la dopamina nunca regulados negativamente?

TLDR: Los antagonistas de la dopamina provocan una regulación positiva permanente de ciertos receptores de la dopamina, que no se regulan negativamente incluso después de años de abstinencia. ¿Por qué puede aumentar permanentemente la sensibilidad a la dopamina, mientras que otros sistemas no pueden sensibilizarse permanentemente?


CONCLUSIONES

La hipótesis de que la señalización de la dopamina se altera en la esquizofrenia está respaldada por estudios en animales, investigaciones post mortem y los efectos clínicos de los fármacos que bloquean o acentúan la neurotransmisión dopaminérgica. Además, durante los últimos 25 años, se ha acumulado evidencia sustancial de los estudios de PET de que hay una mayor síntesis de dopamina y capacidad de liberación en la esquizofrenia, que es mayor dentro del cuerpo estriado dorsal.

Los hallazgos genéticos no apoyan firmemente la idea de que la desregulación dopaminérgica sea una anomalía primaria. Más bien, parece que es más probable que la disfunción dopaminérgica se desarrolle después de anomalías en otros sistemas, incluido el sistema glutamatérgico. También parece que los factores ambientales pueden desempeñar un papel importante en el desarrollo de la desregulación dopaminérgica. Los antagonistas de la dopamina siguen siendo el pilar del tratamiento farmacológico de la esquizofrenia, pero cada vez hay más pruebas de que no son eficaces para todos los pacientes.

Evidence for glutamate playing a role in the pathophysiology of schizophrenia initially came from the psychotomimetic effects of NMDA antagonists. While preclinical and post-mortem findings are consistent with this hypothesis, there is limited support from imaging studies. However, in contrast to dopamine, recent genetic findings do provide support for the view that glutamatergic abnormalities may play a major role in schizophrenia pathophysiology. However, progress is hampered by the challenges involved in precisely characterizing the system in vivo, and, while a wide range of glutamate modulating agents have been investigated, none have clear clinical efficacy.

Despite the limitations described, as regards both treatment efficacy and direct evidence for dysfunction, the dopamine and glutamate hypotheses of schizophrenia remain influential and relevant. This is not least because, as recent data demonstrate, they possess the flexibility to accommodate new findings, and to provide ongoing potential avenues for the development of novel treatments.


New model explains role of dopamine in immune regulation

Dopamine is a neurotransmitter that is associated with emotions, movement, and the brain's pleasure and reward system. In the current issue of Advances in Neuroimmune Biology, investigators provide a broad overview of the direct and indirect role of dopamine in modulating the immune system and discuss how recent research has opened up new possibilities for treating diseases such as Parkinson's and Alzheimer's disease, schizophrenia, multiple sclerosis or even the autoimmune disorders.

Dopamine can be synthesized not only in neurons, but also in immune cells which orchestrate the body's response to infection or malignancy. "Data strongly supports the theory that an autocrine/paracrine regulatory loop exists in lymphocytes, where dopamine produced and released by the cells then acts on its own receptors, and can have an influence on its own function," explains lead investigator György M. Nagy, PhD, DSc, of the Department of Human Morphology, Cellular and Molecular Neuroendocrine Research Laboratory, Hungarian Academy of Sciences, and Semmelweis University, Budapest, Hungary.

Elements of dopamine signaling and metabolites can also serve as a communication interface between the central nervous system and immune system, and that communication can work in both directions. Lymphocytes that can pass the blood brain barrier can be "educated" by locally secreted neurotransmitters, including dopamine. Then they transmit brain-driven messages to other cells of the immune system via direct or indirect pathways.

Permanent dysfunctions of either the central (CNS) or the peripheral (immune) dopaminergic system are frequently associated with immune malfunctions. Current dopamine replacement or receptor blocking therapies are based on the supposed action of these drugs at the target site, and they often only relieve disease symptoms. The mainstream in design of new therapies is to find drugs having more-and-more specific action and minimal or no potential side effects, however, there is always a risk/benefits consideration in the drug development processes. These approaches may need to be revisited with the concepts of neuroimmunomodulatory influence, and focus on the cross-talk between the immune and nervous systems," Dr. Nagy says.

Various immune mechanisms may contribute to the pathogenesis of neurological disorders. The pharmacological design of targeted drug delivery systems could carry a desired compound right to the sites of cellular pathologies, Dr. Nagy observes. "Well designed clinical trials are needed for the critical evaluation of the new theories in human therapy, either by the use of available drugs with extended immunomodulatory functions, or newly designed compounds, or the combination of both. Evaluation of clinical efficacy and data on safety of patients should provide an answer to these questions," he concludes.

In a commentary accompanying the article, Istvan Berczi and Toshihiko Katafuchi, Editors-in-Chief of Advances in Neuroimmune Biology, ask why a central nervous system mediator such as dopamine would be produced locally, when dopamine made centrally could be deployed when necessary. "We suggest that the function of paracrine/autocrine (P/A) circuits is to maintain tissue viability in emergency situations, when no other regulators are available. Local P/A circuits are the key to healing and recovery," they say.

Dr. Berczi and Prof. Katafuchi note that the science of cryobiology, which deals with the medical application of hypothermia and freezing and tissue culture techniques, which grow cells and tissues in vitro from animals and man, owe their existence to P/A circuits to preserve tissue viability and reactivity beyond clinical death or under proper culture conditions. "Clearly, P/A circuits hold the possibility of resurrection after clinical death," they conclude.


Dopamine linked to a personality trait and happiness

Researchers have long suspected that the chemistry of the brain largely influences personality and emotions. Now, a Cornell clinical psychologist has shown for the first time how the neurotransmitter dopamine affects one type of happiness, a personality trait and short-term, working memory.

"One personality trait in humans is how sensitive and responsive we are to incentives and rewards," said Richard Depue, professor of human development and family studies and director of the Laboratory of Neurobiology of Personality and Emotion at Cornell. Depue is an expert in the neurobiology of personality, emotion and temperament with particular expertise in the neurotransmitters dopamine, serotonin and norepinephrine. "Some of us are motivated by signals of incentive-reward and pursue goals, and others are not."

A major reason for the difference, he argues, is related to different levels of or responsiveness to dopamine, one of the chemical substances that transmits nerve impulses through the brain.

From a series of experiments with humans and based on what was already known from animal studies, Depue has concluded that dopamine is strongly related to the trait some researchers call extraversion, but Depue and his colleagues prefer to refer to it as "positive emotionality."

"This is the first time it has been shown in humans that a central nervous system neurotransmitter is associated strongly with an emotional trait in humans," Depue said.

The higher the level of dopamine, or the more responsive the brain is to dopamine, the more likely a person is to be sensitive to incentives and rewards. "When our dopamine system is activated, we are more positive, excited and eager to go after goals or rewards, such as food, sex, money, education or professional achievements," Depue said.

To examine this relationship, Depue first measured this trait in volunteers using personality tests. He then used Ritalin, an amphetamine widely prescribed for attention deficit disorder, to activate the dopamine system. How much the dopamine system is activated can be assessed by levels of a hormone (prolactin) in the blood and by changes in the rate of spontaneous eye blinks, which previous studies have shown to be significant.

Depue found that how reactive someone is to dopamine highly correlates with high scores on positive emotionality. People who responded easily to the drug and showed an increase in spontaneous eye blinks had a more active dopamine system in general and, Depue suspects, feel happier than others in response to incentives.

"We have strong evidence that the feelings of being elated and excited because you are moving toward achieving an important goal are biochemically based, though they can be modified by experience," Depue said.

He published his findings on dopamine's relationship to personality in the Revista de personalidad y psicología social (1994, Vol. 67), on neurobiological factors in personality and depression in the European Journal of Personality(1995, Vol. 9) and on the neurochemistry of the incentive reward behaviors and how these behaviors are related to a universal personality trait in a forthcoming issue of Behavioral and Brain Science. In addition, he published the neurobiological implications for personality, emotion and personality disorder in the new book, Major Theories of Personality Disorder, edited by Jon Clarkin and Cornell Professor Mark Lenzenweger (Guilford Press, 1996).

By better understanding the role of dopamine in humans and how temperament types and personality traits can be driven biochemically, we can glean insight into personality and psychological disorders, Depue suggests. "There is now overwhelming evidence that 50 to 70 percent of individual variation in personality trait scores, for example, is related to genetic influence," he said.

He also points out that some research suggests that low levels of serotonin, which can result in irritability and volatile emotions, also may make people more responsive to dopamine. These people, therefore, may be more susceptible to drugs that activate the dopamine system, such as cocaine, alcohol, amphetamine and, to a lesser extent, opiates and nicotine. One theory is that different dopamine receptors in the brain may be related to different types of abuse and that people who have particularly low dopamine functioning may be more susceptible to depression and Parkinson's disease.

In related research, Depue has shown that dopamine is strongly related to how well the prefrontal cortex holds information. "To hold in short-term memory a spatial map of the environment, for example, you must have the dopamine system activated without it, you can't do this type of cognitive functioning," Depue concludes from his research in this area.

Depue now is measuring the emotional responses of volunteers to emotional film clips before and after their dopamine systems have been stimulated or with the use of a placebo.

Depue's work is supported, in part, with grants from the National Institute of Mental Health.


Ver el vídeo: DOPAMINA (Junio 2022).


Comentarios:

  1. Jazzalyn

    ¿Me he perdido algo?

  2. Apis

    Está de acuerdo, esta notable idea es necesaria por cierto

  3. Daitilar

    La respuesta incomparablemente ... :)

  4. Troye

    Ustedes talentosas

  5. Shelomo

    En mi opinión, este es un tema muy interesante. Charlemos contigo en PM.



Escribe un mensaje