Información

¿Cuándo se crean los huevos de una hembra?

¿Cuándo se crean los huevos de una hembra?



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Dado que una mujer humana nace con una cantidad determinada de óvulos, y la meiosis es el proceso mediante el cual se producen las células sexuales, ¿ocurriría la meiosis en una mujer antes de que naciera o poco después de nacer?

Si la meiosis crea células sexuales y las mujeres nacen con un número determinado de células sexuales, ¿cuándo en el desarrollo de una mujer se crean sus células sexuales?


Los ovocitos, o huevos femeninos inmaduros, se desarrollan en los ovarios del feto durante el embarazo. Este gráfico (U. Nueva Gales del Sur) muestra la población de ovocitos a lo largo del tiempo en una mujer humana:

Aunque la escala x es un poco confusa (meses cuando es negativa, años cuando es positiva), puede ver que el feto tiene todos los ovocitos que tendrá en el pico entre 18 y 22 semanas después de la concepción. Dado que la edad 0 es el nacimiento, la meiosis en una mujer ocurre mucho antes de nacer.


Una guía de anatomía femenina

La anatomía femenina incluye los genitales externos, o la vulva, y los órganos reproductores internos, que incluyen los ovarios y el útero.

Una diferencia importante entre hombres y mujeres son sus órganos reproductivos. La anatomía específica de las mujeres generalmente se relaciona con la función sexual, la reproducción y el control hormonal.

Los machos y las hembras tienen una anatomía sexual físicamente diferente, pero todos los órganos sexuales provienen del mismo conjunto de células durante el desarrollo fetal. El sexo biológico de un bebé se determina en el momento en que el esperma del padre se encuentra con el óvulo de la madre.

Este artículo analizará en detalle la estructura y función de los órganos internos y externos femeninos.

A continuación se muestra un modelo 3D de la anatomía femenina, que es completamente interactivo.
Explore el modelo con su mouse pad o pantalla táctil para comprender más sobre la anatomía femenina.

La anatomía femenina externa incluye el pubis y la vulva. En las siguientes secciones se analizan estos con más detalle.

Monte de Venus

El mons pubis, o montículo público, es el área carnosa del hueso pélvico donde a las hembras les suele crecer el vello púbico.

Vulva

Share on Pinterest Los órganos reproductores femeninos son muy diferentes a los de los hombres.

La vulva se refiere a las partes externas de los genitales femeninos. Consta de varias partes, incluidos los labios mayores, los labios menores y el glande del clítoris.

La siguiente lista proporciona más detalles sobre estas partes:

  • Labios mayores. Estos son los labios exteriores carnosos a cada lado de la abertura vaginal. La palabra "labios" en latín significa "labios". A estos labios externos generalmente les crece vello púbico.
  • Labios menores. Estos son los labios internos. Se asientan dentro de los labios externos, pero pueden ser de diferentes tamaños. En algunas mujeres, por ejemplo, los labios internos se extienden más allá de los labios externos.
  • Clítoris. El clítoris del glande se encuentra en la parte superior de la vulva, ubicado donde se encuentran los labios internos. Suele ser del tamaño de un guisante, aunque el tamaño varía de persona a persona. Solo se ve la punta del clítoris, pero tiene dos ejes que se extienden hasta el interior del cuerpo hasta 5 pulgadas. El clítoris contiene muchas terminaciones nerviosas que son muy sensibles, especialmente durante la estimulación sexual.
  • Capucha del clítoris. La capucha del clítoris es el pliegue de piel que rodea la cabeza del clítoris. Protege el clítoris de la fricción.
  • Apertura de la uretra. La abertura de la uretra se encuentra por encima de la abertura vaginal. La uretra se conecta a la vejiga y la abertura es por donde sale la orina del cuerpo.

La anatomía femenina interna comienza en la vagina, que es el canal que va de la vulva al útero.

El cuello uterino separa la vagina del útero y las trompas de Falopio conectan los ovarios con el útero.

En las siguientes secciones se analizan estos órganos con más detalle.

Vagina

Como se mencionó anteriormente, la vagina es el canal que conecta la vulva con el útero. La abertura de la vagina es parte de la vulva.

La vagina puede variar de tamaño, pero la longitud promedio es de 2,5 a 3 pulgadas. Dicho esto, se expande en longitud durante la excitación.

También contiene estructuras especiales llamadas glándulas de Bartholin. Estas son dos glándulas del tamaño de un guisante que se encuentran a cada lado de la abertura vaginal. Estas glándulas son responsables de secretar lubricación para evitar que los tejidos vaginales se sequen demasiado.

Cuello uterino

El cuello uterino es la parte inferior del útero. Es un área de tejido en forma de cilindro que separa la vagina del resto del útero.

Durante el parto, el cuello uterino se dilata para permitir que el bebé se mueva por la vagina.

Útero

El útero está ubicado en el medio de la cavidad pélvica. Este saco muscular albergará al feto durante el embarazo.

Durante el ciclo menstrual mensual de una mujer, el revestimiento del útero se espesa con sangre en preparación para la liberación de un óvulo de uno de los ovarios. Esto es para preparar un ambiente nutritivo para el feto si ocurre un embarazo.

Si no se produce el embarazo, el revestimiento del útero se desprende. A esto se le llama período menstrual. Ocurre alrededor de 28 días, aunque la duración del ciclo varía entre las hembras.

La porción superior del útero está conectada a los ovarios por las trompas de Falopio.

Ovarios

Los ovarios son órganos en forma de huevo unidos a las trompas de Falopio en los lados izquierdo y derecho del cuerpo. Cada ovario tiene aproximadamente el tamaño de una almendra. La mayoría de las hembras nacen con dos ovarios que producen óvulos.

Además de producir óvulos, los ovarios también producen hormonas. Es decir, liberan estrógeno y progesterona.

Trompas de Falopio

Las trompas de Falopio conectan los ovarios con el útero. Cuando los ovarios liberan un óvulo, el óvulo desciende por la trompa de Falopio hacia el útero para una posible fertilización.

Si un óvulo fertilizado se implanta en la trompa de Falopio, los médicos lo llaman embarazo ectópico. Un embarazo ectópico es una emergencia médica porque la trompa de Falopio puede romperse.

Himen

El himen es una membrana de tejido que cubre la abertura vaginal externa. Sin embargo, no todas las hembras tienen himen.

El himen puede romperse como resultado de una lesión pélvica, actividad deportiva, examen pélvico, relaciones sexuales o parto. La ausencia de himen no significa que una mujer haya sido sexualmente activa.


Huevos de águila: cuándo y cómo se desarrollan

Simplemente pon & # 8212 ¡No! Pero, por supuesto, estamos tratando con criaturas vivas, por lo que se espera una variabilidad. Como muchas personas han observado ahora, muchas de nuestras águilas calvas comienzan a reproducirse inmediatamente después de su regreso al territorio de anidación después del breve vuelo de otoño o invierno hacia el norte.

He comentado varias veces sobre mis primeras observaciones estacionales sobre la pareja que anida en Zero Avenue aquí en Surrey. Usan la percha de caza ubicada en nuestra propiedad de Blaine, WA. Si mal no recuerdo, el primer apareamiento observado fue el 6 de octubre y estoy seguro de que fue el primer día que la pareja regresó a su territorio. Luego, el apareamiento continúa durante el otoño, el invierno y aumenta en frecuencia a medida que la puesta se vuelve inminente. Entonces, desde esta perspectiva, si se ha visto a la pareja apareándose con frecuencia y recientemente, esto bien puede ser un preludio de la aparición del primer huevo.

Sin embargo, las águilas como algunas otras especies Lo sé, pero permaneceré sin nombre, obviamente se apareará por razones distintas a la fertilización del óvulo. El tiempo que los espermatozoides permanecen viables en el oviducto o infundíbulo no se conoce con precisión y probablemente sea variable. Sin embargo, en otras especies, la viabilidad de los espermatozoides disminuye después de aproximadamente 10 a 15 días. Generalmente se cree que el apareamiento efectivo tiene lugar de 4 a 10 días antes de que se ponga un huevo.

El viaje del huevo por el oviducto es de aproximadamente 3 días. Es durante el primer día inmediatamente siguiente cuando la yema brota del ovario y es & # 8220 tragada & # 8221 por el infundíbulo que tiene lugar la mayor parte de la fecundación. Los espermatozoides han estado & # 8216 escondidos & # 8217 en los pliegues del infundibilum esperando su gran momento. Una vez que se fertiliza la yema, la membrana externa del óvulo se sella, lo que evita una mayor entrada de espermatozoides y el óvulo fertilizado comienza a descender por el oviducto. Es durante este viaje de 3 o 4 días por el oviducto que la yema queda rodeada por varias capas de proteína y luego por las diferentes capas que forman la cáscara.

Entonces woopie & # 8212 un huevo se pone. De hecho, el proceso continúa, por lo que se pone un huevo nuevo cada 3 días hasta que se deposita la nidada completa de 2 o 3 huevos de la hembra.

Lo interesante aquí es que las águilas se aparearán durante un período de 10 meses. pero el único apareamiento que da como resultado la fertilización ocurre durante un período de dos semanas antes y durante el período en que se ponen los huevos. Sospecho que parte de este apareamiento es lo que los científicos llamaríamos & # 8220 comportamiento vinculante & # 8221 para reforzar su territorio y su relación que debe tolerar que dos asesinos se unan para procrear. Otros de nosotros podríamos llamar más superficialmente a esto pasar un buen rato.

Obviamente la biología que nos impulsa impulsa a la tortuga, al conejo, al águila o al humano . Sin embargo, nos gusta complicar cada tema con explicaciones altruistas y no tan altruistas basadas en creencias. Por supuesto, todo este proceso de procreación y tasas de supervivencia, tan finamente sintonizado en la naturaleza para tratar de trabajar con sistemas sostenibles, está totalmente interrumpido por nuestras capacidades tecnológicas impulsadas por la codicia. ¡Pero esa es otra historia & # 8211 la historia!


Sistema reproductor femenino: producción de huevos

Para que se produzca la concepción, un óvulo maduro debe estar en el lugar correcto en el momento adecuado. Cuando lo es, un espermatozoide penetra en un óvulo y lo fertiliza. Pero antes de que eso suceda, el cuerpo femenino necesita producir huevos. La producción de huevos es una parte esencial del sistema reproductor femenino.

Un óvulo, también llamado óvulo (el plural es óvulo), es una célula reproductora femenina o gameto. Los óvulos maduran por ovogénesis. La ovogénesis es la creación de un óvulo.

Empecemos desde el principio. Los óvulos son producidos por los ovarios. FertilityFactor.com informa que las mujeres generalmente tienen dos ovarios, uno a cada lado del cuerpo, y se encuentran fuera del útero. Los ovarios contienen folículos que albergan óvulos inmaduros. Cada mes, se estimulan aproximadamente 20 folículos y comienzan a desarrollar un óvulo.

Este artículo

Un hecho interesante es que todos los óvulos de una hembra ya están presentes al nacer.

Según un artículo de Cliff Notes, la producción de óvulos comienza antes del nacimiento, cuando alrededor de dos millones de células primitivas conocidas como ovogonias se acumulan en los ovarios. Estas ovogonias se forman en las primeras etapas de la meiosis. (La meiosis es un tipo de división celular).

El Departamento de Biología Molecular y Celular de la Universidad de California en Berkeley dice que cada fase de la producción de huevos tiene lugar durante períodos específicos. Aproximadamente siete millones de ovogonias se desarrollan en el ovario embrionario a los cinco meses de gestación. La mayoría de estas células mueren y aproximadamente medio millón de ellas pasan por la primera etapa de la meiosis.

Después de la pubertad, las ovogonias se convierten en ovocitos primarios y luego en óvulos a razón de uno por mes. UC Berkeley agrega que cada uno está contenido en un folículo de células de soporte circundantes.

Estas células se denominan folículo de Graaf, que secreta hormonas femeninas llamadas estrógenos que regulan el desarrollo de características femeninas secundarias. El desarrollo de los óvulos dentro del folículo requiere aproximadamente 14 días. El desarrollo está controlado por dos hormonas: la hormona estimulante del folículo (FSH) y la hormona luteinizante (LH). Ambas hormonas son secretadas por el lóbulo anterior de la glándula pituitaria.

Durante el período de desarrollo del óvulo, el cuerpo femenino aumenta su suministro de sangre y nutrientes en previsión de un óvulo fertilizado. Aproximadamente el día 14, tiene lugar la ovulación (la liberación del óvulo del folículo). El óvulo se introduce en la trompa de Falopio y comienza a moverse hacia el útero. Después de eso, el óvulo maduro se fertiliza o la mujer ingresa al proceso de menstruación.

Sistema reproductivo femenino. Departamento de Biología Celular y Molecular de UC Berkeley. Los regentes de la Universidad de California. Web 25 de agosto de 2011.
http://mcb.berkeley.edu/courses/mcb135e/female.html

El sistema reproductor femenino. FertilityFactor.com. Web 25 de agosto de 2011.
http://www.fertilityfactor.com/infertility_taking_charge_female_reproductive_system.html

Centro de Reproducción Femenina. Cliff Notes por John Wiley & amp Sons, Inc. Web 25 de agosto de 2011.
http://www.cliffsnotes.com/study_guide/Female-Reproductive-System.topicArticleId-8741,articleId-8729.html

Un artículo de Body Basics: Sistema reproductor femenino. Salud infantil de Nemours. Web 25 Ago 2011
http://kidshealth.org/parent/general/body_basics/female_reproductive_system.html#a_What_the_Female_Reproductive_System_Does

Ovocito. Biology Online by Web 25 de agosto de 2011.
http://www.biology-online.org/dictionary/Oocyte

Revisado el 25 de agosto de 2011
por Maryann Gromisch
Editado por Jody Smith


¿Cuándo se crean los huevos de una hembra? - biología






















Los & ldquoEggs & rdquo se producen en los ovarios, PERO estos no son "verdaderos óvulos" todavía, y nunca completarán la meiosis (un tipo especial de división celular) y se convertirán en "verdaderos óvulos" a menos que O hasta que sean fertilizados por primera vez por un espermatozoide. Dentro del ovario, un folículo consiste en un óvulo potencial rodeado de células especiales para nutrirlo y protegerlo.

¿CUÁNTOS HUEVOS TIENE REALMENTE UNA MUJER?

Una hembra humana tiene típicamente alrededor de 400.000 folículos / óvulos potenciales, todos formados antes del nacimiento. Solo varios cientos (alrededor de 480) de estos "ldquoeggs" serán liberados durante sus años reproductivos. Normalmente, en los seres humanos, después del inicio de la pubertad, debido a la estimulación de la hormona estimulante del folículo (FSH), una & ldquoegg & rdquo por ciclo madura y se libera de su ovario. Un mes, el ovario izquierdo liberará un óvulo potencial y el mes siguiente el ovario derecho liberará un óvulo potencial.

La ovulación es la liberación de un & ldquoegg & rdquo maduro debido a la estimulación de la hormona leutenizante (LH), que luego estimula las células restantes del folículo para que se conviertan en un cuerpo lúteo (estructura secretora temporal que se forma a partir de los restos del folículo ovárico), que luego secreta progesterona para preparar el útero para una posible implantación. Si un óvulo no es fertilizado por un espermatozoide y no se implanta, el cuerpo lúteo se desintegra y cuando deja de producir progesterona, el revestimiento del útero se rompe y se desprende.

¿DÓNDE VA EL HUEVO FERTILIZADO?

Cada & ldquoegg & rdquo se libera en la cavidad abdominal cerca de la apertura de uno de los oviductos o trompas de Falopio. Los cilios (pelos diminutos) en el oviducto crean corrientes que atraen el óvulo hacia adentro. Si hay espermatozoides en el oviducto (si la pareja ha tenido relaciones sexuales recientemente), el óvulo se fertilizará cerca del extremo más alejado de la trompa de Falopio, rápidamente termina la meiosis (un tipo especial de división celular), y el embrión comenzará a dividirse y crecer a medida que viaja hacia el útero. El viaje por la trompa de Falopio toma alrededor de una semana ya que los cilios (pelos diminutos) en el tubo impulsan al 'ldquoegg' o embrión no fertilizado hacia el útero. Una vez que el óvulo es fertilizado, ahora es un "embyro".

En este punto, si tuvo relaciones sexuales cerca del momento de la ovulación, la mujer no tiene idea de si un 'ldquoegg' 'no fertilizado o un bebé recién nacido está viajando por ese tubo. Durante este tiempo, la progesterona secretada por el cuerpo lúteo (estructura secretora) ha estado estimulando el endometrio (el revestimiento del útero) para que se espese en preparación para una posible implantación, y cuando un embrión en crecimiento finalmente llega al útero, se implantará en este nutritivo ambiente y comienza a secretar sus propias hormonas para mantener el endometrio (el revestimiento del útero). Si el & ldquoegg & rdquo no fue fertilizado, muere y se desintegra, y a medida que el cuerpo lúteo (estructura secretora) también se desintegra, su producción de progesterona disminuye y el endometrio acumulado innecesario (el revestimiento del útero) se desprende.

¿CUÁL ES EL TAMAÑO DE UN ÚTERO NORMAL?

El útero tiene paredes musculosas gruesas y es muy pequeño. En una mujer nulípara (una mujer que nunca ha estado embarazada), el útero mide solo unos 7 cm de largo por 4 a 5 cm de ancho, pero puede expandirse para contener un bebé de 4 kg. El revestimiento del útero se llama endometrio y tiene un abundante suministro de capilares para llevar alimento a cualquier embrión que pueda implantarse allí.

¿QUÉ PASA CON EL MUCUS CERVICAL?

El extremo inferior del útero se llama cuello uterino. El cuello uterino secreta moco, cuya consistencia varía según las etapas del ciclo menstrual de la mujer. En el momento de la ovulación, este moco cervical es claro, líquido y propicio para los espermatozoides. Después de la ovulación, el moco se vuelve espeso y pastoso para bloquear los espermatozoides. Se produce suficiente de este moco que es posible que una mujer toque con un dedo la abertura de su vagina y obtenga un poco. Si hace esto a diario, puede usar la información, junto con los registros diarios de temperatura, para saber en qué parte de su ciclo se encuentra.

En ausencia de embarazo, la producción de estradiol y progesterona comienza a disminuir aproximadamente 7 días después de la ovulación y esto da como resultado el desprendimiento del endometrio (como sangrado menstrual) 11-16 días después de la ovulación. El método de ovulación Billings utiliza los cambios en la producción de moco cervical según lo observado por la propia mujer para identificar los eventos subyacentes del ciclo ovulatorio.

¿Qué le sucede al cuello uterino durante el embarazo?

Si una mujer queda embarazada, el moco cervical forma un tapón para sellar el útero y proteger al bebé en desarrollo, y cualquier procedimiento médico que implique la extracción de ese tapón conlleva el riesgo de introducir patógenos en el entorno uterino casi estéril.

La vagina es una cámara de paredes relativamente delgadas. Sirve como depósito de esperma (es donde se inserta el pene) y también sirve como canal de parto. A diferencia del macho, la hembra tiene una abertura separada para el tracto urinario y el sistema reproductivo.

Estas aberturas están cubiertas externamente por dos juegos de pliegues cutáneos. Los pliegues internos más delgados son los labios menores y los más gruesos y externos son los labios mayores. Los labios menores contienen tejido eréctil como el del pene, por lo que cambian de forma cuando la mujer se excita sexualmente.

¿QUÉ ES EL HIMEN Y DÓNDE ESTÁ?

La abertura alrededor del área genital se llama vestíbulo. Hay una membrana llamada himen que cubre parcialmente la abertura de la vagina. Esto es desgarrado por la primera relación sexual de la mujer y rsquos (oa veces otras causas como lesiones o algún tipo de actividad física vigorosa).

LIMPIEZA DE LA ZONA VAGINAL

En las mujeres, las aberturas de la vagina y la uretra son susceptibles a infecciones bacterianas si se limpian las bacterias fecales hacia ellas. A veces, los padres que están enseñando a un niño a ir al baño usualmente se lo limpian de atrás hacia adelante, por lo que "imprimen" esa sensación de sentirse "bien" para ella. Es importante, más bien, que se les enseñe a las niñas a limpiarse de adelante hacia atrás para ayudar. prevenir las infecciones vaginales y de la vejiga. Las niñas mayores y las mujeres a las que se les enseñó de manera incorrecta deben hacer un esfuerzo consciente para cambiar sus hábitos.

En el extremo anterior (frente) de los labios, debajo del hueso púbico, está el clítoris, que es el equivalente femenino del pene. Esta pequeña estructura contiene tejido eréctil y muchas terminaciones nerviosas en un glande sensible dentro de un prepucio (pliegue de piel), que encierra totalmente el glande. Este es el punto más sensible para la estimulación sexual femenina, tan sensible que la estimulación "vigorosa y directa" puede no sentirse bien. Es mejor para el hombre estimular suavemente cerca del clítoris en lugar de hacerlo directamente sobre él.

¿EXISTE ALGO COMO LA CIRCUNCISIÓN FEMENINA?

Algunas culturas realizan un procedimiento, similar a la circuncisión, como un rito de la pubertad en las adolescentes en el que se corta el prepucio, exponiendo el clítoris extremadamente sensible. Hay algunas especulaciones interesantes sobre el significado cultural de esto porque la sensibilidad del clítoris expuesto probablemente haría que tener relaciones sexuales fuera una experiencia mucho menos placentera para estas mujeres.

** El objetivo de este sitio web es brindarle información que pueda ser útil para lograr una salud óptima. Nada en él tiene la intención de ser una receta o un consejo médico. Debe consultar con su médico antes de implementar cualquier cambio en sus hábitos de ejercicio o estilo de vida, especialmente si tiene problemas físicos o está tomando medicamentos de cualquier tipo.


¿Cuándo se crean los huevos de una hembra? - biología

Las hembras de todos los vertebrados producen huevos, pero los reptiles "inventaron" la cáscara de huevo, un dispositivo que podría evitar que el huevo se seque y permitir la reproducción lejos del agua (o, al menos, de ambientes extremadamente húmedos). Con la excepción del ornitorrinco y el equidna, los mamíferos proporcionan al embrión en desarrollo un entorno adecuado dentro del útero de la madre. El otro grupo importante de descendientes de reptiles, las aves, no solo han continuado la tradición reptil, sino que han desarrollado huevos de un diseño mejorado en una amplia variedad de tamaños, formas, colores y texturas.

Los huevos de aves son sistemas de soporte vital prácticamente autónomos. Todo lo que necesitan para que el embrión se desarrolle correctamente es calor y oxígeno. El oxígeno se difunde en el huevo a través de orificios microscópicos formados por el empaquetamiento imperfecto de los cristales de carbonato de calcio que componen la cáscara del huevo. No hay muchos de estos poros; por ejemplo, representan solo alrededor del 0.02 por ciento de la superficie de un huevo de pato. El dióxido de carbono y el vapor de agua se difunden hacia afuera a través de los mismos poros. Las aves pueden poner sus huevos en ambientes aún más secos que los reptiles, porque cuando la yema grasa se descompone para proporcionar energía al embrión en desarrollo, se produce agua como subproducto. Los huevos de reptiles utilizan principalmente proteínas como fuente de energía y no producen tanta "agua metabólica".

La proporción de yema difiere entre aves altriciales y precoces. Los primeros, que nacen tan poco desarrollados que requieren un cuidado importante de los padres y, por lo tanto, necesitan menos energía almacenada, generalmente tienen huevos que contienen aproximadamente un 25 por ciento de yema. Las aves precoces, que pueden caminar y alimentarse por sí mismas poco después de la eclosión, tienen huevos con aproximadamente un 40 por ciento de yema (67 por ciento en megapodos, habitantes de Australia y las islas del Pacífico que, al nacer, están prácticamente listos para volar). Curiosamente, a pesar de esta diferencia, y aunque los huevos de aves varían en peso desde alrededor de una centésima de onza (colibrí pequeño) hasta tres libras y media (avestruz), todos los huevos de aves pierden agua que asciende a aproximadamente el 15 por ciento de su peso original. durante la incubación. Este control cuidadoso es probablemente el resultado de la necesidad de mantener constante el contenido de agua de los tejidos del polluelo en desarrollo a pesar de que continuamente se produce agua metabólica.

Las aves pequeñas tienden a poner huevos proporcionalmente grandes: el huevo de un reyezuelo pesa alrededor del 13 por ciento del peso del reyezuelo, mientras que un huevo de avestruz pesa menos del 2 por ciento del peso de un adulto. Como era de esperar, los huevos de las aves precoces tienden a ser más pesados ​​en proporción al peso corporal que los de las aves altriciales; los padres deben "invertir" más en el huevo para darle al polluelo la energía y los materiales necesarios para un desarrollo más avanzado dentro de los confines del caparazón.

Columna de la izquierda: Colibrí garganta rubí, Gran Auk (extinto).

Columna central: AcadianFlycathcher, Snail Kite, Great Horned Owl.

Columna de la derecha: Common Nighthawk, EasternMeadowlark, Long-
Zarapito facturado.

Aunque la mayoría tienen "forma de huevo", algunos huevos, como los de los búhos, son casi esféricos. Las aves de vuelo rápido y altamente aerodinámicas, como los vencejos y los colibríes, tienden a poner huevos largos y elípticos, mientras que las de alcas, araos y aves playeras son más puntiagudas en el extremo estrecho. Estos huevos con "forma de copa" se pueden empaquetar de cerca con los extremos puntiagudos hacia adentro, lo que ayuda a los adultos a cubrirlos de manera eficiente durante la incubación. La forma superior parece ser especialmente ventajosa para las aves que anidan en terrenos desnudos o acantilados porque, cuando se les molesta, los huevos puntiagudos tienden a rodar en círculos, en lugar de alejarse del nido (y posiblemente sobre el acantilado).

Los huevos de aves varían enormemente en color, y también existe una variación en la textura de la superficie de los huevos; por ejemplo, los de muchos patos son grasosos y repelen el agua. Los caparazones también varían en grosor y pueden estar sujetos a adelgazamiento y debilitamiento por contaminantes ambientales que interfieren con el metabolismo del calcio de las aves.

¿Por qué las aves no han "avanzado" más allá de la puesta de huevos y han comenzado a dar a luz a sus crías como mamíferos? La gente ha afirmado que la viviparidad (tener vida) es incompatible con el vuelo, pero los murciélagos refutan esa hipótesis. Daniel Blackburn de la Universidad de Vanderbilt y Howard Evans de Cornell señalan que el camino evolutivo hacia la viviparidad generalmente implicaba retener los huevos durante períodos cada vez más largos hasta que finalmente eclosionan dentro del cuerpo de la hembra. Blackburn y Evans argumentan que la retención de huevos ofrecería pocas ventajas a las aves y varias desventajas. Entre estos últimos se encuentran una pérdida de productividad, ya que las hembras obviamente no podían retener muchos huevos hasta que nacían, y probablemente un mayor riesgo para la madre asociado con la carga adicional de peso. Además, en muchas especies, la contribución del macho al cuidado de la descendencia se perdería y recientemente se ha sugerido que el cuerpo de una hembra de ave puede estar demasiado caliente para el desarrollo adecuado del huevo. Por lo tanto, parece probable que la evolución de la viviparidad sea un paso atrás para las aves: les va muy bien poniendo huevos.

Copyright & reg 1988 por Paul R. Ehrlich, David S. Dobkin y Darryl Wheye.


¡Sorpresa! Se requiere semen

Cómo ponerle unos pantalones diminutos a una rana del siglo XVIII fue un paso en el largo camino para resolver el rompecabezas de la reproducción.

La reproducción nos parece tan obvia ahora. Incluso si no conocemos los detalles, sabemos sobre los pájaros y las abejas. Para los humanos y una gran cantidad de otras especies, ambas hembras y los hombres aportan cosas que, juntas, se transforman en bebés. En estos días damos tanto por sentado nuestra comprensión del proceso de creación de bebés que es divertido recordar las luchas intelectuales de los primeros científicos mientras intentaban resolverlo todo.

En su libro de lectura obligada El ovario de Eva, La bióloga, educadora y escritora Clara Pinto-Correia revela lo absurdo detrás del descubrimiento de los hechos de la vida: cómo los hombres de los siglos XVI al XVIII buscaron a tientas, a veces de manera brillante, a veces no, respuestas a preguntas candentes sobre el origen de los bebés. Una parte de la saga destaca sobre el resto porque consiste en coser diminutos pantalones de tafetán para las ranas.

La idea de preformación, o "encapsulado preprogramado de generaciones sucesivas", reinó durante este tiempo. Bíblicamente, la preformación era atractiva porque sostenía que todos los humanos están relacionados y comparten un antepasado común. Científicamente, la preformación era atractiva porque parecía explicar la continuidad entre generaciones, las similitudes entre padres e hijos. Se asumió que todos los animales que ponen huevos, pero también todos los vivíparos (nacidos vivos) como nosotros, provienen de un huevo dentro de la hembra, lo que equivale a una semilla para plantas. Dentro de ese huevo había un cuerpo preformado con un huevo. Dentro de ese huevo había un cuerpo preformado, y así en el tiempo, hasta Eva. El tirón del huevo era fuerte, y para los primeros partidarios de la preformación era fácil creer que cada ser, presente y futuro, fue creado en el momento de la Creación, y que la primera hembra contenía todos los cuerpos futuros de sus descendientes.

Sin embargo, con todo el énfasis ovista en el papel de la hembra en la reproducción, claramente algo sobre el macho también importaba. Y era común que los preformacionistas creyeran que los hombres aportaban un "licor seminal", como una poción procreadora.

Gracias al espíritu aventurero de Antonie van Leeuwenhoek, la historia lo marca como la primera persona en ver realmente "Gusanos seminales", ya que los espermatozoides a menudo se llamaban y deletreaban con esa extraña forma de usar mayúsculas en los sustantivos. Pero a pesar de su descubrimiento de 1677, el punto de vista del ovista siguió siendo popular hasta que una nueva idea comenzó a ganar terreno. Los espermistas supusieron que comenzamos, preformados, dentro de cada gameto en forma de renacuajo en los machos.

Por supuesto, esto parece muy revolucionario considerando el hecho de que los bebés nacen de mujeres. Y para las investigaciones del siglo XVI sobre cuestiones revolucionarias en la ciencia, podemos contar con Lazzaro Spallanzani (1729-1799), también conocido en su día como “Magnífico”. Demostró que la vida no surge espontáneamente de los "jugos de carne". También descubrió la capacidad anaeróbica (la capacidad de vivir sin aire) en algunos microorganismos, cortó cabezas y colas para ver si las criaturas podían regenerarlas, descubrió que la saliva ayuda a la digestión y allanó el camino para la primera investigación científica breve, concisa y de enfoque estrecho. artículos (rompiendo con la obsesión de Ahabish de la ciencia temprana con Moby Dick-como tratados). Dentro del debate ovista-espermista de la época, Spallanzani creó quizás el primer anticonceptivo de rana, elaborando pequeños pantalones de tafetán para sus sujetos masculinos para probar si el semen era esencial para la reproducción.

No todas las ranas comienzan como renacuajos. Sin embargo, Lazzaro Spallanzani fue el primero en demostrar que todas las ranas, perros y humanos comienzan a crecer solo si un macho aporta su esencia al proceso. Jhenya4444 / Wikimedia Commons

Los diminutos pantalones de rana de S pallanzani permitieron que los animales asumieran comportamientos de apareamiento pero bloquearon el intercambio de fluidos, independientemente de lo que se creyera que eran esos fluidos. Y lo que sucedió, por supuesto, fue que no se hicieron bebés de rana. Sin embargo, cuando recogió el semen que las ranas habían depositado en sus pantalones y luego fertilizó artificialmente los huevos de rana, voila, terminó con nuevas ranas. Con ese elegante y probablemente increíblemente divertido experimento, Spallanzani concluyó que el semen es muy importante en la fabricación de bebés.

Naturalmente, una vez que haya creado ranas, no se detendrá allí. Así que Spallanzani fue el primero en inseminar artificialmente a un perro, demostrando una vez más, con su éxito, que el semen es importante para la reproducción y reforzando la implicación de este descubrimiento para los humanos.

Pero la historia se pone aún mejor.

A pesar de estos experimentos, y de toda una vida de pensamiento científico, observación y descubrimiento, Magnifico llegó a la conclusión de que los espermatozoides en realidad no tenían nada que ver con la fertilización. Continúe y vuelva a leer esa oración. ¡Los espermatozoides no importaban! Por qué, Magnifico, por qué? Si semen Es importante, ¿por qué descartar la importancia de estos "pequeños animales", estos "gusanos seminales"?

Creo que si todos usamos nuestra imaginación podemos simpatizar. Mire cualquier líquido a la mano bajo un microscopio primitivo de baja resolución y estará plagado de gérmenes que son difíciles de clasificar como cualquier otra cosa. Si el agua los tiene, pero el agua no fertiliza los óvulos, ¿qué tienen de especial los espermatozoides? Es más, es completamente asombroso que un bebé esté hecho, y mucho menos cuando te das cuenta de que solo uno entre millones de espermatozoides totalmente espásticos se encuentra con un óvulo. Revivir este momento de descubrimiento en la lucha de nuestra especie por comprender los misterios de la vida muestra que no debemos dar por sentado nuestro conocimiento actual. Y transforma algo que solemos dar por sentado, hacer bebés, en algo nuevo y extraordinario.


Una elección estratégica

Las primeras hembras pusieron huevos en el sentido de que liberaron sus óvulos al mundo, a menudo miles a la vez. Sperm released by males then fertilized some of these eggs in a hit-or-miss fashion, and the resulting embryos took their chances on surviving in the hostile world until they hatched. Many creatures, particularly small, simple ones, still reproduce this way.

But as animals became more complex, vertebrate species — including many amphibians, reptiles and even some fish, like sharks — turned to a less chancy strategy: internal fertilization. Females could then ensure that a higher percentage of their eggs would be fertilized, and they could get more selective about which males they would breed with. The embryo could develop safely inside its mother until she eventually released it inside a protective shell.

Live birth evolved later — and more than once. In reptiles alone, it has evolved at least 121 separate times. And although scientists don’t know exactly when the first live animal emerged from its mother, they do know what forces may have been driving the transition from egg laying and what evolutionary steps may have preceded it.

Both birth methods get the job done, of course, but they present contrasting advantages and difficulties. Crucially, egg-laying mothers can be physically free of their offspring sooner. Birds, for instance, have never evolved live birth, possibly because the energy cost of flying while pregnant is unsupportable. Egg layers can also generally have more offspring in a single litter, since the size of the mother’s body isn’t a constraint. This advantage may partially offset the risks of leaving eggs exposed to predation and the elements.

Live-bearing mothers, on the other hand, can house their embryos and protect them from predators and environmental dangers for longer. But they do so at their own peril: Being pregnant exposes them to more predation and puts them at considerable risk from the embryo itself. “The embryo is partially foreign, and its tissues are invading into the tissues of a mom,” said Chris Organ, a biologist at Montana State University. “It’s wild to think about.” For the length of her gestation, the mother balances on a tightrope, diverting resources to a foreign being while keeping herself healthy.

Share this article

Copied!

Newsletter

Get Quanta Magazine delivered to your inbox

The Australian three-toed skink (Saiphos equalis) is doubly remarkable: Not only can it both lay eggs and bear live young, but it can do both within a single litter of offspring.

The major difference between oviparity and viviparity therefore centers on a strategic evolutionary decision about when the mother should deposit her embryos. If she deposits them early, she’s an egg layer, and if she deposits them late, she’s a live bearer. Most reptiles, for instance, deposit their embryos just a third of the way through their development.

“Between true egg laying and live bearing there’s a whole range of possible times [to deposit the embryo], but it’s probably disadvantageous to do that,” Whittington said. “We call it a fitness valley.” Animals that try to give birth somewhere in that fitness valley might incur all the risks of egg laying and live bearing without reaping the benefits of either. “We think that, evolutionarily, that’s quite disadvantageous,” she said.

(Marsupials found a novel solution to balancing these risks: The young they give birth to are practically fetal in their immaturity, but they then finish their development inside their mother’s pouch. In this way, the mother can provide the protective advantages of carrying her young to full term without needing to accommodate a full-size newborn inside her body.)


La enciclopedia del proyecto Embryo

In vitro fertilization (IVF) is an assisted reproductive technology (ART) initially introduced by Patrick Steptoe and Robert Edwards in the 1970s to treat female infertility caused by damaged or blocked fallopian tubes. This major breakthrough in embryo research has provided large numbers of women the possibility of becoming pregnant, and subsequent advances have dramatically increased their chances. IVF is a laboratory procedure in which sperm and egg are fertilized outside the body the term “in vitro” is Latin for “in glass.”

Although the procedure was not successfully established until the last quarter of the twentieth century, the history behind the development of IVF dates back much further. The first attempt at IVF on mammalian eggs was performed by Viennese embryologist Samuel Leopold Schenk in 1878. Working with rabbit and guinea pig ova, Schenk noted that cell division occurred in cultures after sperm were added to ova. In 1934 Gregory Pincus and Ernst Vinzenz Enzmann also attempted in vitro fertilization with rabbits. They claimed to have produced the first successful pregnancy using IVF, but later analysis of their study suggests that their fertilization technically occurred en vivo, or “in the body,” rather than in vitro, “in glass.” They implanted the eggs into the rabbit’s uterus after only twelve hours, before the eggs had fully matured, and fertilization actually occurred inside the body.

The next milestone was in 1951, when two scientists working independently, Colin Russell Austin in Australia and Min Chueh Chang in the United Sates, demonstrated that spermatozoa need to mature through certain stages before they develop the capacity to fertilize. By 1959 Chang was able to successfully use IVF to impregnate a rabbit. Significant progress in developing a successful IVF technique with human embryos, however, would have to wait until the 1970s.

Patrick Steptoe, a practicing gynecologist at Oldam General Hospital who pioneered the use of laparoscopy in gynecology, teamed up with Edwards, a professor of human reproduction at Cambridge University, to try to achieve a successful pregnancy in humans using IVF. Their collaboration started in 1968 when Edwards attended a lecture Steptoe gave on laparoscopy at the Royal Society of Medicine in London. They initially achieved successful fertilization and cell division of eggs in vitro (in a petri dish) with freshly extracted semen, but were unable to successfully implant the fertilized egg into the female uterus until 1978. They manipulated hormone levels in the female until the eggs were fully mature and then extracted several eggs from the ovaries through laparoscopy, an invasive technique requiring entry through the navel. The doctors fertilized the eggs in vitro, and waited until the fertilized eggs divided into eight cells before implanting them into the female uterus (up until the mid-1970s, they had waited until the fertilized egg divided into 100 cells before implantation).

In 1976 Edwards and Steptoe began working with an infertile couple, Lesley and John Brown. In the successful attempt, Edward and Steptoe transferred a fertilized egg at midnight, the time at which the egg was mature—accidental timing that they later discovered was critical when they realized that diurnal cycles of hormonal levels are crucial to the success of the egg implanting in the wall of the uterus. On 25 July 1978, Leslie gave birth to Louise Brown, the first “test tube baby.”

Since the birth of Louise Brown, over three million babies have been born as a result of IVF and other assisted reproductive technologies, and the technique has improved as well. Laparoscopy is no longer used to extract eggs from the ovaries. Instead, physicians use transvaginal oocyte retrieval that is, with a sonogram to visualize what they are doing, they guide a needle through the vaginal wall, and enter the ovaries to extract the eggs. By using this method, the risks associated with the anesthesia required for laparoscopy as well as the costs of the procedure are considerably reduced.

Physicians now begin giving women hormone therapy two weeks prior to retrieving the eggs to increase the chance of recovering several healthy, mature eggs. Hormone therapies are usually administered through oral medications such as clomiphene citrate, also known as Clomid. Ultrasounds and blood tests are used to determine the optimal time for egg retrieval (when the eggs are almost ready for fertilization). Once physicians obtain the eggs, they then place them in a petri dish with sperm for fertilization. Usually about seven to nine eggs are fertilized. If a male fertility problem exists such as sperm immotility or a low sperm count, intracytoplasmic sperm injection (ICSI) is commonly used to combat the problem. With ICSI, the physician manually injects a sperm into an egg with a needle to fertilize it.

The number of fertilized eggs physicians place in the uterus in hopes that at least one will implant varies with the physician conducting the procedure. Physicians consider different factors with each couple, such as the number of trials the couple can afford to attempt. The remaining embryos are preserved through cryopreservation, frozen for future use in case the first few embryos fail to implant in the uterus wall on the initial attempt. Once the fertilized eggs each divide into eight cells, they are placed in a catheter and inserted through the cervix into the uterus (this usually occurs from two to three days after retrieving the eggs and follows the same timeline as if the eggs were fertilized naturally).

When Edwards and Steptoe successfully helped the Browns give birth to Louise, the first “test tube baby,” many ethical debates arose. Many of these issues still surround embryo research today, and they include who essentially “owns” the embryos as well as whether scientists should be allowed to perform experiments for stem cell research with the extra cryopreserved embryos that are not implanted. Many religious groups, the Roman Catholic Church being the most prominent, are strongly against IVF because it is not considered natural conception.

IVF has greatly advanced embryo research as well as helped many infertile couples conceive when adoption was once their only option for children. Though there are other similar assisted reproductive technologies (ART) such as gamete intrafallopian transfer (GIFT) and zygote intrafallopian transfer (ZIFT), IVF is currently the most popular. The development of intracytoplasmic sperm injection (ICSI) has improved success rates.


Menstrual Cycle

Menstruation is the shedding of the lining of the uterus (endometrium) accompanied by bleeding. It occurs in approximately monthly cycles throughout a woman's reproductive life, except during pregnancy. Menstruation starts during puberty (at menarche) and stops permanently at menopause.

By definition, the menstrual cycle begins with the first day of bleeding, which is counted as day 1. The cycle ends just before the next menstrual period. Menstrual cycles normally range from about 25 to 36 days. Only 10 to 15% of women have cycles that are exactly 28 days. Also, in at least 20% of women, cycles are irregular. That is, they are longer or shorter than the normal range. Usually, the cycles vary the most and the intervals between periods are longest in the years immediately after menstruation starts (menarche) and before menopause.

Menstrual bleeding lasts 3 to 7 days, averaging 5 days. Blood loss during a cycle usually ranges from 1/2 to 2 1/2 ounces. A sanitary pad or tampon, depending on the type, can hold up to an ounce of blood. Menstrual blood, unlike blood resulting from an injury, usually does not clot unless the bleeding is very heavy.

The menstrual cycle is regulated by hormones. Luteinizing hormone and follicle-stimulating hormone, which are produced by the pituitary gland, promote ovulation and stimulate the ovaries to produce estrogen and progesterone . Estrogen and progesterone stimulate the uterus and breasts to prepare for possible fertilization.