Información

¿Por qué mi grupo sanguíneo es O -ve?

¿Por qué mi grupo sanguíneo es O -ve?



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Mis padres tienen el grupo sanguíneo B + ve, de hecho, mi hermano también tiene el grupo sanguíneo B + ve, entonces, ¿por qué mi grupo sanguíneo es O -ve?


Los humanos somos organismos diploides. Entonces, los humanos tenemos dos copias de cada cromosoma y gen.

Cuando una persona tiene sangre B. Queremos decir que las células sanguíneas de esa persona expresan el antígeno B.

Para producir el antígeno B, necesitará al menos un alelo para el antígeno B. Por tanto, el fenotipo del antígeno B puede tener un genotipo de BB o BO.

Ahora bien, si dos personas tienen el genotipo de BO tienen hijos, un cuadro cuadrado mostrará que tienen un 25% de tener un hijo con genotipo BB, un 50% de tener un hijo con genotipo BO y un 25% de tener un hijo con genotipo OO .

Fenotípicamente, significa que hay un 75% de posibilidades de tener un hijo con sangre B. Y un 25% de probabilidad de que un niño tenga sangre O.

Un sistema similar también ocurre con el sistema rhesus +/-. Una persona con sangre + ve puede tener un genotipo de ++ o + -. Si dos personas con el genotipo + - tienen hijos juntos, existe un 25% de probabilidad de que su hijo tenga el genotipo - y sea rhesus -ve.

Los dos sistemas funcionan juntos. Entonces, dos personas con genotipo de tipo sanguíneo BO y + - antígeno rhesus que tengan hijos juntos, pueden tener un hijo con sangre O y rhesus negativo con una probabilidad de 1/16 (6.25%)


Un hombre con grupo sanguíneo a se casa con una mujer con grupo sanguíneo O y su hija tiene grupo sanguíneo O. ¿Es esta información suficiente para decirle cuál de los rasgos (grupo sanguíneo a u O) es dominante? ¿Por qué o por qué no? - Ciencias

Un hombre con el grupo sanguíneo A se casa con una mujer con el grupo sanguíneo O y su hija tiene el grupo sanguíneo O. ¿Es esta información suficiente para decirle cuál de los rasgos (grupo sanguíneo A u O) es dominante? ¿Por qué o por qué no?

Solución Mostrar solución

No. Hay dos posibilidades:
Caso I: Si el grupo sanguíneo del padre es A, y es el rasgo dominante, sus genotipos serán Yo A yo A y Yo A yo O y siendo el grupo sanguíneo O de la madre un rasgo recesivo, su genotipo será Yo o yo o . Entonces, la hija puede recibir un alelo recesivo Yo O del padre y otro de la madre para tener genotipo Yo o yo y el grupo sanguíneoO.
Caso II: Si el grupo sanguíneo del padre A es un rasgo recesivo, su genotipo será Yo A yo A el grupo sanguíneo de la madre O siendo un rasgo dominante, su genotipo será Yo o yo o Y Yo o yo a . Entonces, la hija puede recibir un alelo dominante Yo O de la madre y un alelo recesivo I A del padre tener genotipo Yo o yo a y grupo sanguíneo O.


¿Qué es el genotipo?

El genotipo es la composición genética de la célula. El genotipo es exclusivo de una persona y puede revelarse mediante la secuenciación del genoma personal. La palabra "genotipo" también se utiliza para describir un gen o un conjunto de genes que determinan un rasgo particular de un organismo. Los seis genotipos de humanos son AA, AS, AC, SS, SC y CC. Los glóbulos rojos intervienen en la determinación del genotipo humano. Los glóbulos rojos de los seres humanos consisten en hemoglobina, que es una proteína transportadora de oxígeno que contiene hierro. Una molécula de hemoglobina se compone de dos pares de proteínas de globina y una parte hem. Los dos pares de proteínas de globina se componen de dos cadenas de globina alfa y dos beta. Cualquier sustitución de aminoácidos que ocurra en estas cadenas trae diferentes tipos de hemoglobina. Estas sustituciones de aminoácidos en las proteínas de la globina se clasifican en talasemia. La hemoglobina A, S y C son los tres tipos de hemoglobina y la hemoglobina C es rara. Cada tipo de hemoglobina varía según el aminoácido presente en la sexta posición de la cadena de globina. El tipo de hemoglobina y el aminoácido que se encuentran en la sexta posición de la cadena de globina se muestran en tabla 1.

Tabla 1: Tipo de hemoglobina y aminoácido presente en sexta posición

Tipo de hemoglobina

Aminoácido en sexta posición

Cualquier individuo puede tener dos tipos de hemoglobina, cada tipo se hereda de cada padre. Este emparejamiento de tipos de hemoglobina trae los seis genotipos diferentes en humanos AA, AS, AC, SS, SC y CC. El genotipo normal y sano es AA. Los genotipos SS, SC y CC pueden producir varios signos, síntomas y síndromes. Dado que estos genotipos se heredan de los padres, las parejas deben coincidir de tal manera que no produzcan estos genotipos. Los signos y síntomas de cada genotipo se muestran en Tabla 2.

Genotipo y sus signos y síntomas

Signos y síntomas

Anemia recurrente, crisis vasooclusivas y necrosis aséptica del fémur

Ictericia, colelitiasis, estrías angloides, anemia grave

Figura 1: Glóbulos rojos con anemia de células falciformes y normales


Por qué estoy boicoteando la revista "Blood"

La mayoría de los académicos están acostumbrados a la tosca revisión de sus trabajos y solicitudes de subvenciones, y reconocen que no deja de tener un elemento estocástico (o algo peor). En consecuencia, de vez en cuando nos sentimos, y probablemente lo estamos, con dificultades. Ciertamente estamos acostumbrados a ser rechazados por algunas de las revistas 'generalistas' sobre la base de que nuestros artículos no se consideran de 'suficiente interés general', y así sucesivamente, y se sabe que científicos distinguidos declaran o organizan boicots académicos de editoriales particulares. o de revistas particulares. Esta publicación está en una línea similar. Ni siquiera se trata de mi propio trabajo, sino de un conjunto de circunstancias de las que estoy al tanto que considero bastante inaceptable y que por la presente estoy dando a conocer y alentando a otros a hacer lo mismo. Sin duda, cosas similares suceden en otros lugares, pero esta concierne a la revista. Sangre, que se denomina Revista de la Sociedad Estadounidense de Hematología. No hace falta decir que estoy teniendo mucho cuidado de ceñirme a los hechos con suavidad.

Mi colaboradora científica, la profesora Etheresia Pretorius, publicó dos artículos en una sección de Blood conocida como Blood Work, que mostraban imágenes de células sanguíneas (en el mismo tipo de líneas que las que ha publicado en línea en Celda). Estos fueron presentados a través de los procedimientos normales de la revista y aceptados por su entonces editor. Algún tiempo después se quedó asombrada, por no decir muy molesta, de ser contactada por la revista en el sentido de que, de manera totalmente unilateral, y como se indica en sus páginas aquí y aquí (y cito) “Los Editores se retractan [sic] de lo anterior -Ilustración de análisis de sangre mencionada. El formato de la publicación no coincidió con los criterios de envío de Análisis de sangre…. En este caso, las conclusiones del caso descrito podrían haber engañado a los lectores de Sangre. No hubo mala conducta por parte de ninguno de los autores ". Ahora, "retractarse" es una palabra muy fuerte y, francamente, cualquier lector lo suficientemente irresponsable como para confundir una sola imagen con un análisis estadístico de un estudio clínico desarrollado explícitamente es presumiblemente alguien que podría ser engañado por cualquier publicación.

Le señalé al editor en jefe de Sangre que lo normal si un individuo se opone al contenido científico de un artículo es que escriba una carta a la revista pertinente y que esta y las respuestas de los autores se publiquen juntas para que los lectores puedan tomar sus propias decisiones. Esto sucede regularmente en las páginas de todo tipo de revistas para adultos. Incluso se podría agregar una nota a un artículo, y de hecho en el futuro (pero no retrospectivamente) a las instrucciones relevantes para los autores, que las publicaciones basadas en imágenes se marcarán de tal manera que los lectores no se dejen engañar por su contenido. Pero uno no RETIRA un artículo unilateralmente por motivos tan falsos y endebles. (Y escribí formalmente a Sangre sobre esto se negaron a publicar mi carta).

Estas preocupaciones también se expresaron al presidente de la Sociedad Estadounidense de Hematología, cuya respuesta incluyó lo siguiente (nuevamente cito): “Le escribo para explicar que el liderazgo de ASH y el equipo editorial de la revista Blood tienen roles y responsabilidades distintos y separados. La Sociedad selecciona al Editor en Jefe de Blood a través de un proceso cuidadoso y luego le confía todas las decisiones editoriales. Dado que todas las inquietudes descritas en sus mensajes provienen de sus envíos de BloodWork a Blood, deben dirigirse al equipo editorial de la revista Blood. Todas las decisiones editoriales relacionadas con Blood son competencia exclusiva del Editor en Jefe de Blood ". En otras palabras, parecería que la Sociedad Estadounidense de Hematología rechaza toda responsabilidad por lo que se publica en su revista y que no proporciona un "tribunal de apelación".

Los académicos pueden elegir dónde enviar sus resultados más emocionantes y los artículos más "impactantes", y estos se reflejan directamente en la cantidad de citas por artículo que reciben las diferentes revistas.

En consecuencia, no enviaré ninguno de mis artículos bastante bien citados a Sangre, ni a ninguna otra revista cuyos Editores puedan "retractarse" unilateralmente de artículos publicados por motivos no científicos y sin ningún tipo de sistema de apelación externo (para que no me suceda lo mismo), ni ofreceré arbitrar artículos para ellos. Sugiero a todos los científicos de ideas afines que hagan lo mismo y publiquen el hecho de que lo están haciendo.

Pretorius E, Lipinski B: El hierro altera la morfología de los glóbulos rojos. Blood 2013121: 9.


Un químico de rayos X resuelve el misterio del cólera: el grupo sanguíneo O es el más susceptible

La probabilidad de enfermarse gravemente de cólera depende de su grupo sanguíneo. Es posible encontrar un nuevo remedio para la temida enfermedad mediante el estudio de la estructura molecular de la toxina en la bacteria del cólera.

Cada año, de tres a cinco millones de personas se infectan con el cólera. La tasa de mortalidad es alta: cien mil personas mueren cada año por la temida enfermedad.

'El cólera depende del grupo sanguíneo. Algunos grupos sanguíneos tienen un mayor riesgo de enfermarse gravemente ”, dice el profesor Ute Krengel del Departamento de Química de la Universidad de Oslo.

Cuando las bacterias del cólera se multiplican en el cuerpo, crean una terrible toxina llamada toxina del cólera. La toxina debe unirse a la membrana celular antes de que pueda penetrar más en la célula intestinal y crear problemas.

Al estudiar la estructura molecular de las toxinas del cólera, los investigadores pueden descubrir cómo las toxinas se unen a las células intestinales a nivel del átomo.

El objetivo de Krengel es encontrar un nuevo medicamento que evite que la toxina del cólera se adhiera al intestino y que garantice que la toxina se disipa del cuerpo de forma inofensiva.

El cólera provoca una diarrea violenta. El paciente puede perder hasta 12 litros de líquidos cada 24 horas. El tratamiento es un reemplazo de líquido salino.

Debe administrarse lo antes posible y en grandes cantidades. Si el paciente ya está inconsciente, la solución salina debe administrarse por vía intravenosa. Los antibióticos no sirven de nada », explica el profesor Gunnar Bjune del Instituto de Salud y Sociedad de la Universidad de Oslo.

El grupo sanguíneo O es el peor

La bacteria del cólera es originaria de Bangladesh, pero en los últimos dos siglos se ha extendido a gran parte del mundo y ha establecido una base firme en muchos países asiáticos y africanos.

«Los pacientes con grupo sanguíneo O tienen mayor riesgo de enfermarse gravemente. Aquellos con los grupos sanguíneos A, B o AB están más protegidos contra el cólera ”, dice Ute Krengel.

La población de Bangladesh se distribuye uniformemente entre los grupos sanguíneos O, A y B. En África, la mayoría de las personas tienen el grupo sanguíneo O. Casi todos los habitantes de la población indígena de América Latina tienen el grupo O. Cuando el cólera golpea estas áreas, golpea con especial fuerza.

En colaboración con el Hospital Universitario de Oslo y el Centro de Biotecnología, el grupo de investigación de Ute Krengel estudia si la probabilidad de enfermarse gravemente de cólera depende de los grupos sanguíneos. Al estudiar la estructura molecular de la toxina en la bacteria del cólera, es posible encontrar un nuevo remedio para la enfermedad temida, determinar con qué fuerza se une la toxina del cólera, cuánto tiempo tarda en unirse y cuánto tiempo permanece unido a los receptores en las células intestinales.

Engaña a las bacterias

La toxina del cólera se une a pequeños receptores de la pared intestinal. Los receptores consisten en pequeñas pajitas con moléculas de azúcar adheridas. Son para proteger las células contra intrusos dañinos. Desafortunadamente, los receptores pueden explotarse.

"Queremos desarrollar nuevos medicamentos que se unan a la toxina del cólera para que no pueda unirse a las células intestinales".

La toxina del cólera consta de dos partes. Los investigadores estudian la parte inferior, que se une a los receptores.

"Hemos descubierto que la toxina del cólera se une de manera diferente a lo que se pensaba".

La toxina es una proteína. Las proteínas se construyen a partir de aminoácidos. El grupo de Krengel ahora estudiará la importancia de los distintos aminoácidos en el proceso de unión y qué aminoácidos se unen más.

Para penetrar en las células intestinales, la toxina del cólera primero debe atravesar la capa mucosa.

“Nuestros resultados sugieren que la toxina del cólera tarda más en penetrar la capa mucosa si los pacientes tienen anticuerpos del grupo sanguíneo en la mucosa.

Cuatro de cada cinco personas tienen anticuerpos de grupos sanguíneos en la mucosa. Aquellos con grupo sanguíneo O son los menos protegidos y, por lo tanto, se enferman más que otros ''.

Modelo de cólera inofensivo

En sus experimentos avanzados, el grupo Krengel ha creado un modelo biológico de cómo la toxina del cólera ingresa a las células intestinales. No utilizan bacterias reales del cólera. Hacerlo sería demasiado peligroso. En su lugar, utilizan la bacteria E. coli, que es la bacteria modelo principal para los biólogos celulares.

'Son fáciles de hacer y mucho más rápidos y seguros para trabajar. Debemos cultivar grandes cantidades para estudiar las uniones ”, dice la candidata a doctorado Julie Heggelund, cuya experiencia es en biología molecular.

Para crear toxinas artificiales del cólera, o para ser precisos: para crear la parte inferior de la toxina, debe manipular los genes de la bacteria E. coli. Cuando ha producido la parte inferior, mata las bacterias en una olla a presión. Los receptores son moléculas de azúcar sintéticas.

Control de rayos X

Los microscopios no sirven para encontrar la estructura de la toxina del cólera y los receptores: la resolución no es lo suficientemente buena. Los investigadores deben confiar en las radiografías. Los rayos X tienen una longitud de onda tan corta que la mayoría penetra en el espacio vacío de las moléculas. Sin embargo, antes de que puedan comenzar con la máquina de rayos X, los investigadores deben cristalizar la toxina y las moléculas receptoras. Esta es la especialidad de Krengel.

Al interpretar los rayos X que se propagan por el cristal, los investigadores pueden calcular cómo se ve la estructura del átomo. Esto se puede comparar con enviar luz láser a través de un tamiz. El estudio de la luz que se difunde por la malla del tamiz permite a los investigadores calcular cómo se ve el tamiz.

Cada exposición es bidimensional. Para crear una imagen tridimensional, los investigadores irradian el cristal de la toxina hasta 500 veces desde diferentes ángulos. Aunque la obtención de imágenes solo toma unos días, la interpretación de la estructura molecular puede llevar varios meses.

Julie Heggelund también toma estas imágenes de rayos X en Grenoble. Gracias a una gran máquina de rayos X con una circunferencia de casi un kilómetro, las imágenes se pueden tomar en tan solo dos minutos.

La toxina del cólera se une a pequeños receptores de la pared intestinal. Los receptores consisten en pequeñas pajitas con moléculas de azúcar adheridas. Son para proteger las células contra intrusos dañinos. Desafortunadamente, los receptores pueden explotarse.

"Queremos desarrollar nuevos medicamentos que se unan a la toxina del cólera para que no pueda unirse a las células intestinales".

La toxina del cólera consta de dos partes. Los investigadores estudian la parte inferior, que se une a los receptores.

"Hemos descubierto que la toxina del cólera se une de manera diferente de lo que se pensaba".

La toxina es una proteína. Las proteínas se construyen a partir de aminoácidos. El grupo de Krengel ahora estudiará la importancia de los distintos aminoácidos en el proceso de unión y qué aminoácidos se unen más.

Para penetrar en las células intestinales, la toxina del cólera primero debe atravesar la capa mucosa.

“Nuestros resultados sugieren que la toxina del cólera tarda más en penetrar la capa mucosa si los pacientes tienen anticuerpos del grupo sanguíneo en la mucosa.

Cuatro de cada cinco personas tienen anticuerpos de grupos sanguíneos en la mucosa. Aquellos con grupo sanguíneo O son los menos protegidos y, por lo tanto, se enferman más que otros ''.

Modelo de cólera inofensivo

En sus experimentos avanzados, el grupo Krengel ha creado un modelo biológico de cómo la toxina del cólera ingresa a las células intestinales. No utilizan bacterias reales del cólera. Hacerlo sería demasiado peligroso. En su lugar, utilizan la bacteria E. coli, que es la bacteria modelo principal para los biólogos celulares.

'Son fáciles de hacer y mucho más rápidos y seguros para trabajar. Debemos cultivar grandes cantidades para estudiar las uniones ”, dice la candidata a doctorado Julie Heggelund, cuya experiencia es en biología molecular.

Para crear toxinas artificiales del cólera, o para ser más precisos: para crear la parte inferior de la toxina, debe manipular los genes de la bacteria E. coli. Cuando ha producido la parte inferior, mata las bacterias en una olla a presión. Los receptores son moléculas de azúcar sintéticas.

Control de rayos X

Los microscopios no sirven para encontrar la estructura de la toxina del cólera y los receptores: la resolución no es lo suficientemente buena. Los investigadores deben confiar en las radiografías. Los rayos X tienen una longitud de onda tan corta que la mayoría penetra en el espacio vacío de las moléculas. Sin embargo, antes de que puedan comenzar con la máquina de rayos X, los investigadores deben cristalizar la toxina y las moléculas receptoras. Esta es la especialidad de Krengel.

Al interpretar los rayos X que se propagan por el cristal, los investigadores pueden calcular cómo se ve la estructura del átomo. Esto se puede comparar con enviar luz láser a través de un tamiz. El estudio de la luz que se difunde por la malla del tamiz permite a los investigadores calcular cómo se ve el tamiz.

Cada exposición es bidimensional. Para crear una imagen tridimensional, los investigadores irradian el cristal de la toxina hasta 500 veces desde diferentes ángulos. Aunque la obtención de imágenes solo lleva unos días, la interpretación de la estructura molecular puede llevar varios meses.

Julie Heggelund también toma estas imágenes de rayos X en Grenoble. Gracias a una gran máquina de rayos X con una circunferencia de casi un kilómetro, las imágenes se pueden tomar en tan solo dos minutos.


Haga clic aquí para solicitar nuestro último libro, Una guía práctica para las pruebas de ADN de ascendencia y relación

¿Pueden un padre AB y una madre A tener un bebé O?

-Un maestro de secundaria de México

Sí pueden. De hecho, un padre AB puede tener a veces un hijo O. Pero de ninguna manera es común. De hecho, sería justo decir que es extremadamente raro.

La única excepción está en ciertos grupos asiáticos. Algunas de estas personas tienen una versión poco común del gen del tipo sanguíneo ABO llamado cis-AB. Las personas con esta versión del gen tienen un tipo de sangre AB, pero pueden tener fácilmente un hijo O.

Ahora bien, no quiero que salgas pensando que esto es algo cotidiano para la mayoría de los asiáticos. No lo es.

Por ejemplo, una estimación que vi indicó que alrededor del 0.03% o 3 de cada 10,000 coreanos tienen este tipo de sangre. ¡Y ese es el grupo donde es más común!

El siguiente grupo más común son los japoneses. Allí parece que aproximadamente el 0,001% de las personas tienen el alelo cis-AB. O 1 de cada 100.000.

Entonces, aunque es más común que un padre AB tenga un hijo O entre los coreanos y japoneses, todavía no es tan común. Y es mucho, mucho menos común en otros grupos étnicos. S

hasta que pueda y suceda. A pesar de que su profesor de biología de la escuela secundaria dijo que era imposible.

Por qué los padres de AB rara vez tienen hijos O

La razón por la que un padre AB generalmente no tiene un hijo O tiene que ver con la forma en que el tipo de sangre normalmente funciona genéticamente. Recuerde, tenemos dos copias de cada uno de nuestros genes, una de mamá y otra de papá. Esto también se aplica al gen del tipo de sangre (o ABO).

El gen ABO viene en tres variedades: A, B y O. Dado que tenemos dos copias de este gen, eso significa que hay seis combinaciones posibles diferentes de estas tres versiones. Estas seis combinaciones conducen a los cuatro posibles grupos sanguíneos de la siguiente manera:

Como puede ver, O es como un cero. Si tiene una O y algo más, su tipo de sangre será ese algo más.

La tabla también muestra por qué los padres AB tienen tan pocas veces un hijo O. ¡Porque no tienen una O para transmitir!

Para ser O, generalmente necesitas obtener una O tanto de mamá como de papá. Pero un padre AB generalmente tiene una versión A y una B, no una O. Por lo tanto, generalmente no pueden tener un hijo O. Excepto, por supuesto, cuando pueden.

Formas de romper las reglas del tipo de sangre

Hay algunas formas en que un padre AB puede tener un hijo O. Una de las formas menos raras es cuando el padre tiene la versión cis-AB de la que estaba hablando antes. Estas personas tienen las siguientes posibles combinaciones de genes:

Todos son del tipo de sangre AB, pero la combinación de genes medios puede tener un hijo O. Veamos cómo.

Imagínese un padre con la combinación de genes del medio. Tiene una versión AB y una versión O del gen ABO. Es del tipo de sangre AB pero porta la versión O del gen del tipo de sangre.

Ahora imaginemos que tiene un hijo con una mujer que tiene los genes A y O. Ella es un tipo de sangre A, pero al igual que el padre, también porta una versión O del gen ABO.

Como puede ver en la imagen de la derecha, estos dos padres pueden tener un hijo O. De hecho, cada uno de sus hijos tendría una probabilidad de 1 en 4 de ser O.

Y esta es solo la forma más común en que un padre AB puede tener un hijo O. También hay muchas otras posibilidades más raras.

Aunque no entraré en ellos aquí, hemos cubierto muchos de ellos antes. Lo que he hecho es enumerar algunas otras posibles formas en que un padre AB puede tener un hijo O y relacionar cada posibilidad con una de nuestras respuestas anteriores que trataba el tema. ¡Disfrutar!


Datos positivos sobre el tipo de sangre

1. Un tipo de sangre positivo es el segundo tipo de sangre más común en el mundo.

Como segundo tipo de sangre más común, A + se puede encontrar en treinta y cuatro de cada cien personas en el planeta. Otras estadísticas afirman que se puede encontrar un tipo de sangre positivo en una de cada 3 personas. En términos generales, esto significa que alrededor del 36% de la población humana total tiene un tipo de sangre A +. Aunque los números son altos, en términos de etnia, las proporciones de quienes comparten este tipo de sangre no son las mismas. Por ejemplo, en África, solo el 24% de las personas tienen A +, en los países hispanos ese número es mayor (29%), mientras que en Asia tenemos un 27% de personas que tienen un tipo de sangre A positivo.

2. Patrones de herencia A +

El gen conocido como ABO se encuentra en el cromosoma 9 y se usa para establecer el sistema de grupos de la sangre. En este gen, A y B tienen una relación codominante. Tenga en cuenta que las personas que tienen el grupo A tienen un antígeno A en la sangre y un anticuerpo B en el plasma, mientras que para el grupo B es al revés. Existe un cierto patrón que siguen los grupos sanguíneos y se usa para determinar el camino posterior del grupo sanguíneo. Los patrones son los siguientes:

Un dato interesante sobre el tipo de sangre A + es que un niño tendrá un grupo sanguíneo A o un grupo sanguíneo O si sus padres tienen grupos A y O. Pero si el niño tiene un grupo sanguíneo A o B, significa que uno de sus padres tiene O y el otro tiene un grupo AB. Por otro lado, si ambos padres tienen un grupo A, el niño tendrá un grupo sanguíneo A u O. Si uno de los padres tiene un grupo A y el otro tiene un grupo B, el niño heredará el grupo A, B, O o AB. Sin embargo, el niño tendrá A, B o AB si sus padres tienen A y AB, grupos sanguíneos. Y finalmente, si ambos padres tienen un grupo sanguíneo AB, el niño tendrá un grupo A, B o AB.

3. Compatibilidad para recibir: A + solo puede recibir sangre de: A +, A-, O + y O-

La razón por la cual una persona que tiene un tipo de sangre A positivo puede recibir sangre solo de ciertos grupos sanguíneos es que A + tiene el antígeno A en los glóbulos rojos. Las personas con este antígeno en la sangre pueden recibir sangre de personas que tienen el mismo antígeno (en este caso, los tipos sanguíneos A + y A-), y pueden recibir sangre del grupo O universal (tanto positivo como negativo). Todas las demás transfusiones, como por ejemplo recibir sangre del grupo B, pueden acabar activando el sistema inmunológico y tener graves consecuencias.

4. Compatibilidad para la donación: A + puede donar sangre solo a personas que tienen los grupos sanguíneos A + y AB +

Aunque puede recibir sangre de los tipos sanguíneos A y B independientemente de su signo + o -, una persona que tiene un tipo de sangre A positivo es un donante compatible solo para aquellos que tienen factor Rh presente en su sangre junto con un antígeno A. Estos datos interesantes sobre el tipo de sangre A positivo limitan el número de personas que pueden recibir sangre de un donante A + y deja a los que tienen el tipo de sangre A + y AB +. Tenga en cuenta que se puede volver a administrar sangre después de 56 días.

5. Compatibilidad para el tipo de plasma: recibir de A y AB, donar a O y A

Dado que A es un grupo sanguíneo que no tiene anticuerpos A, puede recibir plasma de los grupos sanguíneos A y AB. Por otro lado, como donante, una persona con grupo sanguíneo A solo puede dar plasma a aquellos que tienen A u O. Tenga en cuenta que la misma persona puede donar plasma nuevamente después de 28 días.

6. A +, presencia de factor Rh

Ya hemos mencionado el factor Rh. Puede definirse como uno de los marcadores adicionales que se encuentran en la sangre, y puede ser positivo o negativo. El objetivo principal del factor Rh es determinar las diferencias dentro de los genes. Cuando se trata de un tipo de sangre positivo, tiene un factor Rh positivo.

7. Sensibilidad a las enfermedades

Un dato interesante sobre la sangre A positiva es que se asume que las personas que tienen el tipo de sangre A + tienen un mayor riesgo de padecer enfermedades específicas como diabetes, diferentes enfermedades cardiovasculares, todo tipo de alergias, etc. Es por eso que se recomienda encarecidamente realizar un seguimiento de estas condiciones y ser más consciente de ellas. Se pueden utilizar diferentes estrategias para la prevención y el logro de la salud en general.

8. Rasgos de personalidad

Se cree que las personas de diferentes tipos de sangre tienen ciertos rasgos de personalidad. Esta creencia se originó en Japón y pronto se hizo popular en todo el mundo. Cuando se trata de personas con un tipo de sangre positivo, se las describe como buenas oyentes, como personas creativas, analíticas e intuitivas, y personas empáticas y sensibles hacia las necesidades de los demás.


¿Por qué las personas tienen diferentes tipos de sangre?

Los tipos de proteínas, glicoproteínas y glicolípidos que se encuentran (o expresan) en la superficie de los glóbulos rojos definen los tipos de sangre. Además, los tipos de sangre, o al menos los genes responsables de ellos, se heredan. Karl Landsteiner describió los tipos de sangre originales, A, B y O, en 1900 y los médicos ahora reconocen 23 sistemas de grupos sanguíneos con cientos de "tipos" diferentes. Muchos de los antígenos de tipo sanguíneo (y los anticuerpos que reaccionan con ellos) se han descubierto como resultado de incompatibilidades transfusionales. Sin embargo, algunas de estas moléculas tienen funciones adicionales que son al menos tan importantes como conferir compatibilidad (o falta de compatibilidad) a los receptores de transfusiones. El advenimiento de la bioquímica y la biología molecular sofisticadas ha ayudado a caracterizar varias de estas entidades. Aunque parece que la mayoría de las moléculas no son esenciales para la función de los glóbulos rojos, algunas tienen funciones específicas en la membrana del glóbulo rojo, como permitir que las sustancias entren y salgan del glóbulo rojo o unir ciertas sustancias a la superficie celular.

Para algunos tipos de sangre, la evolución y las presiones selectivas ambientales son claramente importantes para su persistencia. Por ejemplo, el tipo de sangre Duffy incluye un receptor que permite que ciertos tipos de parásitos de la malaria ingresen al glóbulo rojo. Por lo tanto, en algunas áreas de África con paludismo, las poblaciones con grupos sanguíneos negativos para Duffy tienen una ventaja de supervivencia distintiva porque la ausencia del antígeno Duffy proporciona una medida de protección contra la malaria. El porcentaje de personas que carecen del antígeno Duffy es mucho mayor en estos lugares que en áreas no endémicas de malaria.

Aún no conocemos las funciones de los factores de los grupos sanguíneos A y B. (El tipo de sangre O se define como la ausencia de factores A y B). Sin embargo, lo más probable es que sean importantes porque se expresan en muchas células y tejidos además de las células sanguíneas, y también circulan en el plasma. Existen diferencias estadísticas en la frecuencia de ciertas neoplasias malignas que se correlacionan con los grupos sanguíneos ABO: los sujetos del grupo A tienen alrededor de un 20 por ciento más de riesgo de desarrollar cáncer de estómago que los individuos del grupo O, por ejemplo, mientras que estos últimos parecen tener un mayor riesgo de desarrollar úlceras. Las razones no están claras. Sin embargo, es poco probable que estas susceptibilidades a la enfermedad otorguen una ventaja de supervivencia significativa a una población, porque (a diferencia de la malaria) a menudo ocurren más allá de los años reproductivos del sujeto. Por otro lado, existe alguna evidencia de que los miembros del grupo O son más susceptibles que otros individuos del grupo sanguíneo al agente que causa la peste bubónica, mientras que las personas del grupo A son más susceptibles al virus de la viruela. Estas correlaciones pueden explicar el aumento de la frecuencia del gen B en China, India y partes de Rusia, que sufrieron epidemias de ambas enfermedades. Los organismos infecciosos que portan antígenos similares a A y B pueden haber jugado un papel en la distribución algo diferente de los tipos de sangre en todo el mundo.

Finalmente, existen varios mitos sobre los tipos de sangre. Se ha afirmado que las personas del grupo A tienen las peores resacas, el grupo O los mejores dientes y el grupo A2 el coeficiente intelectual más alto, por ejemplo. Con estas y otras supuestas asociaciones, tanto la base científica como el significado evolutivo son limitados en el mejor de los casos.


¿Es este el "mejor" tipo de sangre?

Una dieta de moda dejó al tipo de sangre con una reputación difícil de sacudir, pero investigaciones respetables sugieren que ser A, B, AB u O puede ser importante, mucho más allá de lo que está comiendo. (Foto: Getty Images / Kevin Curtis)

Hace unos años, la Dieta del Tipo de Sangre, un controvertido plan nutricional que sugiere comer de cierta manera en función del tipo de sangre, estaba de moda. La esencia, según el libro que popularizó la idea, era que hacerlo podría maximizar su rendimiento, mejorar la salud, protegerse de enfermedades, desarrollar emociones más fuertes e incluso ayudarlo a vivir más tiempo. El problema es que, el año pasado, la dieta fue desacreditada por un estudio en la revista PLoS ONE, dejando el tipo de sangre con una mala reputación y la mayoría de la gente pensó que no importaba mucho más allá de la necesidad de una transfusión o donación algún día.

Pero la investigación emergente sugiere que si bien su dieta no necesita estar tan estrechamente relacionado con su sangre, su salud en general puede estarlo. De hecho, un tipo de sangre sigue destacando por encima del resto: el tipo de sangre O.

Las investigaciones sugieren que las personas con sangre tipo O tienen un riesgo menor de problemas de salud cardiovascular como derrames cerebrales y ataques cardíacos. Un nuevo estudio del Instituto Karolinska muestra que las personas con sangre tipo O tienen menos probabilidades de morir de malaria. La ciencia sugiere que las personas con sangre AB tienen un mayor riesgo de tener problemas de memoria en el futuro en comparación con las personas con sangre O. Y otra investigación señala a las personas con sangre O como menos propensas a experimentar ciertos tipos de cáncer, como los cánceres de páncreas y gástricos.

Todo esto plantea la pregunta: ¿Es protectora la sangre tipo O?

Para responder a eso, primero tenemos que entender el sistema de grupos sanguíneos ABO: Hay cuatro tipos: A, B, AB y O (o ABO). Your type is determined by either the presence or absence of antigens on red blood cells, which can trigger an immune response in your body, Kristine Alexander, PhD, a postdoctoral fellow in medicine at the University of Vermont, tells Yahoo Health.

“Blood type A has the A antigen B has at least one copy of the B antigen and AB has a copy of A and B. O is when you don’t have either,” she says. “The reason people with blood type O are universal donors is that there is an absence of the A and B antigens — no one’s body is going to form antibodies to attack blood type O.” (If you’re A, and you received type B blood, your body would attack the foreign antibody.)

Along these same lines, type AB is a universal acceptor — since it has both A and B antigens, people with AB can take in all kinds of blood from the ABO group, but only type O can give to anyone.

“Blood group antigens play different roles in different places of the body. Depending on where they are, they may exert a different effect on different diseases — and depending on the disease, there are different theories,” Arash Etemadi, MD, PhD, a postdoctoral fellow at the National Cancer Institute, tells Yahoo Health.

Scientists don’t yet know all of the proteins or cell types that the ABO enzyme affects, says Alexander. “There could certainly be other, undiscovered ways that blood type influences our physiology.” Here, some of what science knows:

Alexander says that it does look as though blood type O is protective in the setting of cardiovascular disease. “There is no reason to think that particular molecules on red blood cells would have anything to do with cardiovascular disease, but those same molecules attach molecules to a protein that is important in blood clotting, called the Von Willebrand factor,” she says. People with type O blood have lower Von Willebrand factor levels. That’s good for the heart because ”it means your blood is a little less likely to clot. And more heart attacks and strokes are caused by blood clots, so anything that can have a part in reducing that risk is beneficial.”

A different study Etemadi conducted looked at mortality rates, and found that people with type O blood lived longer than those with non-O types.

What’s good for your heart is usually good for your brain — and a lot of cardiovascular risk factors are also mental health risk factors, says Alexander. “We know that cardiovascular risk factors like high cholesterol and diabetes are also associated with dementia and Alzheimer’s,” says Alexander. But it may also be that the brain benefits linked with type O blood don’t have everything to do with heart health.

Research published in the journal Neurology out of the University of Vermont found that people with type AB blood have an increased risk for cognitive problems as they grow older. Even after taking into account race, sex, and where someone lived, the work found that impaired thinking was 82 percent more likely in people with AB blood than people with A, B, or O blood. Research has also made connections between people with A blood type and obsessive-compulsive disorder.

Blood type could also have an effect on brain functioning through inflammation-related properties. Molecules called soluble E-selectin play an important role in inflammation, due to their involvement in recruiting white blood cells to areas of injury, she says. And no surprise here — they’re also associated with cardiovascular disease, going back to the idea that brain health and heart health are often connected.

It’s thought that type O blood can help tie up an inflammatory response related to malaria, says Etemadi. “Recent research by other groups suggests that it’s more possible in people with A or B blood for malaria parasites to destroy red blood cells. It relies on that blood group antigen that’s only present in A and B,” he says. “Because malaria was a major cause of death a while back, people who were resistant were more likely to live. People with blood type O were more likely to survive in places where malaria was a major cause of death .”

When it comes to cancer, certain blood types are linked to specific kinds. “O blood group has a lower risk of gastric cancer,” says Etemadi. ¿Cómo? “The main cause of gastric cancer is a microbe bacteria called H. pylori are among the best known infectious causes of cancer. The reason type A (and possibly B) blood is at increased risk is because of the type of response that your body gives — the inflammatory response is different,” he says. “They are more predisposed to the effect of those bacteria.”

People with blood type O may also be at a lower risk for pancreatic cancer than people with other blood types. But the ‘why’ remains a research mystery, Harvey A. Risch, MD, PhD, a professor of epidemiology at Yale University, tells Yahoo Health. “The reason isn’t known.”

Are There Benefits To AB Blood?

“With most of the current research, it appears there’s not so much of a benefit in non-O blood,” says Etemadi. If you lived in a time or age when bleeding was the main cause of death, things may have been different: Blood O does not have any advantages there — it leads to more bleeding, Etemadi says. But today, cardiovascular issues play a bigger role in death than bleeding.

Some reports have suggested that people with O blood type may be more likely to have depression and intense anxiety, but the science doesn’t always hold. “Most of those studies were done in the 1970s, using small numbers of participants and (currently) outdated mental health diagnostic criteria,” says Alexander. “While intriguing, more research needs to be done to confirm these findings.”

“There have also been some observations that people with blood group O have more stomach ulcers,” says Etemadi. “This is probably not true — it’s just that blood type O bleeds more, and ulcers are more likely to be detected because of that.”

Blood Type Isn’t Everything — Not Even Close

Here’s the important thing to remember: Your blood type — while certainly linked to specific health conditions — doesn’t mean everything. And a doctor probably isn’t going to factor your blood type into your risk for cardiovascular health issues or dementia. “In the future, it could go into establishing risk — but that isn’t commonly done now,” says Alexander.

And while you can’t change yourself from A to O, the effect of blood group on disease risk is “not so definite and not so big,” says Etemadi. “Although in general we thought non-O blood group have a 10 to 12 percent increased risk for cardiovascular disease, you can beat that with changing modifiable risk factors like your weight, diet, and exercise.”


People with blood groups A, B and AB at higher risk of type 2 diabetes than group O

A study of more than 80,000 women has uncovered different risks of developing type 2 diabetes associated with different blood groups, with the biggest difference a 35% increased risk of type 2 diabetes found in those with group B, Rhesus factor positive (R+) blood compared with the universal donor group O, Rhesus factor negative (R-). The study is published in Diabetologia (the journal of The European Association for the Study of Diabetes) and is by Dr Guy Fagherazzi, and Dr Françoise Clavel-Chapelon, Center for Research in Epidemiology and Population Health, INSERM, Villejuif, France, and colleagues.

While previous studies have investigated the links between blood group and stroke (finding an increased risk for group AB versus group O), those on blood groups and their link with diabetes have been small and thus underpowered and unable to provide definitive results. In this new research, Fagherazzi and colleagues took data from 82,104 women from the large prospective E3N cohort in France followed between 1990 and 2008. The objective of this study was to evaluate the relationship of ABO blood type (A, B, AB and O), Rhesus factor (positive or negative) and a combination of the two (ABO×Rhesus) with type 2 diabetes (T2D).

The results showed that, compared with women with group O blood, women with group A were 10% more likely to develop T2D, and those with group B 21% more likely (both statistically significant). The AB group was 17% more likely to develop T2D, but this result was not statistically significant. When looking solely at R+ versus R- women, neither group was at increased risk of developing T2D compared with the other.

The authors then combined ABO group and Rhesus group and compared each possible combination with O negative (O-), which is known as the universal donor group because since it contains none of the A. B, or Rhesus antigens, blood from people in this group can be successfully donated to any other group (without rejection).

Compared with O- women, the highest increased risk of developing T2D was found in B+ (35% increased risk), followed by AB+ (26%), A- (22%), A+ (17%). The results for O-, B-, and AB- groups were not statistically significant.

Dr Fagherazzi says: "The present study shows for the first time in a large prospective cohort that specific ABO blood groups are associated with an increased type 2 diabetes risk." The authors say that the reasons behind the association are currently unknown, but could be related to a number of factors: it has been suggested that the human ABO locus might influence endothelial or inflammation markers. ABO grouping is also associated with various molecules known to be connected to T2D, and a recent paper concluded that ABO grouping is a factor which determines the overall gut microbe composition, which in turn affects metabolism and thus could be related to T2D.

Dr Clavel-Chapelon notes: "Our study population included only women but, to our knowledge, no biological mechanisms are likely to explain a sex-dependent association. Information on the participants was self-reported but this is unlikely to substantially affect the results. This is the first study to investigate a relationship between blood type and type 2 diabetes risk using such a large cohort size and a prospective design."

Dr Fagherazzi concludes: "Our findings support a strong relationship between blood group and diabetes risk, with participants with the O blood type having a lower risk of developing type 2 diabetes. Therefore, the effects of blood groups should be investigated in future clinical and epidemiological studies on diabetes. Further pathophysiological research is also needed to determine why the individuals with blood type O have a lower risk of type 2 diabetes."


Why is my blood group O -ve? - biología

The mother in question is blood type A+. Her genotype at the ABO location is either AA or AO. Her Rh genotype is either Rh+/Rh+ or Rh+/Rh-. The information that the maternal grandmother is also blood type A+ and a brother is blood type O tells us that the maternal grandmother of the child has genotype AO, since she is type A but donated an O allele to one of her children.

The mother wants to know the potential blood types of the father of her son. The son is blood type A+. Unfortunately for this particular case, the mother cannot distinguish between any potential fathers from blood type alone. Note from the table that this mother could have created a child with type A blood with a father of any of the four possible blood types, type A, type AB, type B, or type O. Likewise, the father of the child could be either Rh+ or Rh-.

De la madre
Sangre
Escribe
Posible
De la madre
Genotipo
Padre
Sangre
Escribe
Posible
Padre
Genotipo
Posible
Niño
Tipo de sangre
A AA, AO A AA, AO A, O
A AA, AO AB AB A, AB, B
A AA, AO B BB, BO A, AB, B, O
A AA, AO O OO A, O
Paternity issues

It should be apparent from this discussion that blood type is not a very good test for paternity. In some cases, unambiguous information can be obtained, i.e. a type AB male cannot father a type O child. However in most cases, the results are uncertain.

If determining the paternity of a child is important, there are very sensitive DNA test currently available that can establish paternity to a certainty in excess of 99.99%, or exclude someone as the biological father with absolute certainty. Elsewhere in the Biology Project is an exercise to follow the inheritance of DNA markers in a paternity study.