Información

¿Diferencia entre 'Órbita' y 'Globo' en la anatomía del ojo?

¿Diferencia entre 'Órbita' y 'Globo' en la anatomía del ojo?



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

¿Cuál es la diferencia entre 'Orbit' y 'Globe' en la anatomía del ojo? ¿Se refieren a lo mismo? Encontré esto en este texto:

… Ganglio ciliar, que tiene un tamaño de aproximadamente 3 mm y se encuentra 2-3 mm posterior al globo y lateral al nervio óptico,…


Yo mismo encontré una respuesta aproximada:

El globo del ojo, o bulbus oculi, es el globo ocular. aparte de sus apéndices

http://en.wikipedia.org/wiki/Globe_%28human_eye%29

... la órbita es la cavidad o cavidad del cráneo en el que el ojo y sus apéndices estan situados. "Órbita" puede referirse a la cavidad ósea, o también se puede utilizar para dar a entender el contenido.

http://en.wikipedia.org/wiki/Orbit_%28anatomy%29


Dado que solo una pequeña parte del ojo llamada fóvea proporciona una visión nítida, el ojo debe moverse para seguir un objetivo. Los movimientos oculares deben ser precisos y rápidos. Esto se ve en escenarios como la lectura, donde el lector debe cambiar la mirada constantemente. Aunque bajo control voluntario, la mayoría de los movimientos oculares se logran sin esfuerzo consciente. Precisamente cómo se produce la integración entre el control voluntario e involuntario del ojo es un tema de investigación continua. [2] Sin embargo, se sabe que el reflejo vestíbulo-ocular juega un papel importante en el movimiento involuntario del ojo.

Orígenes e inserciones Editar

Cuatro de los músculos extraoculares tienen su origen en la parte posterior de la órbita en un anillo fibroso llamado anillo de Zinn: los cuatro músculos rectos. Los cuatro músculos rectos se adhieren directamente a la mitad frontal del ojo (anterior al ecuador del ojo) y reciben el nombre de sus trayectorias rectas. [2] Tenga en cuenta que medial y lateral son términos relativos. Medial indica cerca de la línea media y lateral describe una posición alejada de la línea media. Por tanto, el recto medial es el músculo más cercano a la nariz. Los rectos superior e inferior no tiran hacia atrás del ojo, porque ambos músculos también tiran levemente medialmente. Este ángulo medial posterior hace que el ojo gire con la contracción del músculo recto superior o del recto inferior. La extensión de la ondulación en los rectos es menor que la oblicua y opuesta a ella. [2]

los oblicuo superior El músculo se origina en la parte posterior de la órbita (un poco más cerca del recto medial, aunque medial a él) y se vuelve más redondo a medida que avanza hacia una polea cartilaginosa rígida, llamada tróclea, en la pared nasal superior de la órbita. El músculo se vuelve tendinoso unos 10 mm antes de pasar a través de la polea, girando bruscamente a través de la órbita y se inserta en la parte lateral posterior del globo. Por lo tanto, el oblicuo superior viaja posteriormente durante la última parte de su recorrido, pasando por encima del ojo. Debido a su trayectoria única, el oblicuo superior, cuando se activa, tira del ojo hacia abajo y lateralmente. [3]

El último músculo es el oblicuo inferior, que se origina en la parte frontal inferior de la pared orbitaria nasal y pasa por debajo del LR para insertarse en la parte posterior lateral del globo. Así, el oblicuo inferior tira del ojo hacia arriba y lateralmente. [3] [4] [5]

Los movimientos de los músculos extraoculares tienen lugar bajo la influencia de un sistema de poleas de músculos extraoculares, poleas de tejido blando en la órbita. El sistema de poleas de los músculos extraoculares es fundamental para el movimiento de los músculos oculares, en particular también para garantizar la conformidad con la ley de Listing. Ciertas enfermedades de las poleas (heterotopía, inestabilidad y obstrucción de las poleas) provocan patrones particulares de estrabismo incomitante. Las funciones defectuosas de la polea pueden mejorarse mediante intervenciones quirúrgicas. [6] [7]

Suministro de sangre Editar

Los músculos extraoculares están inervados principalmente por ramas de la arteria oftálmica. Esto se hace directa o indirectamente, como en el músculo recto lateral, a través de la arteria lagrimal, una rama principal de la arteria oftálmica. Las ramas adicionales de la arteria oftálmica incluyen las arterias ciliares, que se ramifican en las arterias ciliares anteriores. Cada músculo recto recibe sangre de dos arterias ciliares anteriores, a excepción del músculo recto lateral, que recibe sangre de solo una. El número exacto y la disposición de estas arterias ciliares pueden variar. Las ramas de la arteria infraorbitaria irrigan el recto inferior y los músculos oblicuos inferiores.

Suministro de nervios Editar

Los núcleos o cuerpos de estos nervios se encuentran en el tronco del encéfalo. Los núcleos de los nervios abducens y oculomotor están conectados. Esto es importante para coordinar el movimiento del recto lateral en un ojo y la acción medial en el otro. En un ojo, en dos músculos antagonistas, como los rectos lateral y medial, la contracción de uno conduce a la inhibición del otro. Los músculos muestran pequeños grados de actividad incluso en reposo, lo que los mantiene tensos. Esta actividad "tónica" es provocada por descargas del nervio motor al músculo. [2]

Desarrollo Editar

Los músculos extraoculares se desarrollan junto con la cápsula de Tenon (parte de los ligamentos) y el tejido graso de la cuenca del ojo (órbita). Hay tres centros de crecimiento que son importantes en el desarrollo del ojo y cada uno está asociado con un nervio. Por lo tanto, la inervación posterior (inervación) de los músculos oculares proviene de tres nervios craneales. El desarrollo de los músculos extraoculares depende del desarrollo normal de la cuenca del ojo, mientras que la formación del ligamento es completamente independiente.

Movimientos Editar

A continuación se muestra una tabla de cada uno de los músculos extraoculares y su inervación, orígenes e inserciones, y las acciones primarias de los músculos (también se incluyen las acciones secundarias y terciarias, en su caso). [8]

Músculo Inervación Origen Inserción Acción primaria Acción secundaria Acción terciaria
Recto medial Nervio oculomotor
(rama inferior)
Anillo de Zinn Ojo
(superficie anterior, medial)
Aducción
Recto lateral Nervio abducens Anillo de Zinn Ojo
(superficie anterior, lateral)
Secuestro
Recto superior Nervio oculomotor
(rama superior)
Anillo de Zinn Ojo
(superficie anterior, superior)
Elevación Inciclotorsión Aducción
Recto inferior Nervio oculomotor
(rama inferior)
Anillo de Zinn Ojo
(superficie anterior, inferior)
Depresión Exciclotorsion Aducción
Oblicuo superior Nervio troclear Hueso esfenoide
a través de la Trochlea
Ojo
(superficie posterior, superior, lateral)
Ciclotorsión Depresión Secuestro
Oblicuo inferior Nervio oculomotor
(rama inferior)
Hueso maxilar Ojo
(superficie posterior, inferior, lateral)
Exciclotorsion Elevación Secuestro
Levator palpebrae superioris Nervio oculomotor Hueso esfenoide Placa tarsal del párpado superior Elevación / retracción

Coordinación de movimiento Editar

Las direcciones intermedias están controladas por acciones simultáneas de múltiples músculos. Cuando uno cambia la mirada horizontalmente, un ojo se moverá lateralmente (hacia un lado) y el otro se moverá medialmente (hacia la línea media). Esto puede estar coordinado neuralmente por el sistema nervioso central, para hacer que los ojos se muevan juntos y casi involuntariamente. Este es un factor clave en el estudio del estrabismo, a saber, la incapacidad de los ojos para dirigirse a un punto.

Hay dos tipos principales de movimiento: movimiento conjugado (los ojos se mueven en la misma dirección) y disyuntivo (direcciones opuestas). El primero es típico cuando se mueve la mirada hacia la derecha o hacia la izquierda, el segundo es la convergencia de los dos ojos en un objeto cercano. La disyunción se puede realizar de forma voluntaria, pero generalmente se desencadena por la proximidad del objeto objetivo. Es posible un movimiento de "balancín", es decir, un ojo mirando hacia arriba y el otro hacia abajo, pero no voluntariamente, este efecto se produce al colocar un prisma delante de un ojo, por lo que la imagen relevante aparentemente se desplaza. Para evitar la visión doble desde puntos no correspondientes, el ojo con el prisma debe moverse hacia arriba o hacia abajo, siguiendo la imagen que pasa por el prisma. Asimismo, la torsión conjugada (balanceo) en el eje anteroposterior (de adelante hacia atrás) puede ocurrir naturalmente, como cuando uno inclina la cabeza hacia un hombro, la torsión, en la dirección opuesta, mantiene la imagen vertical.

Los músculos muestran poca inercia: la parada de un músculo no se debe a la verificación del antagonista, por lo que el movimiento no es balístico. [2]

Examen Editar

El examen clínico inicial de los músculos extraocculares del ojo se realiza examinando el movimiento del globo ocular a través del seis movimientos oculares cardinales. Cuando el ojo se gira hacia afuera (temporalmente) y horizontalmente, se prueba la función del músculo recto lateral. Cuando el ojo se gira hacia adentro (nasal) y horizontalmente, se está probando la función del músculo recto medial. Al girar el ojo hacia abajo y hacia adentro, el recto inferior se contrae. Al girarlo hacia arriba y en el recto superior se contrae. Paradójicamente, al girar el ojo hacia arriba y hacia afuera se usa el músculo oblicuo inferior, y al girarlo hacia abajo y hacia afuera se usa el oblicuo superior. Todos estos seis movimientos se pueden probar dibujando una gran "H" en el aire con un dedo u otro objeto frente a la cara del paciente y haciendo que siga la punta del dedo u objeto con los ojos sin mover la cabeza. Hacer que se enfoquen en el objeto a medida que se mueve hacia su cara en la línea media pondrá a prueba convergencia, o la capacidad de los ojos para volverse hacia adentro simultáneamente para enfocar un objeto cercano.

Para evaluar la debilidad o el desequilibrio de los músculos, se ilumina una linterna directamente sobre las córneas. Los resultados normales esperados del reflejo de luz corneal son cuando el reflejo de la linterna se encuentra en el centro de ambas córneas, por igual. [9]


Moran CORE

Nombre: Paul D. Chamberlain, estudiante de medicina de cuarto año, Baylor College of Medicine Reese Feist, jefe de residentes, University of Utah Moran Eye Center.
Tema: Celulitis preseptal vs celulitis orbitaria
Terminología y anatomía

Diferenciar la celulitis orbitaria de la preseptal es extraordinariamente importante, dado que la celulitis orbitaria tiene el potencial de causar un síndrome compartimental dentro de la cuenca del ojo que da como resultado una pérdida irreversible de la visión del ojo afectado. El tabique orbitario es una vaina membranosa que se extiende desde el periostio de la órbita hasta la placa tarsal ubicada en el párpado, y es la estructura anatómica clave para diferenciar la celulitis preseptal de la orbitaria. La órbita (cuenca del ojo) es la estructura ósea en la que se aloja el globo (globo ocular) y también contiene músculos extraoculares, grasa y los vasos sanguíneos y nervios que irrigan estas estructuras. La celulitis orbitaria (Imagen 1), también llamada celulitis post-septal, es la inflamación de los tejidos blandos (músculos, grasa y tejido conectivo) de la órbita, más comúnmente debido a una infección. Es importante recordar que en la celulitis orbitaria, el globo en sí no está infectado ni inflamado. Debido a que la órbita está rodeada por los senos frontal, etmoidal y maxilar, la infección a menudo es el resultado de la extensión de una infección de los senos nasales.

En comparación, la celulitis preseptal (Imagen 2), también conocida como celulitis periorbitaria, es una infección de los párpados y los tejidos blandos circundantes que se encuentran por delante del tabique orbitario. Tanto la celulitis orbitaria como la celulitis preseptal son más comunes en los niños, y la celulitis preseptal es mucho más común que la celulitis orbitaria.

Paciente con celulitis orbitaria. Nota: la celulitis orbitaria puede adoptar una variedad de manifestaciones clínicas y esta imagen no debe tomarse como un estándar de oro con el que un examinador compara a un paciente.

Paciente con celulitis preseptal.

Manifestaciones clínicas

Varios signos pueden alertar al examinador de la presencia de celulitis orbitaria (tabla 1). Los pacientes suelen presentar eritema y edema de los párpados. En la celulitis orbitaria, el eritema y el edema pueden detenerse abruptamente en el arco marginal, donde el tabique orbitario se inserta en el periostio. La celulitis preseptal típicamente se expande más allá de este punto de referencia. Los pacientes pueden presentar dolor ocular, especialmente con movimientos oculares debido a la irritación de los músculos inflamados. Oftalmoplejía parcial o completa (incapacidad para mover el ojo en una o más direcciones) y diplopía asociada (visión doble) debido a la inflamación de los músculos extraoculares o de los nervios craneales asociados. En la celulitis orbitaria, la inflamación y / o un absceso orbitario pueden desplazar el globo, a menudo empujándolo hacia adelante o hacia afuera, lo que se denomina proptosis. La presencia de proptosis es una emergencia médica para evaluar el síndrome compartimental. Los párpados pueden hincharse y, en casos graves, hincharse y cerrarse. Los párpados que se cierran hinchados pueden estar presentes en la celulitis orbitaria o preseptal, y no es tan útil para distinguir entre los dos. La agudeza visual puede estar disminuida, pero a menudo no se ve afectada, y una agudeza visual normal no debe descartar la celulitis orbitaria. A menudo hay antecedentes de sinusitis o absceso dental. Sin embargo, es posible que no exista una fuente clara de inflamación y que ni siquiera sea infecciosa, como ocurre con el síndrome inflamatorio orbitario idiopático.

La celulitis preseptal es mucho más común que la celulitis orbitaria y también se presenta con dolor ocular y eritema del párpado y la piel y los tejidos blandos circundantes. La inflamación también puede ser lo suficientemente grande como para cerrar bien los párpados (imagen 3), y deben abrirse para una inspección visual. La celulitis preseptal no causa pérdida de la visión y, si la agudeza visual está disminuida, es probable que se deba a un examen deficiente oa una infección más grave. La celulitis preseptal también puede surgir de la sinusitis, pero también puede surgir como consecuencia de un traumatismo local, un cuerpo extraño o una picadura de insecto (Imagen 4).

Celulitis preseptal con ptosis mecánica o párpado caído por edema y eritema de los párpados. Tenga en cuenta que no hay proptosis y que el eritema no se detiene abruptamente en el borde orbitario, lo que hace que sea clínicamente menos probable que sea celulitis orbitaria.

Paciente con celulitis preseptal secundaria a picadura de insecto.

Celulitis orbitaria. Obsérvese la conjuntiva bullosa y edematosa (quemosis conjuntival), la proptosis y la delineación de la hinchazón alrededor del borde orbitario. Este paciente fue sometido a una cantotomía / cantólisis lateral urgente.

Tabla 1: Comparación de las características clínicas, históricas y diagnósticas de la celulitis preseptal y orbitaria.

Característica Celulitis preseptal Celulitis orbitaria
Dolor de ojo Puede estar presente
Eritema y / o dolor a la palpación del párpado
Dolor con los movimientos de los ojos. No Puede estar presente
Oftalmoplejía ± diplopía No Puede estar presente*
Proptosis No Puede estar presente*
Pérdida de la visión No Puede estar presente*
RAPD No Puede estar presente*
Fiebre Normalmente no está presente Habitualmente presente
Presión intraocular (PIO) Normal Puede estar elevado *
Resistencia a la retropulsión Ninguno Regalo*
Historia de la sinusitis Puede estar presente, pero a menudo no Presente la mayoría de las veces
Imágenes por tomografía computarizada o resonancia magnética Muestra inflamación solo anterior al tabique orbitario Muestre afectación post-septal de la inflamación.
Cultivos de sangre Muy raramente tiene bacteriemia Puede haber bacteriemia
* Signos y síntomas emergentes que podrían justificar una cantotomía / cantólisis lateral inmediata

Work-up y tratamiento

Como se discutió anteriormente, el El primer paso es determinar si un paciente tiene celulitis orbitaria., que requiere imagenología orbitaria, ingreso, hemocultivos y antibióticos intravenosos. Comience con un examen oftalmológico completo, con especial atención a la agudeza visual, la prueba pupilar para un defecto pupilar aferente relativo (RAPD), la presión intraocular y la evaluación de la proptosis y la motilidad ocular. En los casos de duda, la tomografía computarizada (TC) con y sin contraste de la órbitas y senos nasales Se debe ordenar que busque evidencia de afectación post-septal. Si se hace un diagnóstico de celulitis orbitaria, el paciente debe ser evaluado inmediatamente y monitoreado para detectar signos de síndrome compartimental y neuropatía óptica que justificarían una cantotomía / cantólisis lateral emergente. Este procedimiento permite la expansión anterior del contenido orbitario, lo que alivia la presión dentro de la órbita y restablece el flujo sanguíneo a esas estructuras. Incluso después de iniciar los antibióticos, la hinchazón puede aumentar durante las primeras 24 a 48 horas, por lo que se justifica una reevaluación frecuente. La cirugía inmediata puede estar indicada si hay evidencia de un absceso subperióstico, un absceso orbitario o una extensión de la infección al cráneo. Considere consultar a un otorrinolaringólogo para el manejo de la enfermedad de los senos nasales.

Los pacientes cuya historia y exploración sean compatibles con celulitis preseptal sin síntomas de celulitis orbitaria pueden ser tratados de forma ambulatoria con antibióticos orales. Los pacientes con celulitis preseptal que reciben un tratamiento adecuado suelen recuperarse por completo sin secuelas permanentes. Si se trata adecuadamente, los pacientes con celulitis orbitaria también suelen tener buenos resultados. Sin embargo, no diagnosticar y tratar la celulitis orbitaria de manera oportuna puede resultar en una pérdida permanente de la visión. Un se debe consultar al oftalmólogo en todos los casos de celulitis orbitaria o preseptal. Sin embargo, la evaluación de la celulitis orbitaria que amenaza la visión no debe posponerse. hasta que haya un oftalmólogo disponible ya que una neuropatía óptica isquémica irreversible puede ocurrir en menos de 90 minutos.

Amin N, Syed I, Osborne S. Evaluación y tratamiento de la celulitis orbitaria. Revista británica de medicina hospitalaria. 2016 77(4):216-20.
Hauser A, Fogarasi S. Celulitis periorbitaria y orbitaria. Pediatría en revisión. 2010 31(6):242-9.
Meara DJ. Enfermedad nasosinusal y celulitis orbitaria en niños. Clínicas de Cirugía Oral Maxilofacial de Norteamérica. 2012 24(3):487-96.
Rashed F, Cannon A, Heaton PA, Paul SP. Diagnóstico, manejo y tratamiento de la celulitis orbitaria y periorbitaria en niños. Enfermera de Urgencias. 2016 (24(1):30-5.


Anatomía de la órbita

Los bordes de la órbita ósea y las relaciones anatómicas. La cavidad rodea y proporciona protección mecánica para el ojo y las estructuras de tejido blando relacionadas con él.

Anatomía de la órbita del ojo Medmovie Com

Anatomía del ojo en el ojo humano.

Anatomía de la órbita. Anatomía de la órbita en anatomía la órbita es la cavidad o cavidad del cráneo en la que se encuentran el ojo y sus apéndices. Órbita puede referirse a la cavidad ósea o también puede usarse para implicar el contenido. Proceso orbitario del hueso frontal Proceso orbitario del hueso cigomático.

Se puede pensar en la órbita como una estructura piramidal. La órbita es una característica de la cara y contiene el globo y sus estructuras de soporte, así como muchos nervios y vasos. Fig. 11 diagrama de la irrigación arterial del ojo.

La fisura orbitaria superior se encuentra entre el ala mayor y menor del esfenoides. Fig. 12 las principales aberturas en la órbita. Anatomía macroscópica en el adulto la órbita tiene un volumen de aproximadamente 30 ml de los cuales el globo ocupa 65 ml.

Los contenidos de la órbita están separados y respaldados por múltiples. La órbita que protege apoya y maximiza la función del ojo. La órbita del ojo está protegida de lesiones mecánicas al estar encerrada en una órbita que está formada por porciones de varios de los huesos del cráneo para formar una pirámide de cuatro lados cuyo vértice apunta hacia la cabeza.

Por definición, la órbita ósea o la cavidad orbitaria es una cavidad esquelética compuesta por siete huesos situados dentro del cráneo. En el ser humano adulto, el volumen de la órbita es de 30 mililitros 106 imp fl oz. 101 onzas líquidas estadounidenses

Vías hacia la órbita. El sistema lagrimal produce, distribuye y drena las lágrimas. La fisura orbitaria inferior se encuentra entre.

Esta fisura permite el paso a los nervios iii iv vi ramas de las venas v1 y oftálmica.

Anatomía instantánea Áreas de cabeza y cuello Órganos Órbita ocular

Neurocirugía La órbita y la región sellar

Anatomía 1899 anatomía humana imprimir nervios y músculos de la órbita ojo Vintage antiguo arte médico ilustración para el consultorio médico del Hospital

Wikipedia de la fisura orbitaria superior

El complejo orbitario del cuerpo de anatomía de la órbita del cráneo

Capítulo 18 Órbita El panorama general Anatomía macroscópica

Anatomía esquemática de la órbita humana en cruz transversal

Atlas de anatomía ocular en órbita

Anatomía 9 Vasculatura de la órbita Anatomía 9 Órbita y su

Amazon Com Tinsay Ojo humano Modelo orbital Eyelid Medical

Huesos de la órbita Anatomía Foramen Paredes y diagrama

Modelo orbital del ojo humano Modelo del ojo de la anatomía médica del párpado

Revisión de oftalmología de anatomía orbitaria

Huesos de la órbita Anatomía Foramen Paredes y diagrama

Órbita en sección transversal Anatomía Los ojos lo tienen

Ilustración vectorial de la anatomía de la órbita

Huesos mnemónicos de la órbita

Tumor orbitario Anatomía del cáncer de cavidad ocular

Órbitas y ojos ilustraciones anatómicas

Órbita del ojo Anatomía del ojo Anatomía de la órbita Anatomía

The Orbit Anatomy Flashcards Quizlet


Procesos inflamatorios de los párpados

HORDEOLUM

Un orzuelo, o orzuelo, es una masa bien definida, a menudo dolorosa en el borde del párpado, comúnmente causada por una infección bacteriana del folículo de la pestaña14, 21.Un orzuelo es una infección de la glándula interna de meibomio (sebácea), mientras que un orzuelo (orzuelo externo) es una infección de la glándula Zeis (sudor) externa1, 21, 22. Estas masas localizadas aparecen como pápulas y furúnculos ubicados distalmente en el borde del párpado1, 21, 22. días o semanas, y las compresas tibias pueden ayudar1, 21.

CHALACIÓN

Un chalazión es una masa no infecciosa que rodea la glándula de Meibomio dentro de la porción media del párpado1, 14, 22.Los chalaziones tienden a presentarse durante más de dos semanas en comparación con la historia natural más corta de los orzuelos u orzuelos internos1. cuando el sebo obstruye la glándula.22 La piel del párpado parece anodina sin signos como una pápula.1 El eritema resultante del efecto masa puede confundirse con celulitis; sin embargo, las chalazias no son dolorosas14, 23 Intervención quirúrgica con incisión y drenaje Se puede considerar para chalazios muy grandes1, 14, 22.También se han utilizado inyecciones intralesionales de esteroides para el tratamiento si el manejo conservador con tiempo y compresas tibias es ineficaz24, 25.

BLEFARITIS

La blefaritis es una inflamación en la base de las pestañas que puede ser crónica o aguda, y se asocia con ojos secos, dermatitis seborreica, rosácea e infestación por ácaros Demodex. Los síntomas suelen empeorar por la mañana. Los tratamientos incluyen compresas tibias, masajes suaves, lavados con champú para bebés diluido, antibióticos tópicos, esteroides tópicos, antibióticos orales y combinaciones de estas terapias.26

DACRIOADENITIS

La dacrioadenitis es la inflamación de las glándulas lagrimales, mientras que la dacriocistitis es la inflamación del saco lagrimal en el párpado inferior.1 Ambas afecciones pueden ser causadas por virus o bacterias. Las infecciones bacterianas tienden a ser más sensibles a la palpación que las infecciones virales.1 El estafilococo, el estreptococo y los organismos gramnegativos son patógenos comunes. Clínicamente, estos procesos pueden simular la celulitis preseptal.


Desprendimiento de retina

La retina consta de dos capas: interna y externa. La capa interna, o retina neurosensorial, incluye los fotorreceptores. La capa externa es el epitelio pigmentario de la retina y se adhiere a la superficie interna de la coroides (12). El término desprendimiento de retina se refiere a la separación de las capas interior y exterior. El mecanismo más común de desprendimiento de retina es el desgarro de la capa interna. La tracción o tirar del orificio de la retina junto con el líquido vítreo que ingresa al orificio puede crear un espacio potencial a medida que las capas interna y externa se separan. El desprendimiento de retina es una emergencia quirúrgica y el tratamiento es necesario para prevenir complicaciones, como isquemia de retina y ceguera. El objetivo del tratamiento quirúrgico es la aposición de las dos capas retinianas. Hay varios procedimientos disponibles en el arsenal de los oftalmólogos para reparar desprendimientos de retina, incluido el pandeo escleral, la vitrectomía pars plana con taponamiento intraocular posterior y la retinopexia. Estas intervenciones pueden usarse simultáneamente o en sucesión para el mismo ojo, según sea necesario.

La cirugía de pandeo escleral provoca una hendidura en la pared del globo, lo que disminuye las fuerzas vectoriales que tiran de la retina. Las hebillas esclerales rodean el ojo en total (360 °) o en forma segmentaria (menos de 360 ​​° de la circunferencia total del globo) si están orientadas perpendicularmente a los músculos rectos. También pueden estar orientados radialmente (paralelos a los músculos rectos). Cualquier combinación de estas disposiciones se puede aplicar al ojo (13). Las hebillas esclerales suelen ser permanentes y solo se quitan si surgen complicaciones. Los dispositivos de hebilla escleral suelen estar compuestos de material de silicona, ya sea caucho de silicona sólida o una esponja de silicona porosa. Los dispositivos de caucho de silicona sólida se hiperattenúan en la TC, mientras que los dispositivos de esponja de silicona aparecen como una estructura con la atenuación del aire que deforma el globo. En la resonancia magnética, tanto las esponjas de silicona sólida como las de silicona tienen baja intensidad de señal en las imágenes ponderadas en T1 y T2, y pueden ser difíciles de detectar (Figura 8). La sangría del ojo puede ser el único indicio de su presencia en la resonancia magnética. Independientemente de su composición, todos los dispositivos de hebilla escleral actuales son seguros para la resonancia magnética. En el pasado, se usaban grapas de tantalio para sujetar los dispositivos de hebilla escleral en su lugar, aunque, actualmente, se prefieren las suturas solas. Los clips de tantalio se ven en radiografías e imágenes de TC como estructuras radiopacas y crean artefactos de susceptibilidad en la RM. El tantalio es un metal no ferromagnético y, por lo tanto, se considera seguro para las imágenes por resonancia magnética (14).

Figura 8a Dispositivos de hebilla escleral para el tratamiento del desprendimiento de retina en dos pacientes. (a) Imagen coronal de TC obtenida en un hombre de 67 años que muestra una hebilla escleral de caucho de silicona sólida, que se ve como una estructura delgada hiperattenuante (flecha) que rodea el globo ocular derecho. (B) Imagen de TC axial obtenida en una mujer de 80 años que muestra una esponja de silicona (punta de flecha) suturada a la esclerótica lateral del globo derecho en configuración radial, que se visualiza como una estructura con atenuación del aire. También se ve un dispositivo de hebilla de caucho de silicona circunferencial sólido (flecha). (CD) Sagital ponderado en T2 (C) y ponderado en T1 con contraste axial (D) Imágenes de RM obtenidas en el mismo paciente que en B muestre que tanto los dispositivos de silicona sólida (flechas) como los de esponja (punta de flecha) tienen baja intensidad de señal.

Figura 8b Dispositivos de hebilla escleral para el tratamiento del desprendimiento de retina en dos pacientes. (a) Imagen coronal de TC obtenida en un hombre de 67 años que muestra una hebilla escleral de caucho de silicona sólida, que se ve como una estructura delgada hiperattenuante (flecha) que rodea el globo ocular derecho. (B) Imagen de TC axial obtenida en una mujer de 80 años que muestra una esponja de silicona (punta de flecha) suturada a la esclerótica lateral del globo derecho en configuración radial, que se visualiza como una estructura con atenuación del aire. También se ve un dispositivo de hebilla de caucho de silicona circunferencial sólido (flecha). (CD) Sagital ponderado en T2 (C) y ponderado en T1 con contraste axial (D) Imágenes de RM obtenidas en el mismo paciente que en B muestre que tanto los dispositivos de silicona sólida (flechas) como los de esponja (punta de flecha) tienen baja intensidad de señal.

Figura 8c Dispositivos de hebilla escleral para el tratamiento del desprendimiento de retina en dos pacientes. (a) Imagen coronal de TC obtenida en un hombre de 67 años que muestra una hebilla escleral de caucho de silicona sólida, que se ve como una estructura delgada hiperattenuante (flecha) que rodea el globo ocular derecho. (B) Imagen de TC axial obtenida en una mujer de 80 años que muestra una esponja de silicona (punta de flecha) suturada a la esclerótica lateral del globo derecho en configuración radial, que se visualiza como una estructura con atenuación del aire. También se ve un dispositivo de hebilla de caucho de silicona circunferencial sólido (flecha). (CD) Sagital ponderado en T2 (C) y ponderado en T1 con contraste axial (D) Imágenes de RM obtenidas en el mismo paciente que en B muestre que tanto los dispositivos de silicona sólida (flechas) como los de esponja (punta de flecha) tienen baja intensidad de señal.

Figura 8d Dispositivos de hebilla escleral para el tratamiento del desprendimiento de retina en dos pacientes. (a) Imagen coronal de TC obtenida en un hombre de 67 años que muestra una hebilla escleral de caucho de silicona sólida, que se ve como una estructura delgada hiperattenuante (flecha) que rodea el globo ocular derecho. (B) Imagen axial de TC obtenida en una mujer de 80 años que muestra una esponja de silicona (punta de flecha) suturada a la esclerótica lateral del globo derecho en configuración radial, que se visualiza como una estructura con atenuación del aire. También se ve un dispositivo de hebilla de caucho de silicona circunferencial sólido (flecha). (CD) Sagital ponderado en T2 (C) y ponderado en T1 con contraste axial (D) Imágenes de RM obtenidas en el mismo paciente que en B muestre que tanto los dispositivos de silicona sólida (flechas) como los de esponja (punta de flecha) tienen baja intensidad de señal.

La vitrectomía es el proceso de eliminar el gel vítreo del ojo. La extracción del vítreo es necesaria porque se adhiere fuertemente a la retina, lo que resulta en un tirón constante. Tirar de la retina permite que el vítreo líquido entre en el espacio intrarretiniano cuando se produce un desgarro de la capa interna de la retina, lo que provoca la separación de las dos capas. Al final del procedimiento de vitrectomía, el ojo se llena con un gas de acción prolongada, como hexafluoruro de azufre, o aceite de silicona, que sirve para tapar el orificio de la retina y evitar la entrada de líquido adicional. Sin embargo, permanece el líquido vítreo inicial que infiltró el espacio intrarretiniano. Una de las funciones del epitelio pigmentario de la retina es bombear agua fuera del espacio intrarretiniano hacia la coroides. Al drenar este líquido vítreo, las dos capas retinianas pueden reaproximarse con el tiempo, aliviando el desprendimiento de retina. Después del taponamiento con gas intraocular, se observa una atenuación del aire en la cavidad vítrea en la TC, con o sin niveles hidroaéreos (Fig. 9). Las áreas correspondientes de hipointensidad se ven en las imágenes de RM ponderadas en T1 y T2 debido a la presencia de aire. Cuando se usa aceite de silicona, parece hiperaténico en CT (15). Es posible diferenciar la hemorragia intraocular de una inyección de aceite de silicona midiendo los valores de atenuación (en HU). Por lo general, la silicona tiene más de 100 HU y la sangre es menos de 90 HU, aunque estos valores pueden variar según los parámetros de la tomografía computarizada (16). Las características de imagen del aceite de silicona son algo variables en la imagen de RM debido a las diferencias de fabricación en su viscosidad. La hiperintensidad en las imágenes ponderadas en T1 y la iso-hipointensidad en las imágenes ponderadas en T2 son los hallazgos más comúnmente reportados (17). El artefacto de desplazamiento químico se puede ver en la interfaz aceite-agua después de la inyección de aceite de silicona (Fig 10) (18).

Figura 9a Vitrectomía seguida de taponamiento con gas intraocular para el tratamiento del desprendimiento de retina en dos pacientes. Imagen de TC sagital obtenida en un varón de 18 años (a) e imagen de TC axial obtenida en un hombre de 34 años (B) mostrar un área de atenuación del aire dentro del globo (*), que representa gas hexafluoruro de azufre inyectado. La presencia de un nivel hidroaéreo (punta de flecha en B) no debe confundirse con un proceso infeccioso posoperatorio. También se encuentran presentes dispositivos de hebilla escleral de caucho de silicona sólida (flechas).

Figura 9b Vitrectomía seguida de taponamiento con gas intraocular para el tratamiento del desprendimiento de retina en dos pacientes. Imagen de TC sagital obtenida en un varón de 18 años (a) imagen de TC axial y axial obtenida en un hombre de 34 años (B) mostrar un área de atenuación del aire dentro del globo (*), que representa gas hexafluoruro de azufre inyectado. La presencia de un nivel hidroaéreo (punta de flecha en B) no debe confundirse con un proceso infeccioso posoperatorio. También se encuentran presentes dispositivos de hebilla escleral de caucho de silicona sólida (flechas).

Figura 10a Vitrectomía seguida de taponamiento con aceite de silicona intraocular para el tratamiento del desprendimiento de retina en dos pacientes. (a) Imagen axial de TC obtenida en un varón de 19 años que muestra un área de hiperattenuación homogénea (flecha) en el globo derecho, hallazgo que representa aceite de silicona. También hay un dispositivo de hebilla de caucho de silicona (punta de flecha). (antes de Cristo) Axial ponderado en T2 (B) y sagital ponderado en T1 (C) Las imágenes de RM obtenidas en una mujer de 79 años muestran aceite de silicona (flecha) en el globo ocular izquierdo. Silicone oil is mildly hypointense relative to the contralateral right vitreous humor on T2-weighted images, with corresponding intermediate signal intensity on T1-weighted images. Chemical shift artifact (arrowhead), which is seen as crescent-shaped, parallel bands of low and high signal intensity on both T1- and T2-weighted images, is seen at the oil-water interface. (D) Axial fluid attenuation inversion-recovery image obtained in the same patient as in B y C shows silicone oil, which is hyperintense (arrow), whereas the normal right vitreous fluid is dark (*).

Figure 10b Vitrectomy followed by intraocular silicone oil tamponade for treatment of retinal detachment in two patients. (a) Axial CT image obtained in a 19-year-old man shows an area of homogeneous hyperattenuation (arrow) in the right globe, a finding that represents silicone oil. A silicone rubber buckle device (arrowhead) is also present. (b, c) Axial T2-weighted (B) and sagittal T1-weighted (C) MR images obtained in a 79-year-old woman show silicone oil (arrow) within the left globe. Silicone oil is mildly hypointense relative to the contralateral right vitreous humor on T2-weighted images, with corresponding intermediate signal intensity on T1-weighted images. Chemical shift artifact (arrowhead), which is seen as crescent-shaped, parallel bands of low and high signal intensity on both T1- and T2-weighted images, is seen at the oil-water interface. (D) Axial fluid attenuation inversion-recovery image obtained in the same patient as in B y C shows silicone oil, which is hyperintense (arrow), whereas the normal right vitreous fluid is dark (*).

Figure 10c Vitrectomy followed by intraocular silicone oil tamponade for treatment of retinal detachment in two patients. (a) Axial CT image obtained in a 19-year-old man shows an area of homogeneous hyperattenuation (arrow) in the right globe, a finding that represents silicone oil. A silicone rubber buckle device (arrowhead) is also present. (b, c) Axial T2-weighted (B) and sagittal T1-weighted (C) MR images obtained in a 79-year-old woman show silicone oil (arrow) within the left globe. Silicone oil is mildly hypointense relative to the contralateral right vitreous humor on T2-weighted images, with corresponding intermediate signal intensity on T1-weighted images. Chemical shift artifact (arrowhead), which is seen as crescent-shaped, parallel bands of low and high signal intensity on both T1- and T2-weighted images, is seen at the oil-water interface. (D) Axial fluid attenuation inversion-recovery image obtained in the same patient as in B y C shows silicone oil, which is hyperintense (arrow), whereas the normal right vitreous fluid is dark (*).

Figure 10d Vitrectomy followed by intraocular silicone oil tamponade for treatment of retinal detachment in two patients. (a) Axial CT image obtained in a 19-year-old man shows an area of homogeneous hyperattenuation (arrow) in the right globe, a finding that represents silicone oil. A silicone rubber buckle device (arrowhead) is also present. (b, c) Axial T2-weighted (B) and sagittal T1-weighted (C) MR images obtained in a 79-year-old woman show silicone oil (arrow) within the left globe. Silicone oil is mildly hypointense relative to the contralateral right vitreous humor on T2-weighted images, with corresponding intermediate signal intensity on T1-weighted images. Chemical shift artifact (arrowhead), which is seen as crescent-shaped, parallel bands of low and high signal intensity on both T1- and T2-weighted images, is seen at the oil-water interface. (D) Axial fluid attenuation inversion-recovery image obtained in the same patient as in B y C shows silicone oil, which is hyperintense (arrow), whereas the normal right vitreous fluid is dark (*).

Retinopexy is the creation of a chorioretinal scar surrounding the retinal tear to prevent re-separation, and it can be performed with photocoagulation (laser), cryotherapy, or heat. Recently, pneumatic retinopexy has gained popularity because it can be performed in an outpatient setting. It involves the use of laser or cryotherapy retinopexy to cause adhesion between the retina and the retinal pigment epithelium surrounding the retinal breaks followed by injection of intraocular gas. Postprocedure CT or MR imaging findings of pneumatic retinopexy are similar to those of gas tamponade after vitrectomy.


Clinical relations

Fractures

The most common clinical conditions related to the orbit are fractures. Any of the walls can be affected, but most commonly it’s the suelo, followed by the medial wall (because of the fragility of thin ethmoidal cells). When the orbital floor is affected, the inferior rectus muscle is often dragged into the fracture line which results in an inability to move the eyeball upwards in the affected eye (known as upward gaze diplopia).

On the other hand, the ethmoid bone and its labyrinth are usually affected in medial wall fractures. This usually results with creating continuity (craniosinus fistula) between the ethmoid paranasal sinuses and the orbit and is clearly visible in radiographs. The craniosinus fistula enables leakage of the cerebrospinal fluid from the cranium through the nose which leads to a drop in intracranial pressure (hypotension) and manifests as headache, nausea, vomiting, and difficulty concentrating. In addition to this, bone fragments can physically damage the eye and cause blindness and nasal deformity.

Inflammatory and neoplastic processes

When it comes to the contents of the orbit, any inflammatory processes such as conjunctivitis, or even neoplastic processes, like chorodial melanoma, that affect the eye or its accessory structures show a tendency to spread into the cranium through orbital openings as they provide a direct communication between the orbit and cranial fossae. Depending on the nature of the process, it may result either with inflammation of the meninges (meningitis), or with creation of metastatic masses (cancer) within the brain tissue.

Bones of the orbit: want to learn more about it?

Our engaging videos, interactive quizzes, in-depth articles and HD atlas are here to get you top results faster.

What do you prefer to learn with?

“I would honestly say that Kenhub cut my study time in half.” – Read more. Kim Bengochea, Regis University, Denver


Eye shape reveals whether an animal is predator or prey, new study shows

The eyes say it all. They answer questions about a creature’s social scale, and its place in the pecking order. The geometry of the eye indicates whether an animal is the hunter, or the hunted – and how tall it walks.
Scientists from the Universities of California Berkeley and Durham in Britain have
discovered just how much they can learn from pupils. As every householder knows, when the domestic cat narrows its eyes to slits, it does so vertically. Sheep, deer and horses however have eyes with horizontally elongated pupils.

Martin Banks, professor of optometry at Berkeley and Gordon Love, director of the Centre for Advanced Instrumentation at Durham, have learned something else. So important is it for a grazing animal to keep an eye on the ground that when it drops its head, the pupil rotates by up to 50 degrees to stay horizontal.
“The first key visual requirement for these animals is to detect approaching predators, which usually come from the ground, so they need to see panoramically on the ground with minimal blind spots,” said Professor Banks. “The second critical requirement is that once they do detect a predator, they need to see where they are running. They have to see well enough out of the corner of their eye to run quickly and jump over things.” The two scientists and their colleagues report in the journal Science Advances that they looked at the eyes of 214 closely-studied animals, all terrestrial vertebrates. These included Australian snakes, every species from the cat and dog families as well as hyenas and mongooses, and domestic grazing animals as well as tapirs and rhinoceroses. The challenge was to see if they could predict a relationship between an animal’s ecological niche and the shape formed by the pupil in its eye.
They found a pattern. The smaller ambush predators – those little creatures that lie in wait for their lunch – are more likely to have pupils that narrow vertically. Hunters that prowl by day or night need to make the most use of available evening light yet exclude the glare of the sun, which is why the eyes must narrow dramatically. The mouse-hunting domestic cat can change the area of its pupil gaze 135-fold and the insectivorous gecko 300-fold. Round-eyed humans – that is, with circular pupils – can reduce them 15-fold. But humans walk tall. So do lions and tigers, and they too have round eyes and circular pupils. The big cats are “active foragers”: they hunt down their prey. The researchers included 65 ambush predators with eyes in the fronts of their heads for this study. Of these, 44 had vertical pupils and 82% had shoulder heights less than 42 cms or 16.5 inches. So the reasoning is that binocular vision and vertical slit pupils together make it easier for small animals to pounce, by using the difference between close focus on the innocent dinner and the out-of-focus or blur beyond and before it, to judge the distance precisely. The team started with a classic 1942 text on the physiology of the eye that proposed that slit-shaped pupils allowed for different musculature and a greater range of light entering the eye. But the theory did not explain why the eye slits could be sometimes vertical, sometimes horizontal. When a grazing animal lifts its head, its eyes are elongated horizontally. But surely, when it drops its head to crop grass, the eyes would appear near vertical to the ground? The scientists set out to observe the eyes swivel to stay parallel with the ground. Professor Love began research in astronomical technology but joined the eye project years ago. “The physics of huge telescopes, microscopes, and eyes is all rather similar so it wasn’t such a big jump,” he said. Professor Banks went to Oakland Zoo in California to observe at first hand, and Professor Love took his camera to the Yorkshire Dales to record changing pupil shapes in the field. “The photography part was new and fun and took more time than I care to remember,” he said. “You might think that sheep would be easy to photograph. I now have eternal respect for David Attenborough and his colleagues.”


Difference between 'Orbit' and 'Globe' in eye anatomy? - biología

Function . (See also vision .) The refraction or bending of light rays so that they focus on the retina and can thus be transmitted to the optic nerve is accomplished by three structures: the aqueous humor, a watery substance between the cornea and lens the lens, a crystalline structure just behind the iris and the vitreous humor, a jelly-like substance filling the space between the lens and the retina. Unlike the lens of a camera, the lens of the eye focuses by a process called accommodation. This means that when the eye sees something in the distance, muscles pull the lens, stretching it until it is thin and almost flat, so that the light rays are only slightly bent as they pass through it. When the object is close, the muscles relax and the elastic lens becomes thicker, bending the light rays and focusing them on the retina.ƒ

Because the eye must function under many different circumstances, there are two types of nerve cells in the retina, with different shapes: the cones and the rods . They cover the full range of adaptation to light, the cones being sensitive in bright light, and the rods in dim light. The cones are responsible for color vision. There are three types of cones, each containing a substance that reacts to light of a different color, one set for red, one for green, and one for violet. These are the primary colors in light, which, when mixed together, give white. White light stimulates all three sets of color cells any other color stimulates one or two.

The optic nerve, which transmits the nerve impulses from the retina to the visual center of the brain, contains nerve fibers from the many nerve cells in the retina. The small spot where it leaves the retina does not have any light-sensitive cells, and is called the blind spot.

The eyes are situated in the front of the head in such a way that human beings have stereoscopic vision, the ability to judge distances. Because the eyes are set apart, each eye sees farther around an object on its own side than does the other. The brain superimposes the two slightly different images and judges distances from the composite image.

Disorders of the Eye . If the eyeball is too short or too long, the lens focuses the image not on the retina but behind or in front of it. The former condition is called hyperopia (or farsightedness) and the latter myopia (or nearsightedness). An irregularity in the curvature of the cornea or lens can cause the impaired vision of astigmatism . strabismus (or squint or crossed eyes) is usually caused by weakness in muscles that control movement of the eyeball. conjunctivitis is an inflammation of the membrane that covers the front of the eyeball and lines the eyelids. When small pieces of the retina become detached from the underlying layers, the result is a retinal detachment surgery may be necessary to prevent blindness. presbyopia (usually taking the form of hyperopia) occurs in older persons and develops as the lens loses its elasticity with the passing years. Correction is easily made with properly prescribed eyeglasses.ƒ

Foreign bodies in the eyes are common occurrences. Protective eyewear should be worn by individuals at risk. Cinders, grit, or other foreign bodies are best removed by lifting the eyelid by the lashes. The foreign body will usually remain on the surface of the lid, and can easily be removed. Particles embedded in the eyeball must be removed by a qualified health care professional.

Eyestrain is fatigue of the eyes caused by improper use, uncorrected defects in the vision, or an eye disorder. Symptoms may include aching or pains in the eyes, or a hot, scratchy feeling in the eyelids. Headache, blurring or dimness of vision, and sometimes dizziness or nausea may also occur.

artificial eye a glass or plastic prosthesis inserted in the eye socket to replace the eyeball most are designed to be worn day and night. When patients become debilitated and unable to care for such a prosthesis, they must depend on members of the health care team to give proper care according to the chosen preferred routine.ƒ

Cleaning of a prosthetic eye is similar in principle to care of dentures both are handled with care to avoid damage and are cleansed according to good hygienic principles. The prosthesis is removed while the patient is lying down so that it falls into the hand and is not likely to be dropped and broken. It is removed by depressing the lower eyelid, allowing the prosthesis to slide out and down. Mild soap and water are most often used for cleansing the prosthesis. Alcohol or other chemicals can damage prostheses made of plastic. If it is not replaced in the socket immediately after cleansing, it is stored in water or contact lens soaking solution. Insertion of the prosthesis is done by lifting the upper eyelid with the thumb or forefinger and placing its notched edge toward the nose. It is placed as far as possible under the upper lid and then the lower lid is depressed to allow it to slip into place. The process can be made easier by first moistening the prosthesis with water. If it is necessary to wipe the eye area of a patient wearing a prosthesis, one should gently wipe toward the nose in order not to dislodge the prosthesis.

Anatomía

The eyeball has three layers: the inner retina, which contains the photoreceptors the middle uvea (choroid, ciliary body, and iris) and the outer sclera, which includes the transparent cornea. The eyeball contains two cavities: the anterior cavity and the posterior cavity. The smaller anterior cavity is in front of the lens and is further divided by the iris into an anterior chamber, filled with aqueous humor, and a posterior chamber, filled with the vitreous. Behind the lens is the larger posterior cavity, which contains the vitreous. The lens is behind the iris, held in place by the ciliary body and suspensory ligaments called zonules. The visible portion of the sclera is covered by the conjunctiva. Six extrinsic muscles move the eyeball: the superior, inferior, medial, and lateral rectus muscles, and the superior and inferior oblique muscles.

Inervación: The optic (second cranial) nerve contains the fibers from the retina. The eye muscles are supplied by the oculomotor, trochlear, and abducens (third, fourth, and sixth cranial) nerves. The lid muscles are supplied by the facial nerve to the orbicularis oculi and the oculomotor nerve to the levator palpebrae. Sensory fibers to the orbit are furnished by ophthalmic and maxillary fibers of the fifth cranial (trigeminal) nerve. Sympathetic postganglionic fibers originate in the carotid plexus, their cell bodies lying in the superior cervical ganglion. They supply the dilator muscle of the iris. Parasympathetic fibers from the ciliary ganglion pass to the lacrimal gland, ciliary muscle, and constrictor muscles of the iris.

Fisiología

Light entering the eye passes through the cornea, then through the pupil, and on through the crystalline lens and the vitreous to the retina. The cornea, aqueous humor, lens, and vitreous are the refracting media of the eye. Changes in the curvature of the lens are brought about by its elasticity and by contraction of the ciliary muscle. These changes focus light rays on the retina, thereby stimulating the rods and cones. The rods detect light, and the cones detect colors in the visible spectrum. The visual area of the cerebral cortex, located in the occipital lobe, registers them as visual sensations. The amount of light entering the eye is regulated by the iris its constrictor and dilator muscles change the size of the pupil in response to varying amounts of light. The eye can distinguish nearly 8 million differences in color. As the eye ages, objects appear greener. The principal aspects of vision are color sense, light sense, movement, and form sense.

Patient care

When injury to the eye occurs, visual acuity is assessed immediately. If the globe has been penetrated, a suitable eye shield, not an eye patch, is applied. A penetrating foreign body should not be removed. All medications, esp. corticosteroids, are withheld until the patient has been seen by an ophthalmologist.

The patient is assessed for pain and tenderness, redness and discharge, itching, photophobia, increased tearing, blinking, and visual blurring. When any prescribed topical eye medications (drops, ointments, or solutions) are administered, the health care provider should wash his or her hands thoroughly before administering the agent. The patient's head is turned slightly toward the affected eye his or her cooperation is necessary to keep the eye wide open. Drops are instilled in the conjunctival sac (not on the orb), and pressure is applied to the lacrimal apparatus in the inner canthus if it is necessary to prevent systemic absorption. Ointments are applied along the palpebral border from the inner to the outer canthus, and solutions are instilled from the inner to the outer canthus. Touching the dropper or tip of the medication container to the eye should be avoided, and hands should be washed immediately after the procedure.

Both patient and family are taught correct methods for instilling prescribed medications. Patients with visual defects are protected from injury, and family members are taught safety measures. Patients with insufficient tearing or the inability to blink or close their eyes are protected from corneal injury by applying artificial tears and by gently patching the eyes closed. The importance of periodic eye examinations is emphasized. Persons at risk should protect their eyes from trauma by wearing safety goggles when working with or near dangerous tools or substances. Tinted lenses should be worn to protect the eyes from excessive exposure to bright light. Patients should avoid rubbing their eyes to prevent irritation or possibly infection. See: eyedrops artificial tears


Contenido

The bony orbit contains the eyeballs and their associated structures:

Fig 1.1 – Diagram of the arterial supply to the eye.

Extra-ocular muscles – These muscles are separate from the eye. They are responsible for the movement of the eyeball and superior eyelid.

  • Eyelids – These cover the orbits anteriorly.
  • Nervios: Several cranial nerves supply the eye and its structures optic, oculomotor, trochlear, trigeminal and abducens nerves.
  • Blood vessels: The eye receives blood primarily from the ophthalmic artery. Venous drainage is via the superior and inferior ophthalmic veins.

Any space within the orbit that is not occupied is filled with orbital fat. This tissue cushions the eye, and stabilises the extraocular muscles.


How to use orb in a sentence

It has been a terrible year on so many metrics, no matter where on this celestial orb you live.

Scientists have observed the planets and moons in our solar system for centuries, and have flown spacecraft past the orb s for decades.

Its shape is more similar to a spinning top than a basketball or other orb , and it’s not very big—about a third of a mile wide at its widest point.

When moved next to text, the faint gray orb signifying your mouse cursor transforms into a blinking editing variant, letting you highlight and copy or paste whatever you’re hovering over.

Materia, orb s of immense power, grant the ability to cast spells.

There is something to the challenge posed by that dimpled orb that creates great distraction.

Unbeknownst to him, the orb contains an Infinity Stone, which holds within it the power to destroy entire planets.

Guardians centers on Peter Quill/Star-Lord (Chris Pratt), an intergalactic smuggler who swipes an orb .

One day, he stumbles across a mysterious orb whose very existence threatens the future of the universe.

Quite frankly, the custom made Sealegs craft knocks the spots off the orb he got given by the Pope the other day.

The morning crawled past, the sun mounted until I could see the golden orb near zenith.

The moon rose majestically above the distant trees her full, round, and yellow orb cast a mellow light upon our group.

The orb of the sun, already near the horizon, seemed enormous and of purple hue.

They prayed devoutly before sunrise but until the orb had risen they never spoke of worldly matters.


Ver el vídeo: ORBITA Y GLOBO OCULAR (Agosto 2022).