Información

¿Por qué los fósiles vivientes como los cocodrilos permanecen tan constantes y no evolucionan?

¿Por qué los fósiles vivientes como los cocodrilos permanecen tan constantes y no evolucionan?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Los cocodrilos supuestamente han permanecido sin cambios durante millones de años, y varias otras especies se consideran "fósiles vivientes". ¿Cómo es que estas especies se mantienen tan constantes en el tiempo dado que habrán tenido tanto tiempo para acumular nuevas mutaciones?


La evolución es un proceso de cambio por cuatro mecanismos; mutación, migración, deriva y selección.

Tiene razón al pensar que, debido a que los cocodrilos han existido durante mucho tiempo, podrían haber acumulado muchas mutaciones nuevas en ese tiempo, en relación con otras especies más recientes. Sin embargo, la mutación es solo uno de los mecanismos importantes que subyacen a la evolución.

¿Qué tan diferentes son los cocodrilos ancestrales y modernos?

Parece que la apariencia de los cocodrilos no ha cambiado desde su aparición hace unos 85 millones de años (mya).

¿Cómo pueden permanecer tan sin cambios?

La variación genética puede haber sido baja en la población ancestral, esto reduciría el potencial de cambio evolutivo, ya que la mayoría de los cambios tendrían que ocurrir a través de nuevas mutaciones. Parece que las poblaciones de cocodrilos ancestrales eran bastante pequeñas, por lo que pudo haber ocurrido un cuello de botella genético (lo que reduciría la variación genética). Las tasas de mutación parecen ser relativamente bajas en los cocodrilos (ver también aquí), lo que reduciría la tasa a la que ocurre una nueva mutación, reduciendo el potencial de evolución.

Tenga en cuenta que muchas mutaciones serán neutrales en su efecto (o "sinónimos") por lo que no tendrán un efecto fenotípico obvio, por lo que puede haber una evolución sustancial a nivel genético a pesar de la similitud fenotípica.

Las bajas tasas de cambio evolutivo podrían sugerir que otras cosas también pueden haber influido. Dado que las poblaciones han pasado por múltiples cuellos de botella genéticos, la deriva genética podría haber ralentizado las tasas de evolución erosionando la varianza genética, eliminando mutaciones raras de la población.

Si La selección ha sido bastante constante a lo largo del tiempo, por lo que hay menos posibilidades de que se produzcan cambios. Si la selección cambiara y favoreciera nuevas adaptaciones, es probable que se extendieran, pero si la selección permanece bastante constante a lo largo del tiempo, seguirá favoreciendo las mismas mutaciones. Después de un largo tiempo de selección constante, es probable que la mayoría de las mutaciones sean perjudiciales (tengan un efecto negativo) y se eliminen de la población mediante selección. Darwin sugirió que los fósiles vivientes podrían ocurrir porque el entorno en el que se encuentran se ha mantenido bastante constante (de este enlace).


En realidad, los crocodylomorpha alguna vez fueron mucho más variados de lo que son hoy, por lo que su grupo no es inmune al cambio o la evolución.

La respuesta irónica es decir que hubo muchas más formas de cocodrilo en el pasado, por lo que es probable que la forma única que vemos hoy se parezca a una de ellas.

Una mejor respuesta es: las especies a menudo evolucionan para adaptarse a un nicho, se especializan en su forma tanto externa como internamente. Mientras este nicho permanezca igual y los nichos vecinos permanezcan llenos, la especie solo se adaptará más a su nicho. Con el tiempo, esperaría que las nuevas mutaciones que hicieron que un individuo en forma se volviera más raro, o que tuvieran un impacto menor en la supervivencia, por lo tanto, se seleccionarán con menos fuerza, por lo tanto, cuanto más tiempo exista un nicho, más estable se volverá la forma de los animales que viven en él. .


Creo que en el caso de los cocodrilos en particular, se trata de una cuestión de tipo de cuerpo. Los cocodrilos tienen mandíbulas fijas, lo que significa que han perdido el mecanismo utilizado para mover su mandíbula inferior de lado a lado. Esta simplificación significa que pueden ejercer una gran cantidad de poder, por lo que es una gran adaptación para su estrategia particular de esconderse en el agua y emboscar a los grandes mamíferos terrestres que beben de ella.

Sin embargo, también significa que les resulta muy difícil adaptarse a cualquier otro nicho. Cualquier cosa que requiera comer presas más pequeñas, o comer en tierra, sería insostenible, porque los cocodrilos no pueden masticar. (En su lugar, cierran la boca y giran todo el cuerpo en el agua para arrancar trozos de carne). No pueden volver a evolucionar fácilmente la capacidad de masticar, porque el mecanismo necesario para hacerlo es bastante complicado, por lo que su mandíbula fija está más o menos "encerrado" evolutivamente.

Entonces los cocodrilos se han mantenido constantes porque están muy bien adaptados a un nicho particular; porque han perdido características que les permitirían adaptarse a otros nichos; y porque el nicho que ocupan existe desde hace mucho tiempo.

Personalmente, creo que estas son las principales razones. La baja tasa de mutación mencionada en las otras respuestas me parece más probable que sea un efecto que una causa. Si está muy adaptado a un nicho en particular, entonces hay menos ventaja en la exploración genética de otras posibilidades, por lo que los descendientes de individuos con tasas de mutación más bajas tendrían una ventaja sobre aquellos con tasas de mutación más altas. Esto proporcionaría una presión evolutiva para una tasa de mutación baja, lo que podría explicar la observación. (Pero este último párrafo es una especulación de mi parte. Trabajo en el modelado de la evolución y sé que este tipo de selección en las tasas de mutación puede ocurrir, pero no tengo ninguna evidencia sobre si ocurre en los cocodrilos).


Creo que rg255 y Troyseph prácticamente lo lograron, pero otra cosa a considerar es el hábitat del cocodrilo. Todas las formas supervivientes son acuáticas, con al menos una especie, el cocodrilo marino, en casa en el mar. Además, la mayoría, si no todos, los cocodrilos viven en regiones tropicales o subtropicales.

De hecho, muchos "fósiles vivientes" están asociados con los bosques tropicales o el mar. El celacanto marino es uno de los fósiles vivientes más famosos, por ejemplo. Los peces vivos más primitivos también incluyen los peces pulmonados, que generalmente son especies tropicales de agua dulce.

Los monotremas tropicales se consideran los mamíferos vivos más primitivos (y el ornitorrinco es semiacuático para empezar).

Su nicho y su "biología" también hacen que sea relativamente difícil para los cocodrilos explotar otros nichos. Incluso si no estuvieran atados al agua, uno difícilmente podría imaginar a un cocodrilo trepando por un paso de montaña alto y frío para llegar a un exuberante bosque tropical al otro lado.

Vale la pena señalar que todos los cocodrilos terrestres se han extinguido, dejando solo a sus parientes acuáticos o semiacuáticos.

Aquí hay una fuente interesante: 12 de los 'fósiles vivientes' más asombrosos conocidos por la ciencia.

La mayoría de las especies enumeradas (incluido el celacanto) son organismos marinos. También enumera los cocodrilos, y me sorprendió saber que los cocodrilos evolucionaron a partir de los propios organismos marinos. (Ver Esta hermosa criatura marina es de donde vienen los cocodrilos).

Listas similares incluyen criaturas del bosque tropical, como el okapi africano y el casuario de Australasia. Tenga en cuenta que los rinocerontes y los tapires ahora solo se encuentran en los trópicos (y quizás en las regiones subtropicales para los rinocerontes africanos), ahora que el rinoceronte lanudo de evolución más reciente se ha extinguido.


Bueno, dos cosas.

Primero, la suposición de que las criaturas que son fósiles vivientes son fuertes como especie no es estrictamente cierta. Evolución; especialmente en animales de vida relativamente larga como cocodrilos y tiburones (en comparación con perros, moscas domésticas, j-walkers, etc.) es un proceso tan largo. No es verificable de hecho si les está yendo bien como especie, solo que están en una cadena alimentaria estable.

Segundo; y User23715 plantea todos estos puntos, los animales que no están expuestos a motivadores evolutivos (mutágenos, depredación y cambio de habitante) no tendrán tanta divergencia genética. Un cocodrilo no se beneficiará de una ventaja darwiniana si no proporciona una ventaja de supervivencia suficiente para alimentar eventualmente una evolución divergente. Cualquier rasgo dominante debe ser lo suficientemente agresivo para seguir siendo dominante. En un modelo simple dominante-recesivo, necesitaría ser el doble de potente durante cientos de generaciones (cerca de 2000 años para la esperanza de vida y las tasas de natalidad de los cocodrílidos).


Un anacronismo reptil: cocodrilo americano más viejo de lo que pensábamos

Desde el clima hasta la forma misma de la península, no mucho en Florida se ha mantenido igual durante los últimos 8 millones de años.

Excepto, resulta, caimanes.

Si bien muchos de los principales depredadores de la actualidad son productos más recientes de la evolución, el caimán americano moderno es un reptil de otra época, literalmente. Una nueva investigación de la Universidad de Florida muestra que estas criaturas de aspecto prehistórico han permanecido prácticamente intactas por un cambio evolutivo importante durante al menos 8 millones de años, y pueden tener hasta 6 millones de años más de lo que se pensaba anteriormente. Además de algunos tiburones y un puñado de otros, muy pocas especies de vertebrados vivos tienen una duración tan larga en el registro fósil con tan pocos cambios.

“Si pudiéramos retroceder en el tiempo 8 millones de años, básicamente verías el mismo animal arrastrándose entonces como lo verías hoy en el sureste. Incluso hace 30 millones de años, no se veían muy diferentes ”, dijo Evan Whiting, ex estudiante de la UF y autor principal de dos estudios publicados durante el verano de 2016 en el Journal of Herpetology and Palaeogeography, Palaeoclimatology, Palaeoecology que documentan la evolución del caimán. - o la falta de ello. "Nos sorprendió encontrar caimanes fósiles de esta profundidad en el tiempo que en realidad pertenecen a la especie viva, en lugar de a una extinta".

Whiting, ahora estudiante de doctorado en la Universidad de Minnesota, describe al caimán como un sobreviviente, resistiendo las fluctuaciones del nivel del mar y los cambios extremos en el clima que habrían causado que algunos animales menos adaptables cambiaran rápidamente o se extinguieran. Whiting también descubrió que los primeros caimanes estadounidenses probablemente compartían la costa de Florida con un cocodrilo gigante ahora extinto de 25 pies.

Sin embargo, en los tiempos modernos, dijo que los caimanes enfrentan una amenaza que podría obstaculizar la capacidad de los reptiles escamosos para prosperar como nada en su pasado: los humanos.

A pesar de su resistencia y adaptabilidad, los caimanes casi fueron cazados hasta la extinción a principios del siglo XX. La Ley de Especies en Peligro de Extinción ha mejorado significativamente el número de caimanes en la naturaleza, pero todavía hay encuentros en curso entre humanos y caimanes que no son deseables para ninguna de las especies y, en muchos lugares, los hábitats de los caimanes están siendo destruidos o los humanos se están mudando a ellos. Whiting dijo.

“Los mismos rasgos que permitieron a los caimanes permanecer virtualmente iguales a través de numerosos cambios ambientales durante millones de años pueden convertirse en un pequeño problema cuando intentan adaptarse a los humanos”, dijo Whiting. "Su naturaleza adaptativa es la razón por la que tenemos caimanes en las piscinas o gateando por los campos de golf".

Whiting espera que los hallazgos de su investigación sirvan para informar al público que el caimán estuvo aquí primero, y debemos actuar en consecuencia preservando las poblaciones silvestres del animal y su medio ambiente. Al proporcionar una historia evolutiva más completa del caimán, su investigación proporciona las bases para la conservación de hábitats donde los caimanes han dominado durante millones de años.

“Si sabemos por el registro fósil que los caimanes han prosperado en ciertos tipos de hábitats desde lo más profundo del tiempo, sabemos en qué hábitats enfocar los esfuerzos de conservación y manejo hoy”, dijo Whiting.

Los autores del estudio comenzaron a repensar la historia evolutiva del caimán después de que Whiting examinó un antiguo cráneo de caimán, que originalmente se pensó que era una especie extinta, desenterrado en el condado de Marion, Florida, y descubrió que era prácticamente idéntico a la icónica especie moderna. Comparó el cráneo antiguo con docenas de otros fósiles y esqueletos modernos para observar todo el género y rastrear cambios importantes, o la falta de ellos, en la morfología de los caimanes.

Whiting también estudió las composiciones de carbono y oxígeno de los dientes de los caimanes antiguos y del cocodrilo extinto Gavialosuchus americanus de 20 a 25 pies que una vez dominó la costa de Florida y se extinguió hace unos 5 millones de años por razones desconocidas. La presencia de fósiles de cocodrilo y Gavialosuchus en varias localidades del norte de Florida sugiere que las dos especies pueden haber coexistido en lugares cercanos a la costa, dijo.

El análisis de los dientes sugiere, sin embargo, que el cocodrilo gigante era un reptil marino que buscaba su presa en las aguas del océano, mientras que los caimanes tendían a cazar en agua dulce y en tierra. Sin embargo, eso no significa que los cocodrilos monstruosos no se comieran ocasionalmente a los caimanes.

"La investigación de Evan muestra que los caimanes no evolucionaron en el vacío sin otros cocodrilos alrededor", dijo el coautor David Steadman, curador de ornitología en el Museo de Historia Natural de Florida en la Universidad de Florida. “Los caimanes que vemos hoy en día no compiten con nada, pero hace millones de años no solo competía con otro tipo de cocodrilo, competía con uno mucho más grande”.

Steadman dijo que la presencia del antiguo cocodrilo en Florida puede haber ayudado a mantener a los caimanes en hábitats de agua dulce, aunque parece que los caimanes siempre se han sentido más cómodos en agua dulce.

Si bien los caimanes modernos parecen prehistóricos cuando se hornean en bancos de arena a lo largo del río Suwannee o pasean por las aceras en el campus de la UF, los autores del estudio dijeron que de alguna manera no son inmunes a la evolución. Por el contrario, son el resultado de una línea evolutiva increíblemente antigua. El grupo al que pertenecen, Crocodylia, existe desde hace al menos 84 millones de años y tiene antepasados ​​diversos que se remontan al Triásico, hace más de 200 millones de años.

Otros coautores del estudio fueron John Krigbaum del departamento de antropología de UF y Kent Vliet del departamento de biología de UF.


Muchos animales modernos en dinosaur rock!

Le pregunté a Carl cuántos tipos modernos de animales había encontrado en las capas de rocas de dinosaurios.

& ldquoHemos encontrado ejemplos fosilizados de cada Los principales filo de animales invertebrados que viven en la actualidad incluyen: artrópodos (insectos, crustáceos, etc.), mariscos, equinodermos (estrellas de mar, crinoideos, estrellas quebradizas, etc.), corales, esponjas y gusanos segmentados (lombrices de tierra, gusanos marinos).

& ldquoLos ​​vertebrados y mdashanimals con columna vertebral como peces, anfibios, reptiles, aves y mamíferos & mdashmuestran este mismo patrón. & rdquo


Los escuadrones son los más diversos de todos los grupos de reptiles, con aproximadamente 7.400 especies vivas. Los escuamatos incluyen lagartijas, serpientes y lagartijas gusano. Los escuadrones aparecieron por primera vez en el registro fósil durante el Jurásico medio y probablemente existieron antes de esa época. El registro fósil de escamatos es bastante escaso. Los escamatos modernos surgieron hace unos 160 millones de años, durante el período Jurásico tardío. Los primeros fósiles de lagartos tienen entre 185 y 165 millones de años.


¿Caliente o frío? Los dinosaurios tenían sangre 'intermedia'

Es posible que los dinosaurios no hayan sido de sangre fría como los reptiles modernos o de sangre caliente como los mamíferos y las aves; en cambio, pueden haber dominado el planeta durante 135 millones de años con sangre que no corría ni caliente ni fría, pero era una especie de intermedio que es raro hoy en día, dicen los investigadores.

Los reptiles modernos como lagartos, serpientes y tortugas son de sangre fría o ectotérmicos, lo que significa que la temperatura de su cuerpo depende de su entorno. Las aves y los mamíferos, por otro lado, son de sangre caliente, lo que significa que controlan su propia temperatura corporal, tratando de mantenerlas a una constante segura, en el caso de los humanos, a aproximadamente 98,6 grados Fahrenheit (37 grados Celsius).

Los dinosaurios se clasifican como reptiles, por lo que durante muchos años los científicos pensaron que las bestias eran de sangre fría, con metabolismos lentos que los obligaban a caminar pesadamente por el paisaje. Sin embargo, las aves son dinosaurios modernos y de sangre caliente, con tasas metabólicas rápidas que les dan estilos de vida activos, lo que plantea la cuestión de si sus parientes dinosaurios extintos también eran de sangre caliente. [Ancestros aviares: dinosaurios que aprendieron a volar (imágenes)]

Metabolismo animal

Para ayudar a resolver este misterio de décadas, los investigadores desarrollaron un nuevo método para analizar el metabolismo de animales extintos. Descubrieron que "los dinosaurios no encajan cómodamente ni en el campo de sangre fría ni en el de sangre caliente; realmente exploraron un camino intermedio", dijo el autor principal del estudio, John Grady, ecólogo teórico de la Universidad de Nuevo México.

Los científicos a menudo buscan deducir el metabolismo de los animales extintos al observar la velocidad a la que crecen sus huesos. El método se asemeja a cortar un árbol y observar el grosor de los anillos de madera en su interior, lo que puede revelar qué tan bien o mal creció ese árbol en un año determinado. De manera similar, observar la forma en que el hueso se deposita en capas en los fósiles revela qué tan rápido o lento podría haber crecido ese animal.

Grady y sus colegas no solo observaron los anillos de crecimiento en los fósiles, sino que también buscaron estimar sus tasas metabólicas al observar los cambios en el tamaño corporal a medida que los animales crecían desde el nacimiento hasta la edad adulta. Los investigadores observaron un amplio espectro de animales que abarcan tanto especies extintas como vivas, incluidas criaturas de sangre fría y caliente, así como dinosaurios.

Los científicos encontraron que la tasa de crecimiento es un buen indicador de las tasas metabólicas en animales vivos, desde tiburones hasta aves. En general, los mamíferos de sangre caliente que crecen unas 10 veces más rápido que los reptiles de sangre fría también metabolizan unas 10 veces más rápido.

Cuando los investigadores examinaron qué tan rápido crecían los dinosaurios, encontraron que los animales no se parecían ni a los mamíferos ni a los reptiles modernos, y no eran ni ectotermos ni endotermos. En cambio, los dinosaurios ocuparon un término medio, lo que los convirtió en los llamados "mesotermos".

Mesotermos modernos

Hoy en día, estos animales energéticamente intermedios son poco comunes, pero existen. Por ejemplo, el gran tiburón blanco, el atún y la tortuga laúd son mesotermos, al igual que el equidna, un mamífero que pone huevos de Australia. Al igual que los mamíferos, los mesotermos generan suficiente calor para mantener su sangre más caliente que su entorno, pero al igual que los reptiles modernos, no mantienen una temperatura corporal constante. [Ver fotos de Echidna y otros monotremas extraños]

"Por ejemplo, la temperatura corporal del atún disminuye cuando se sumerge en aguas profundas y frías, pero siempre se mantiene por encima del agua circundante", dijo Grady a WordsSideKick.com.

El tamaño corporal puede jugar un papel en la mesotermia, porque los animales más grandes pueden conservar el calor más fácilmente. "Por ejemplo, las tortugas laúd son mesotermas, pero las tortugas marinas verdes más pequeñas no lo son", dijo Grady. Sin embargo, la mesotermia no depende solo del gran tamaño. "Los tiburones mako son mesotermos, pero los tiburones ballena son ectotermos regulares", dijo Grady.

Los endotermos pueden estimular su metabolismo para calentarse, "por ejemplo, tiritamos cuando hace frío, lo que genera calor", dijo Grady. "Las mesotermas tienen adaptaciones para conservar el calor, pero no queman grasa ni tiemblan para calentarse. A diferencia de nosotros, no aumentan su tasa metabólica para mantenerse calientes".

Algunos animales son lo que se conoce como gigantotermos, lo que significa que son tan masivos que mantienen el calor a pesar de que no controlan activamente su temperatura corporal.

"Los gigantotermos como los cocodrilos dependen del calentamiento para calentarse, por lo que no son mesotermos", dijo Grady. "Los gigantotermos son más lentos para calentarse y enfriarse, pero si dependen de fuentes de calor externas como el sol, entonces no son mesotermos. En general, los mesotermos producen más calor que los gigantotermos y tienen diferentes mecanismos para conservarlo".

Ventajas de ser mesotermo

La mesotermia habría permitido a los dinosaurios moverse, crecer y reproducirse más rápido que sus parientes reptiles de sangre fría, haciendo a los dinosaurios depredadores más peligrosos y presas más esquivas. Esto puede explicar por qué los dinosaurios dominaron el mundo hasta su extinción hace unos 65 millones de años, sugirió Grady.

Al mismo tiempo, las tasas metabólicas más bajas de los dinosaurios en comparación con los mamíferos les permitieron sobrevivir con menos comida. Esto pudo haber permitido el enorme volumen que alcanzaron muchas especies de dinosaurios. "Por ejemplo, es dudoso que un león del tamaño de Tirano saurio Rex sería capaz de comer suficientes ñus o elefantes sin morir de hambre ", dijo Grady." Con su menor demanda de alimentos, sin embargo, una verdadera Tirano saurio Rex fue capaz de arreglárselas bien ".

Con todo, Grady sospechaba que donde ocurre la competencia directa, los endotermos de sangre caliente suprimen los mesotermos, los mesotermos suprimen los ectotermos activos pero de sangre fría, y los ectotermos activos suprimen los ectotermos más letérgicos de sentarse y esperar.

Aunque la mesotermia parece estar muy extendida entre los dinosaurios, no todos los dinosaurios eran necesariamente mesotermos, dijo Grady. "Los dinosaurios eran un grupo grande y diverso, y algunos pueden haber sido endotermos o ectotermos", dijo. "En particular, los dinosaurios emplumados son un poco misteriosos. ¿Cómo se llama un animal metabólicamente intermedio cubierto de plumas? ¿Es como el equidna mesotérmico? ¿O simplemente un endotermo de baja potencia?"

El primer pájaro Arqueoptérix, "se parecía más a un dinosaurio normal que a cualquier ave viviente", dijo Grady. "Llegó a la madurez en unos dos años. En contraste, un halcón de tamaño similar crece en unas seis semanas, casi 20 veces más rápido. A pesar de las plumas y la capacidad de alzar el vuelo, las primeras aves no eran las voladoras activas y de sangre caliente que tenían. llegaron a ser descendientes ".

Estos hallazgos podrían ayudar a arrojar luz sobre cómo evolucionaron los animales de sangre caliente como los humanos.

"Los orígenes de la endotermia en mamíferos y aves no están claros", dijo Grady. El estudio de las tasas de crecimiento de los antepasados ​​de aves y mamíferos "arrojará luz sobre estas misteriosas criaturas".

Los científicos detallaron sus hallazgos en la edición del 13 de junio de la revista Science.


En defensa de los fósiles vivientes

Últimamente ha habido una ola de críticas al concepto de fósiles vivientes. Primero, la investigación reciente ha desafiado el estado de taxones fósiles vivos paradigmáticos, como celacantos, cícadas y tuátaras. Los críticos también se han quejado de que el concepto de fósil viviente es vago y / o ambiguo, y que es responsable de conceptos erróneos sobre la evolución. Este artículo defiende una concepción filogenética particular de los fósiles vivientes o taxones que (a) exhiben una profunda estabilidad morfológica prehistórica (b) contienen pocas especies existentes y (c) hacen una gran contribución a la diversidad filogenética. El artículo muestra cómo esta concepción de los fósiles vivientes puede dar sentido a la investigación reciente sobre casos controvertidos. El concepto filogenético de fósiles vivientes tiene una importancia tanto teórica como práctica: teórica, porque selecciona un objetivo explicativo importante para la teoría evolutiva y práctica, porque selecciona taxones que podríamos desear priorizar para la conservación. La mejor forma de defender el concepto de fósiles vivientes es aclarar las razones para defender los fósiles vivientes taxones.

Esta es una vista previa del contenido de la suscripción, acceda a través de su institución.


Lo que vas a aprender

Los evolucionistas sostienen el registro fósil como evidencia de que la evolución ha tenido lugar durante miles de millones de años de historia de la tierra. La evolución se basa en la presuposición de que esos miles de millones de años han ocurrido. Utilizando la datación radiométrica y otros métodos de datación, los evolucionistas afirman que la vida comenzó en la Tierra hace unos 3.500 millones de años. Los creacionistas, usando la Biblia como punto de partida, afirman que la tierra tiene solo unos 6.000 años, y hay abundante evidencia que es consistente con esta afirmación. La gran diferencia se debe a que los evolucionistas aceptan suposiciones uniformistas (lentas y constantes) mientras que los creacionistas creen que la presencia mundial de capas de rocas que contienen fósiles se puede explicar mejor mediante procesos catastróficos (rápidos y abruptos). La ciencia de la observación ha demostrado que los fósiles y las rocas se pueden formar rápidamente. La idea de una tierra joven no es compatible con la evolución.

Se supone que la secuencia de fósiles y las capas de rocas fortalecen el caso de la evolución. Dos problemas con esta idea son que muchos de los fósiles ocurren en la secuencia de capas incorrecta y que las capas de roca a menudo están dobladas en un grado asombroso; ambos son evidencia de una catástrofe reciente. El registro geológico también debería estar plagado de miles de formas de transición que muestran una progresión lenta y gradual, así como los muchos callejones sin salida en la historia evolutiva. La ausencia de estas formas de transición y la aparición abrupta de muchas formas de vida complejas es evidencia de que estos grupos fueron creados por Dios y luego enterrados en el Diluvio global de los días de Noé. Los recientes descubrimientos de huesos de dinosaurios con tejido "fresco" y huesos de anfibios fosilizados con médula ósea intacta apuntan claramente al hecho de que los dinosaurios vivieron recientemente. De hecho, compartieron la tierra con los humanos a partir del sexto día de la creación, hace apenas miles de años. Esa historia está registrada con precisión en la Biblia. Comenzar con presuposiciones equivocadas ha llevado a la gente a creer en la historia equivocada de la tierra. La evolución no proporciona un relato coherente de la historia de la tierra, mientras que el modelo bíblico de la creación pone la evidencia en un marco coherente.


Límites

El geólogo inglés John Phillips, la primera persona en crear la escala de tiempo geológica global, acuñó por primera vez el término Mesozoico en el siglo XIX. Phillips encontró formas de correlacionar los sedimentos que se encuentran en todo el mundo con períodos de tiempo específicos, dijo Paul Olsen, geocientífico del Observatorio de la Tierra Lamont-Doherty en la Universidad de Columbia en Nueva York.

El límite Pérmico-Triásico, al comienzo del Mesozoico, se define en relación con una sección particular de sedimento en Meishan, China, donde apareció por primera vez un tipo de criatura extinta parecida a una anguila conocida como conodonte, según la Comisión Internacional de Estratigrafía.

El límite final de la era Mesozoica, el límite Cretácico-Paleógeno, está definido por una franja de roca de 20 pulgadas (50 centímetros) de espesor en El Kef, Túnez, que contiene fósiles bien conservados y rastros de iridio y otros elementos del impacto de un asteroide que acabó con los dinosaurios. La era Mesozoica se divide en los períodos Triásico, Jurásico y Cretácico.


El Instituto de Investigación de la Creación

La historia evolutiva es de cambios constantes. Propone que las formas de vida más simples evolucionaron hasta convertirse en organismos complicados cuya descendencia se ramificó en direcciones cada vez más diversas. Pero las formas modernas de algunas criaturas son tan similares a los fósiles de sus ancestros que está claro que no han cambiado mucho en absoluto. Si algunas especies se diversificaron, ¿por qué otras no?

En un estudio reciente, Michael Alfaro y sus colegas observaron de cerca los grupos de animales que "divergieron" en el transcurso del "tiempo geológico" en comparación con los animales que permanecieron igual. Su equipo analizó la diversidad entre los grupos de animales a través del registro fósil, publicando su investigación en línea en el procedimientos de la Academia Nacional de Ciencias. 1

Algunos estratos del Cretácico y especialmente del Cenozoico contienen un aumento abrupto en el número de diferentes especies de mamíferos, un evento a veces llamado explosión de mamíferos. Alfaro comenzó su investigación bajo el supuesto de que esta profusión de fósiles de mamíferos representaba su "divergencia" evolutiva en varias formas. Luego, asumiendo las escalas de tiempo profundas estándar asignadas a las capas de rocas, su equipo puso números a la presunta aceleración evolutiva, concluyendo que los mamíferos evolucionaron siete veces más rápido de lo esperado durante este tiempo. Pero en el mismo período, otros animales como los tuataras (un reptil parecido a un lagarto) no evolucionaron en absoluto.

¿Por qué algunos animales tuvieron tantos cambios tan rápidamente, mientras que otros casi no tuvieron ninguno? En un comunicado de prensa de la Universidad de California, Los Ángeles, Alfaro declaró:

Ese es uno de los grandes misterios sobre la biodiversidad y el infierno. Por qué estos perdedores evolutivos todavía existen es algo muy difícil de explicar. Han estado dibujando rectas interiores durante cientos de millones de años. Es un verdadero misterio para los biólogos cómo puede haber tuátaras, dada su baja tasa de especiación. 2

Después de unos cientos de millones de años de existencia evolutiva, se deberían encontrar algún tipo de cambios. De hecho, después de todo ese tiempo, debería haber un registro de cambios dramáticos y secuenciales en la forma tuatara si la selección natural de mutaciones beneficiosas fuera realmente responsable de generar la diversidad de vida observada en la tierra.

La persistencia de la forma tuatara sin cambios en el registro fósil indica que las escalas de tiempo masivas adjuntas a los diversos estratos rocosos deben estar equivocadas. Pero en lugar de permitir que esta evidencia desafíe su suposición del tiempo profundo, Alfaro sugirió que debe haber algún mecanismo naturalista de preservación desconocido que contrarreste el mecanismo de cambio naturalista darwiniano. Así, por alguna razón desconocida, tuataras, caimanes y cocodrilos, pero no mamíferos o pájaros, fueron preservados casi milagrosamente.

La investigación también contradecía las razones estándar dadas para el número superior de mamíferos, aves y peces. Alfaro afirmó que "el momento en que aumenta la tasa [de este estudio] no se corresponde con la aparición de características clave que se han invocado para explicar el éxito evolutivo de estos grupos, como el pelo de los mamíferos o la capacidad de masticación bien coordinada de los mamíferos y las plumas". en las aves. & rdquo En otras palabras, los animales no se diversificaron debido a sus supuestas ventajas evolutivas. Alfaro concluyó, & ldquoNecesitamos buscar nuevas explicaciones & rdquo 2

El escenario evolutivo aceptado para la biodiversidad se está desmoronando. Una explicación alternativa sin un bagaje tan contradictorio es que la macroevolución no fue, de hecho, responsable de generar nuevos tipos de animales. Más bien, cada tipo de animal fue creado intencionalmente con el potencial de una variación limitada en respuesta a las presiones ambientales.

Los tuátaras tienen el mismo aspecto hoy que sus predecesores fosilizados, no porque alguna fuerza mágica natural desconocida conservó la forma de su cuerpo durante cientos de millones de años, sino porque fueron creados hace unos miles de años como representantes de un tipo distinto.

  1. Alfaro, M. E. et al. Nueve radiaciones excepcionales más un alto recambio explican la diversidad de especies en los vertebrados con mandíbulas. Procedimientos de la Academia Nacional de Ciencias. Publicado en línea antes de imprimir el 24 de julio de 2009.
  2. Wolper, S. Nombrando la evolución y los rsquos ganadores y perdedores: Mamíferos, las aves muestran una rica diversidad de especies de caimanes no tanto. Comunicado de prensa de UCLA, 28 de julio de 2009.

* El Sr. Thomas es escritor científico en el Instituto para la Investigación de la Creación.


Explorando la evolución de las plantas del agua a la tierra.

Hacia el final del Neoproterozoico, los productores eran tan abundantes en los ambientes acuáticos que la baja disponibilidad de recursos limitó el crecimiento de la población. En los hábitats de aguas profundas no había luz suficiente y en aguas menos profundas había una grave falta de nutrientes inorgánicos (principalmente nitrógeno y fósforo). Si bien los nutrientes eran más abundantes fuera del agua, permanecieron inaccesibles para la mayoría de la vida acuática.

La transición de ambientes acuáticos a terrestres requirió superar obstáculos aparentemente insuperables: desecación severa, grandes fluctuaciones de temperatura, radiación solar intensa y los efectos de la gravedad, todo lo cual hizo que el ambiente terrestre fuera mortal para la mayoría de las formas de vida acuática.

Al mismo tiempo, hubo una fuerte selección para superar estos impedimentos, ya que la capacidad de tolerar la exposición al aire seco permitió el acceso a mucha luz y nutrientes más abundantes. The first algal lineages that ultimately persisted and thrived out of water sparked the diversification of numerous terrestrial groups.

The emergence of green life from the water was inevitable — the more abundant resources available on land were not likely to remain unexploited for long. The ancestors of land plants — the charophyte algae — were probably dependent on precipitation and runoff from dry land as the primary source of inorganic nutrients. With nutrient availability as a primary limitation to plant growth in the water, it was just a matter of time before the appropriate innovations appeared to allow colonization of terrestrial habitats. Survival on land required overcoming severe drying and exposure to sunlight strong selection gradients existed at the water’s edge where periodic exposure favored desiccation resistance. Under these circumstances any adaptations that improved tolerance to drying or the extraction of water and nutrients from the substrate would have spread, allowing early colonizers to incrementally invade drier habitats.

These first stages of transition to terrestrial habitats remain entirely unknown. There are no living plants that retain the morphological characteristics of the earliest land plants, and we do not have any fossils that can definitively be associated with transitional forms. While plants in the Bryophyta (mosses, liverworts, and hornworts) are often referred to as representatives of the earliest land plants, they actually are quite divergent and possess a number of complex traits that make them much more similar to other land plants than to streptophyte algae.

The characteristics shared among bryophyte groups include a multicellular sporophyte, parenchymous (i.e., undifferentiated cell) growth of the gametophyte, apical growth, and complex reproductive structures. The commonality of these traits among bryophyte lineages suggests that the common ancestor they share with other land plants (vascular plants, the Tracheophyta) probably possessed the same set of traits.

On the other hand, Bryophytes differ from other vascular plants by having a dominant gametophyte stage, a dependent sporophyte stage, and the lack of true vascular tissue (Tracheids). Sporophytes and gametophytes of some mosses possess conducting cells (Hydroids) that serve as vascular tissue, but since most bryophyte lineages do not have this feature, it is more likely that hydroids are independently derived and not homologous to the vascular tissue of the tracheophytes. This scenario is supported by the observation that conducting cells in moss sporophytes and liverwort gametophytes lack the cell wall thickenings and lignification present in the tracheids of vascular plants.

By considering the distribution of shared traits among extant lineages of embryophytes and streptophyte algae, we can make some logical guesses about the probable characteristics of the first land plants.

We can infer that the first fully terrestrial lineages were small plants that had a dominant gametophyte stage, and a diploid stage that was either a unicellular zygote or a simple multicellular sporophyte that was dependent on the gametophyte (traits shared with bryophytes and streptophyte algae). The gametophyte stage was probably a Thallus (a flat plant body consisting of undifferentiated cells, lacking specialized tissues and organs) that had apical growth and unicellular Rhizoids (hair- like extensions of cells that serve the same function as roots) — traits shared with the gametophytes of hornworts, liverworts, lycopods, and ferns.

These plants were restricted to areas of constant moisture, as they possessed little capacity to maintain their internal water status.

The picture that emerges for the first terrestrial plants is one of small, thalloid gametophytes with limited ability to maintain their internal water status and so remaining closely appressed to a moist substrate. These plants had a dominant gametophyte stage and probably produced motile sperm, so they required water for successful reproduction. The diploid stage would have been a unicellular zygote (similar to charophyte algae) or a reduced multicellular sporophyte (similar to liverworts). These first terrestrial plants may have been limited to locations with consistent moisture availability and some shade until adaptations appeared that allowed them to survive in more exposed sites.

As terrestrial lineages spread and became more abundant, competition would have ensued as habitat space with sufficient moisture became limiting to growth. Selection on terrestrial populations would have favored traits that contributed to their ability to colonize new habitat and to compete with other members of the plant community.

Mitchell B. Cruzan is Professor of Biology at Portland State University.